Moros y cristianos

christ

Quizá conozcas la vieja historia de aquel barco en plena tormenta con treinta moros y cristianos a bordo y de cómo el capitán del navío tuvo que tomar la decisión de tirar a la mitad de la tripulación por la borda para salvar el barco.

Como era un hombre justo que creía en la imparcialidad, puso a todos los marineros en círculo y decidió excluir al marinero nº13, hasta tener a los 15 infortunados mortales que tendrían que sacrificarse por el bien del resto.

Dice la historia que uno de los cristianos, fiel devoto y matemático, creía que había sido enviado allí por la divina providencia para salvar a sus hermanos y destruir a los infieles. Así que colocó a los 30 pasajeros de tal manera que cuando se hiciera la cuenta, el marinero número 13 fuera invariablemente un moro.

Seguramente reconocerás este problema, se colocan, digamos, 15 fichas blancas y 15 fichas negras en un círculo, de modo que contando en círculos y quitando la ficha número 13 cada vez, se saquen las 15 blancas, o negras.

Para resolver el problema simplemente tienes que colocar 30 fichas del mismo color en círculo y empezar a contar sacando la número 13 cada vez hasta que hayas sacado 15, y luego reemplazar los espacios vacíos con fichas de otro color.

Esta historia está relacionada con esta otra en la que 5 niños y 5 niñas, que volvían a casa del colegío se encontraron 5 peniques. Fue una niña la que los encontró, pero unos de los niños, Tommy Pelocrespo, dijo que el dinero pertenecía a todos ya que iban todos juntos cuando se los encontraron. Como se sabía el acertijo de los moros y cristianos, pensó que sería buena idea jugar a repartir los peniques así. Los puso a todos en círculo, como se ve en la ilustración, y les dijo a las niñas que ellas serían las cristianas y los niños los moros. Tommy lo había planeado todo para que contando 13 desde uno de ellos en concreto las cristianas fueran solo las niñas.

Pero el tonto de Tommy lo explicó al revés y las niñas se llevaron cada una un penique. A Tommy Pelocrespo le cayó una buena tunda al dia siguiente en el patio del colegio.

Este problema no es como el de los moros y cristianos, aquí tienes que saber a partir de quién vas a empezar a contar, y también cuál es el número más pequeño para hacer que salgan los niños y se queden las niñas.

Si empezamos por la niña de arriba que no lleva gorro y contando hacia la derecha, cada 13 será una niña. Pero el problema nos pide que digamos qué número debería haber contado Tommy para que los niños se llevaran los 5 peniques.

Como el que cuenta se excluye, se supone que Tommy tiene que dar un paso atrás y no se contará en la próxima ronda, que empieza por el siguiente.

Este problema es el reverso del problema de moros y cristianos ya que aquí tenemos que encontrar el mejor número, así como el mejor inicio para excluir a todos los niños.

Tenemos que empezar a contar por la segunda niña de la izquierda en la parte de arriba del círculo y contarla a ella como número 1, y seguir contando hacia la derecha descartando cada 13. Este método excluirá a todas las niñas.

Para excluir a los niños, que es lo que Tommy Pelocrespo hubiera tenido que hacer para evitarse la tunda en el cole, usaremos 14 en vez de 13.

Moros y cristianos
Vota este enigma



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here