Huida de la prisión

Dos amigos están condenados por un delito que no cometieron en la prisión más segura del mundo situada en lo alto de una gran montaña. Son obligados a trabajar de sol a sol por un mísero trozo de pan y un vaso de agua al día bajo la supervisión del malvado director de la prisión.

Un buen día reciben un misterioso mensaje de un preso que logró fugarse tiempo atrás. El mensaje decía lo siguiente: Tras los muros de la prisión descansa un caballo que seguirá el camino que lleva a mi casa y que está exactamente a quince minutos de la prisión. Sed precisos con el tiempo del viaje ya que en caso contrario no podréis localizar mi guarida. En mi casa recibiréis cobijo y alimento.

Nuestros amigos quieren aprovechar el relevo de la guardia para escapar de la prisión limando los barrotes del ventanuco de la celda que da a la parte trasera de la prisión donde se encuentra el caballo y que está poco vigilada. El problema es que no disponen de reloj ni de ningún artilugio que les permita calcular el tiempo exacto (15 minutos para llegar a la casa) y no pueden arriesgarse a equivocarse de casa por que la zona está habitada por los secuaces del director de la prisión.

Javier y Carlos son fumadores y disponen de dos mechas de mala calidad y un encendedor cada uno. Saben que cada mecha tarda exactamente una hora en quemarse por completo y que lo hace de forma irregular, es decir, que una vez que se enciende se puede llegar a quemar media mecha en 10 minutos y la otra media en 50 minutos, por ejemplo.

¿Cómo conseguirán nuestros amigos calcular exactamente el tiempo (15 minutos) de forma exacta con las mechas de las que disponen para poder llevar a cabo su fuga con éxito?

Dado que las mechas queman de forma irregular no podemos cortarlas proporcionalmente al tiempo que necesitamos calcular. Sabemos que si encendemos una de las mechas por un extremo tarda exactamente una hora en quemar por completo de manera que si encendemos la mecha por ambos lados el tiempo que tardará en quemar totalmente será la mitad, es decir, media hora.

Simultáneamente se enciende la primera mecha por ambos lados y la segunda por un solo extremo. Cuando la primera mecha (que se ha encendido por ambos extremos) se consume por completo se apaga la segunda mecha. De esta forma, tenemos un trozo de mecha que tarda exactamente media hora en quemar, así que si la encienden por ambos lados en el momento de iniciar el viaje conseguirán calcular los quince minutos exactos que necesitan para que la fuga sea un éxito.

Huida de la prisión
Vota este enigma



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here