El naugrafio


Después de una tempestad, el barco en el que viajabas naufraga. Antes de abandonarlo tienes la oportunidad de coger alguna cosa que sea útil; has de escoger entre una caja de clavos o un martillo. No puedes llevarlo todo, debes decidirte rápidamente por una cosa o la otra,

¿qué escogerías?

Pero no se han acabado aquí las desgracias. En la isla donde has ido a parar, cubierta de vegetación, se produce un incendio en el lado opuesto a donde tú estás y, para mayor desgracia, el viento sopla hacia ti. ¿Qué harás para salvar la vida? ¿Echarte al mar o esperar a que todo se haya quemado? ¡No puede ser! Mira qué desgraciado eres, los tiburones atraídos por los restos del naufragio rodean la costa.

¿Qué hacer? Espabílate que el fuego se acerca.

Una persona inteligente escogerá los clavos, porque un martillo se puede improvisar con cualquier piedra, pero suplir unos clavos es casi imposible y pueden ser de gran utilidad.

Para el otro problema, la mejor solución sería que fueses hacia el centro de la isla y provocases un nuevo incendio, entretanto podrías quedarte entre los dos fuegos. Cuando el primer fuego llegase, tú podrías salvarte colocándote en la zona ya quemada por el segundo incendio, pues el primero se extinguiría por no encontrar nada que quemar.

El naugrafio
Vota este enigma



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here