El fotógrafo Bruno Ernst consigue fotografiar objetos imposibles. En la segunda fotografía, un espejo nos permite ver donde está el truco.

página anteriorpágina siguiente
Contenido relacionado: