Frases de célebres de Frederic Bastiat

Verificado Redactado por Bernardo Peña. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 1 mayo 2021.

Frederic Bastiat fue un escritor, jurista y economista francés del siglo XIX (1801-1850). Se le considera como el mejor divulgador del liberalismo (doctrina política que defiende la libertad y la igualdad ante la ley) de la historia. Además, defendió el pacifismo y el libre comercio.

Frederic Bastiat criticó duramente el estatalismo, la arbitrariedad de algunas leyes, los impuestos excesivos y un Estado demasiado grande que oprimía al pueblo con sus hiperregulaciones y trabas para todo. Viendo lo que defendía, pareciera que su pensamiento está plenamente vigente en la actualidad.

Frases de célebres de Frederic Bastiat

Cuando la ley y la moral se contradicen una a otra, el ciudadano confronta la cruel alternativa de perder su sentido moral o perder su respeto por la ley.

La gente empieza a darse cuenta de que el aparato del gobierno es costoso. Lo que aún no ven es que el peso recae sobre ellos.

El Estado es la gran ficción a través de la cual todo el mundo trata de vivir a costa de todos los demás.

La ley ya no es el refugio del oprimido, sino el arma del opresor.

Rechazamos la educación estatal, y los socialistas nos dicen que rechazamos toda clase de educación. Rehusamos una religión de Estado, y los socialistas dicen que no queremos ninguna religión. Nos oponemos a la igualdad impuesta por el Estado, y los socialistas nos acusan de estar en contra de la igualdad… Es como si los socialistas nos acusasen de no querer que la gente comiese, simplemente porque no queramos que el Estado se dedique a la producción de cereales.

Hay gente que cree que el saqueo pierde toda su inmoralidad tan pronto como se legaliza. Personalmente, no puedo imaginarme una situación más alarmante.

Si, como piensan los socialistas, la tendencia natural de los seres humanos es tan mala que no resulta seguro permitir la libertad de la gente, ¿cómo es que la tendencia de estos organizadores es siempre tan buena?

El mal economista persigue un beneficio inmediato que será seguido de un gran mal en el futuro, mientras que el verdadero economista persigue un gran bien para el futuro, aun a riesgo de un pequeño mal presente.

La solidaridad es espontánea o no es solidaridad. Decretarla es aniquilarla.

Más frases de Frederic Bastiat

Si los bienes no cruzan las fronteras, lo harán los soldados.

La vida, la libertad y la propiedad no existen por razón de leyes hechas por el hombre. Por el contrario, el hecho es que la vida, la libertad y la propiedad existen con anterioridad a aquello que hizo a los hombres hacer leyes por primera vez.

Yo, lo confieso, soy de los que piensan que la capacidad de elección y el impulso deben venir de abajo, no de arriba, y de los ciudadanos, no del legislador. La doctrina contraria me parece que conduce al aniquilamiento de la libertad y de la dignidad humana.

La ley se ha pervertido bajo la influencia de dos causas muy diferentes: el egoísmo carente de inteligencia y la falsa filantropía.

¿Qué son nuestras facultades, sino una prolongación de nuestra personalidad, y qué es la propiedad sino una prolongación de nuestras facultades?

El hombre, a menudo, es víctima de sus propios juicios y sus propias pasiones. No siempre clasifica sus deseos según el orden más razonable.

La vida no se mantiene por sí misma. Aquel que nos la ha dado, ha dejado a cargo nuestro el cuidado de mantenerla, desarrollarla y perfeccionarla.

El trabajo y la naturaleza concurren en proporciones diversas, según los países y los climas, a la creación de un producto. La parte que pone la naturaleza es siempre gratuita; la parte del trabajo es la que le da valor y por la que se paga.

Cuando el saqueo es organizado por ley para ganancia de los que hacen la ley, todas las clases saqueadeas tratan de entrar de alguna manera —de forma pacífica o revolucionaria— en la elaboración de leyes.

Ninguna sociedad puede existir, si no impera en algún grado el respeto a las leyes.

El progreso de la inteligencia, del sentido común y de las costumbres nos acerca poco a poco a esa bella proporcionalidad, al colocar cada servicio en el sitio que moralmente le corresponde, si puedo expresarlo así.

Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego».

Deja un comentario