*

UN SENTIMIENTO QUE ME AHOGA

Foro de psicología Foros Dudas personales y otros trastornos UN SENTIMIENTO QUE ME AHOGA

Este debate contiene 2 respuestas, tiene 2 mensajes y lo actualizó  Anónimo hace 8 años, 5 meses.

  • Autor
    Publicaciones
  • #3849

    Anónimo

    Hola a todos, Introduciré diciendo que no sé que me pasa, pero me pasa algo y me gustaría escuchar la opinión de cualquiera que sienta lo mismo, lo haya sentido en el pasado o sobretodo de algún profesional. Mi caso es el siguiente: Soy un chico de 29 años, tengo un buen trabajo, tengo buenos amigos que sé que me quieren y respetan, tengo una familia estupenda (padre, madre y 1 hermano) que sé que me adora y soy soltero. Trabajo fuera de casa, es decir, trabajo en un pueblo de donde no soy natal y aquí lo único que tengo son mis compañeros de trabajo, con lo cuales también me llevo muy bien y me tienen en cuenta para todo, ya sea profesionalmente como amistosamente. En principio todo apunta a que llevo una buena agradable y en realidad así es, pero siento algo dentro de mí. Siento que no soy tan gracioso como cuando era adolescente, que no soy tan espontáneo, además siento que no voy a dejar la soltería fácilmente y aunque pueda sonar algo narcisita, me considero un chico bien parecido, siempre he practicado mucho deporte, tengo un cuerpo bien formado y mis amigas dicen que tengo los ojos y los labios muy bonitos, que soy muy atractivo. Ahora os voy a ubicar en el aspecto sentimental de mi vida, el cual creo que es el que me atormenta y me tiene algo inseguro, ausente, deprimido, vamos que es lo que hace que me sienta sin gracia o chispa. Por motivos de trabajo, casi siempre ando desplazado en otras ciudades por temporadas largas, de 6 meses a un año normalmente. La primera vez que salí a trabajar fuera conocí una chica que trabajaba en un supermercado. Le entré diciendo que era nuevo en el pueblo, que estaba allí por motivos de trabajo y que me gustaría saber por donde salía la gente a divertirse, además que si a ella le apetecía pues podíamos quedar para tomar un café. En ese momento ella me dijo que estaba casada, mostrándome su mano. Yo le dije que me había fijado en que tenía anillo, pero que como en los 9 dedos restantes también tenía anillo pues me había atrevido a preguntárselo. A partir de ese momento quedamos como amigos y cada vez que yo bajaba al supermercado para comprar algo la saludaba y compartíamos algunas bromas. Ella me dijo que tenía amigas solteras que podían tomar un café conmigo si me sentía solo y yo le dije que perfecto. A los pocos días, esta chica me dijo que no estaba casada, que solo estaba prometida, lo cual a mi me chocó un poco (¿por qué tenía que engañarme la primera vez? Supongo que fue una respuesta rápida sin pensar mucho). La cosa es que siguieron pasando los días y ella me decía que le iba fatal con el novio. Entre nosotros comenzó a haber mucha tensión sexual y poco a poco el tonteo fue creciendo. Yo le dije que ella me gustaba, pero que no quería problemas, aunque el tonteo no lo abandonamos. Tanto fue así que ella un día me dijo que había dejado al novio y que quería quedar conmigo. A partir de ese momento empezamos a quedar siempre que podíamos y ella muy rápidamente me dijo que me quería, que me amaba. A mi la verdad que ella también me gustaba mucho físicamente y su carácter también me gustaba, pero pienso que para decirle a alguien que se le ama hay que conocerlo mejor, aunque no sé por qué yo me dejaba llevar y también le decía que la quería. Lo peor no es eso, lo peor es que en dos o tres semanas yo me sentía enamorado de ella, aunque yo le decía que estaba allí por un tiempo que luego me iría. La cosa es que un día ella me dijo que no quería seguir, que yo ya no le gustaba, que después de conocerme algo más, pues yo no le resultaba el hombre que ella busca. Hablando en plata, eso me jodió, y si soy sincero conmigo mismo, yo creo que fue porque ya le había cogido cariño y a partir de ese momento volvía a estar solo en ese pueblo y además calentándome la cabeza con el tema de que me había dejado. Ahora viene lo mejor; hace un par de meses que he regresado a España de un proyecto de México. He estado allí 9 meses y la verdad ha sido una experiencia apasionante, tanto por el trabajo desempeñado como por lo vivido, sobretodo en el terreno sentimental. Allí he conocido bastantes chicas, pero ha habido una que me ha marcado. Todo comenzó de la siguiente manera: en mi lugar de trabajo coincidíamos muchas compañías diferentes y en una de ellas trabajaba esta chica. Yo me la cruzaba por allí y me gustaba mucho. Por lo visto ella también se fijó en mi. Comenzamos a cruzar saludos y un día comimos juntos. Ese día intercambiamos los teléfonos y empezamos a quedar. Ella y yo compartíamos la afición por el deporte y nos fuimos haciendo amigos, aunque evidentemente se respiraba la tensión sexual. Nos gustábamos. La primera vez que ella y yo quedamos para dar un paseo y conocernos mejor ella me dijo que había tenido un novio y que lo había llorado mucho porque ella lo quería mucho y él la dejo por distanciamiento a causa del trabajo. Pasaban los días y yo cada vez sentía más por ella, me lo pasaba super bien con ella y me encantaba físicamente. Ella empezó a decirme que este antiguo novio suyo había conseguido su teléfono a través de sus padres y que iba a venir a visitarla para pedirle matrimonio, a lo que yo le dije que hiciese lo que creyese conveniente. Ya desde un principio había una cosa que me hacía desconfiar de esta chica y era que todos los fines de semana se inventaba algún berrinche para pelearse conmigo. Como yo no comprendía los motivos pues no la llamaba durante el fin de semana y los lunes pues la veía otra vez en el trabajo, donde ella se encargaba de acortar distancias de nuevo. Como yo estaba en un país lejano a mi casa y solo, pues la verdad era práctico y egoísta y me decía a mi mismo, no te ofusques y disfrútalo. Bueno, la cosa es que tras uno de esos fines de semana de supuesta pelea, ella me viene con que se ha casado con su antiguo novio. A mi no me afectó mucho, pero en realidad ella me encantaba. Bueno, la cosa es que ella no me dejaba, decía que me quería a mi también, que yo le llenaba al 100%. “Que raro, no??” Al final tuvimos una relación paralela a su matrimonio y ella finalmente se fue porque a su marido lo desplazaban a otro sitio a trabajar. Yo estaba super enamorado aunque si analizaba fríamente, ella tenía algunas cosas que creo no me permitirían tener una relación duradera con ella, creo que solo estaba enamorado de ella porque lo único que hacíamos era pasar los momentos que podíamos juntos y practicar mucho sexo y deporte. El tema es que ella y yo seguíamos en contacto vía Messenger y teléfono. Ella no dejaba de decirme que me echaba de menos y que me amaba, a lo que yo respondía de la misma forma. Llegué a decirle que lo dejara todo por mi, pero ella siempre tenía alguna excusa. También la pillé en muchas mentiras, mentiras que me hacían pensar que ella conmigo solo había pensado en tener una aventura aunque al final se implicase demasiado porque yo le gusté mucho. Bueno, que a día de hoy me siento desganado, sin chispa, la echo de menos, etc… Acerca de esto es sobre lo que quiero escuchar vuestras opiniones. Yo tengo la mía propia, pero no quiero escribirla aún para ver si alguien coincide conmigo. Más adelante la escribiré. Muchas gracias de antemano a todo el que participe y perdón por el churro que he escrito.

  • #6047

    Hola, CR9: En primer lugar, te diría que es normal que no tengas la gracia ni la espontaneidad de un adolescente, porque no lo eres. Por tu edad actual sientes la necesidad de tener una relación más o menos estable y duradera y te encuentras con dos experiencias que, además de no cumplir este objetivo te han herido en lo más intimo de tu ego porque han sido ellas las que te han dejado y, como hombre, eso duele (aunque sea desde una perspectiva un tanto machista). Por otro lado, percibo cierta inmadurez al haber perdido la situación de privilegio y seguridad de la que siempre has disfrutado en el seno de tu familia y tener que enfrentarte a los “fracasos” y “frustraciones” de todo viviente. No te explicas cómo teniendo un buen físico, siendo atractivo, teniendo éxito en el trabajo, siendo en definitiva todo un “buen partido”, las chicas te dejan. ¿Cómo es posible que eso me ocurra a mí? -te dice tu subconsciente-. Quizá estés muy acostumbrado a que el mundo gire en torno a tí y la situación actual te descoloca y te hace vulnerable e inseguro. Sin embargo tienes necesidad de compañía (no confundas amor con compañía), le temes a la soltería y en parte tienes un hándicap importante, la falta de estabilidad en un sitio determinado. Tienes que partir de ahí y aceptar esa situación y comprender que las chicas también vean esa relación como algo pasajero, con el riesgo de que todo quede en una aventura pasajera en el mejor de los casos. No obstante, tampoco puedes considerarte un fracasado por dos experiencias que, tal vez eran percibidas por esas chicas como aventuras desde un primer momento. Plantéate una relación no como solución a la soledad, sino partiendo de otras premisas más sólidas y no te obsesiones tampoco con la soltería porque por tu edad aún tienes margen. A tu disposición por si quieres comentar algún aspecto en el que no estés de acuerdo o que se me haya pasado por alto. Un saludo.

  • #6048

    Anónimo

        Hola marcos!     En primer lugar te doy las gracias por haber intervenido. De verdad te agradezco tu aporte. Me ha encantado leer tus palabras, creo sinceramente que son muy acertadas y que poco te desvías te lo que me puede estar pasando.     Como bien dices, es posible que si, que le tenga miedo a la soltería. La verdad no me gustaría quedar soltero, me gustaría tener una compañera, unos hijos y todas las responsabilidades que ello conlleva.     También creo que estás muy acertado cuando dices que me han herido mi ego masculino, pero por otro lado pienso que es culpa mía porque como describía en mi primer escrito, las dos relaciones que tuve, de partida ya estaban contaminadas, no eran relaciones normales entre chico y chica que se conocen viniendo de un periodo de soltería. La verdad he tenido mala suerte en ese aspecto, sobretodo en el último caso, haciendo de “querido” o “amante”. Te diré más, para colmo la última chica, era una auténtica chantajista emocional y una super mentirosa profesional… eso me generó mucho desgaste psicológico.     Lo del hándicap de que no tenga una estabilidad o un punto fijo donde desarrollarme no me ayuda, pero bueno, tengo que disfrutar de la vida como vaya presentándose y creo que si alguien quiere estar a mi lado pues llegará sin darme cuenta y cuando menos me lo espere.     Por el momento voy a seguir como voy, me centro en mi trabajo y en practicar algo de deporte cuando tengo tiempo. A parte los fines de semana me rodeo de mis amigos y que pase lo que tenga que pasar, ¿tú que dices?     TE vuelvo a dar las gracias por tu amabilidad al responder y espero poder seguir hablando contigo. Cuidate, saludos,

Debes estar registrado para responder a este debate.