Nosotros… tu mente = PSICONTOLOGIA 16

Foro de psicología Foros Psicología clínica Nosotros… tu mente = PSICONTOLOGIA 16

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Anónimo hace 9 años, 9 meses.

  • Autor
    Publicaciones
  • #3256

    Anónimo

    – LA REPRESIÓN EN EL CONOCIMIENTO PSICONTOLÓGICO – 01 –  En el Inconsciente, NO EXISTEN LAS IMÁGENES, NI LAS PERCEPCIONES CONCRETAS DE LA REALIDAD EXTERIOR. 02 – Se afirma con ello, que sólo reprimimos el impulso instintivo del Inconsciente, que la Realidad Exterior ha motivado a través de nuestros sentidos, condicionados psíquicamente por el Medio Ambiente y la Represión Cultural. 03 – Por eso, esas dos Energías Ambivalentes(Pre.Subconsciente y Pre.Inconsciente) se complementan, se fusionan y se introyectan. 04 – Siempre se reprime el motivo sensorial directo y su impulso instintivo motivado. Formando ambos, entonces, UN SÍMBOLO. 05 – El motivo sensorial directo, se reprime por haber causado una motivación en el Inconsciente, haciendo cambiar la Energía de Pasiva en Activa. 06 – El Impulso instintivo motivado, se reprime por atentar contra las estructuras culturales del Medio Ambiente y por crear una regresión al estado animal, del cual el hombre ha ido desligándose en su evolución. 07 – Cuando surge el conflicto entre la Realidad Exterior y la Realidad Interior, reprimimos; ya que no debe volver a “manejarse” ese motivo traumático 08 – Pero como en parte proviene de la Realidad Exterior y es Energía Positiva, no se puede negar, por lo que se reprime hacia el Pre.Subconsciente, es decir, se utiliza la Energía Positiva del Sub.Consciente, transformada de Latente en Activa, como energía represora o aislante. Esta energía tiene entonces un carácter Ambivalente, también es Pre.Inconsciente. 10 – Toda aquella motivación de la Realidad Exterior que se asemeje al primer motivo sensorial traumático, (antes mencionado), producirá por asociación un impulso instintivo que también será reprimido, pero directamente hacia el Inconsciente, ya que esta vez el impulso sólo será latente, porque el motivo sensorial al ser asociativo, es simbólico y esa abstracción no produce angustia consciente. 11 – Cuando la Energía Ambivalente, debe ser liberada o gastada, se procede a su eliminación durante el sueño, o sea de manera involuntaria, por ello el Sub.Consciente de “cada” Ente deja paso a través de sí mismo, a la energía ambivalente, hacia el Centro de Control. 12 – Se comprende entonces porqué los sueños son simbólicos y ofrecen esas secuencias ilógicas y extrañas; ya que los impulsos inconscientes no tienen continuidad cronológica, así como tampoco la energía ambivalente creada. – ¿  Evolución divina o animal ? – – Si Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Nada que objetar. – Si el hombre es producto de una evolución animal. Entonces… – Teoría antropológica de los sueños y los Entes, según la Psicontología – 01 – Una realidad indiscutible es que el ser humano sueña. Y que aparentemente los sueños no tienen lógica ni sentido. 02 – Que a pesar de que la vivencia de los sueños es tan fuerte, como la vivencia de los sucesos acaecidos durante nuestra Consciencia Diurna, los sueños son olvidados más fácilmente, y de hecho se reprimen y alteran sus recuerdos en forma progresiva y constante. 03 – Que el hombre se preocupa de sus sueños, desde el principio de sus existencia, los libros nos dan innumerables referencias de ello. 04 – Que antiguamente y se puede afirmar que aún hoy en día, el hombre hace caso y se preocupa de encontrar dentro de sus sueños. Avisos y premoniciones que le ayuden en su vida cotidiana, y esto ocurre en todos los niveles sociales. 05 – Que reprimimos nuestros sueños, los olvidamos o mutilamos con una rapidez tan extraordinaria, que no tiene punto de comparación, con el olvido que hacemos de nuestros recuerdos diurnos. 06 – ¿Porqué? A – ¿Por el temor del Consciente, hacia el Inconsciente, que los provoca? B – ¿Qué es lo que tememos? C – ¿Un trauma? – ¿Volvernos locos? D – ¿Un castigo de la sociedad? E – ¿Acaso no se realizan conscientemente acciones tan punibles como pudiera realizar el Inconsciente? F – ¿Qué guardamos en nuestra mente tan celosamente reprimido? G – ¿Puede alguien afirmar haber desvelado el Inconsciente en su esencia? H – ¿Acaso debemos reprimir biológicamente, para auto-desarrollarnos culturalmente, intelectualmente? 07 – Los animales no se reprimen, actúan de manera instintiva, biológica, con patrones filogenéticos, que sólo logran hacer evolucionar a través de los siglos. 08 – Por lógica pues, no tienen Inconsciente reprimido. Sólo algunos conocen el Bien y el Mal, en forma primaria. A – ¿Los animales domésticos, que nos encargamos de educar, reprimiéndoles, adquieren su “inteligencia”, por saber reprimir?. B – ¿Hasta qué punto es válido el reflejo condicionado? C – ¿Empezó el hombre su evolución desde animal a HOMO SAPIENS, por un reflejo condicionado?. Pero el reflejo condicionado, nunca aporta el avance, de saber, que se trata de un reflejo condicionado. D – ¿Cómo fue, la eclosión de la inteligencia comparativa o intencional, desvinculada de la herencia filogenética animal?. 09 – Se puede afirmar que la mente de los animales, no tienen multiplicidad de Entes. 10 – Sólo el ser humano tiene esa cualidad. Y en la multiplicidad de Entes, se encuentra el secreto del desarrollo del hombre sobre los animales. 11 – Sólo con esa variedad de Entes se concibe su facultad comparativa, selectiva o intencional, propia del ser humano, en su inteligencia. 12 – Todos los animales eran biológicamente iguales, con referencia a su vida instintiva. 13 – Pero un día, uno de ellos, el hombre, sufrió una mutación importantísima, LOGRÓ REPRIMIR. Reprimió uno de sus instintos filogenéticos, se negó a actuar normalmente, dejó de hacer algo, en contra de su instinto, (en contra de lo codificado en sus genes), entonces en aquel momento, nació el primer  impulso inconsciente de la humanidad. Es muy probable que esa misma noche, ese hombre tuviera su primer sueño simbólico. 14 – Porque los animales sueñan, pero son reflejos de la realidad vivida, no son sueños simbólicos, ya que su nivel de inteligencia no les permite abstraer. 15 – El primer hombre mutante, a partir de ese día, tuvo que apartarse de sus instintos, (primarios), para evolucionar. Debía reprimir constantemente, con ello lograba tener nuevas nociones del mundo que le rodeaba. 16 – ¡Ya no era lo mismo!. – Cada cosa que aparecía ente sus ojos, adquiría una nueva dimensión, que trataba de asimilar y conocer introyectándola, para ello debía apartar sus impulsos animales conservadores y los reprimía hacia el Inconsciente, que nació con esas primeras represiones. 17 – Magnífica lucha la de ese ser, emergiendo de su micro-mundo, metamorfoseándose, con grandes dolores mentales, en algo que desconocía, que temía, pero que intuía primordial, vital, para su supervivencia. 18 – Cada vez que realizaba un acto animal heredado y lo rectificaba en su mente, que desgarros sufriría su consciencia animal. Así empezaron quizás las primeras cefaleas, migrañas del hombre actual; enfrentándose a la disparidad de sentimientos. 19 – Ese ser, aprendiendo a vivir una vida desconocida, alejándose poco a poco, de sus instintos primarios, con grandes sacrificios. Abandonando a los suyos, o quizás abandonado, por incompatibilidad, por su manada. 20 – Qué temores o traumas surgieron de esa actitud evolutiva. Que sensación experimentaría, al tener que copular, rindiéndose ante un animal que odiaba, pues le reflejaba. ((¿Acaso no probaría, en su angustia de evolutiva, de copular con los demás animales, tratando de encontrar otro, que estuviera en sus mismas circunstancias?)). 21 – El ser humano desde los comienzos de su evolución, debe reprimir sus instintos genéticos animales; al reprimir aumenta su Inconsciente; al aumentar su Inconsciente debe abstraer y crear símbolos con los que dar salida a las energía animales, que le impiden evolucionar; crea pues una conciencia de represión tremenda, para desligarse del mundo instintivo animal en que nació, esta necesidad de represión, aún perdura, a través de los miles de años transcurridos, pues nunca el hombre se ha parado a pensar, si aún le es necesaria. 22 – Reprime por instintos filogenéticos, como antes utilizaba sus instintos filogenéticos animales, como medio de supervivencia. 23 – Pero ahora el hombre se encuentra abocado a un catástrofe mental; todas las medidas sociales, familiares, todos los patrones de cultura, (cualquiera que sea su nivel), están basados en esta ley represora mutante, que significó el desarraigo del hombre con el mundo animal 24 – Ningún otro ser viviente lo ha logrado. 25 – El hombre en su inconsciente, en su última esencia, conoce esta verdad heredada, esta verdad estremecedora. – Reprimir es evolucionar – 1 – Se debe tomar conciencia exacta e este problema, que está amenazando y alterando la humanidad. Estamos abocados a nuestra destrucción, si continuamos reprimiendo sólo por instinto genético, sin control, y no por necesidad cultural. 2 – Esta arma de doble filo, amenaza nuestra propia supervivencia. 3 – Es cierto que hay que reprimir para continuar evolucionando, pero, sólo a partir de un nivel, que nos dará nuestra propia inteligencia: a – Dejemos de crear tabúes represores egoístas b – Dejemos de condicionar nuestra propia especie, por sus diferencias c – Introyectemos nuestra verdad generacional antropológica d – Reprimamos el reprimir, por el dañino instinto filogenético 4 – No hay que temer, ya más, el volver a ser animales 5 – Desligados de ese temor inconsciente, seleccionemos lo que debemos reprimir para ser constructivos y seguir evolucionando, sin peligro para nuestras mentes 6 – Enfrentémonos a la verdad, tememos a nuestros sueños, los castramos, los desarticulamos con saña, porque ellos nos recuerdan nuestro pasado animal 7 – En los sueños no podemos controlar, ni nuestro cuerpo, ni nuestros sentimientos, actuamos de manera instintiva, de manera inconsciente, revivimos nuestra época animal. Actuamos porque sí, sin control, nada podemos variar, en los sueños nada podemos variar, no nos podemos reprimir. ((Según casos)) 8 – Sólo en el momento supremo del sueño, en el punto álgido, en el que se llega al cenit instintivo, cuando la angustia nos atenaza con desespero, cuando parece que ya nada podrá evitar la realización de lo instintivo, llega, repitiéndose históricamente a través de esos miles y miles de años, la represión de nuestro instinto animal, y en una indescriptible lucha psíquica, (a la que no se ha prestado nunca  la debida atención),  NOS DESPERTAMOS, y volvemos a la Consciencia controlada, a dominar nuestra voluntad, a evolucionar 9 – Dejemos atrás los sueños, las pesadillas, nuestros instintos primigenios ancestrales, que laten y pulsionan de manera ininterrumpida desde nuestro Inconsciente, que lleno de impulsos y temores animales, así como de sublimes represiones, forman la cara y la cruz, de nuestra esencia humana

Debes estar registrado para responder a este debate.