Nosotros… tu mente = PSICONTOLOGIA 13

Foro de psicología Foros Psicología clínica Nosotros… tu mente = PSICONTOLOGIA 13

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Anónimo hace 9 años, 9 meses.

  • Autor
    Publicaciones
  • #3251

    Anónimo

    – LA REENCARNACIÓN. – ¿De dónde procede el ectoplasma? Las materializaciones han sido objeto de controversia en todas las épocas. ¿Son signos de supervivencia de los muertos? Cierto mediums en trance, producen la materialización en forma de ectoplasma, que parece surgir por los orificios naturales de su cuerpo; lo que indica que se forma o sale de su interior. Si el ectoplasma fuera una supervivencia, al reencarnarse, lo hace en el interior del hombre o toma posesión de éste parcialmente. Lo cual nos lleva a la conclusión, de que somos portadores de espíritus o supervivencia de difuntos, permanentemente en nuestro organismo. Por lógica entonces, estas supervivencias, pueden, en un momento determinado, alterar nuestra vida psíquica. En mi teoría de la multiplicidad de Entes en muestra mente, (PSICONTOLOGIA = Estudio de los Entes de la Psiquis), la materialización no es más que la propiedad de ciertas personas, de poder situar exteriormente, de forma visible, uno o varios de sus propios Entes. Durante el período de trance, se produce la retirada de todos los Entes a sus Bases, como cuando dormimos, abandonando el Control del cuerpo totalmente. Lo que explica por otra parte, la falta de sensibilidad y memoria del médium, después del hecho y con referencia a éste. Por otra parte el desmayo es producido por la retirada total de los Entes del Centro de Control y produce que se desplome el cuerpo falto de energía que lo gobierne. La diferencia entre el primero y el segundo caso, estriba en que el médium provoca la retirada VOLUNTARIA de todos sus Entes y en el segundo caso, (el del desmayo), esta retirada de los Entes es INVOLUNTARIA y debido probablemente a un shock. ¿Es el médium, que por su propia voluntad, “succiona”, uno de sus Entes y lo proyecta al exterior, o bien es el mimo Ente que se libera fuera del cuerpo?. El Ente sale por las aberturas naturales del cuerpo, pero para materializarse, absorbe parte del agua que contiene el cuerpo humano; (he aquí la explicación, del descenso del peso en el cuerpo del médium, en el momento de la materialización; con esa humedad corporal y con la Energía natural del Ente proyectado, se forma la masa del ectoplasma). – MATERIALIZACIONES BÍBLICAS. – Su historia nos habla de varias materializaciones provocadas. Es curioso constatar, como en un pasaje de la Biblia; aquél en que Jesús cura a un endemoniado; éste se expresa en PLURAL, y se materializarse a través de uno de los orificios naturales del cuerpo. Dice así la Biblia: – Había en la sinagoga, un hombre poseído por el espíritu inmundo, el cual exclamó diciendo: – “¿Qué TENEMOS NOSOTROS que ver contigo?. ¿Oh! Jesús, has venido a PERDERNOS?. !Ya sé quien eres, el Santo de Dios!” – Más Jesús le conminó diciendo: – ”Enmudece y sal de ESE HOMBRE“ – Entonces el espíritu inmundo, agitándose en violentas convulsiones y dando grandes alaridos, salió de EL. Todos quedaron atónitos. – COMENTARIOS. – He aquí la reseña de un caso de materialización externa de un Ente, con desprendimiento, puesto que no retornó al cuerpo de origen. Hay otro dato a tener en cuenta: En Ente, (o espíritu inmundo, según la Biblia), habla por medio del cuerpo que domina o que le alberga. El hombre endemoniado, no era médium, pero logra una materialización por medios ajenos, al igual que algunos médiums, que sólo manifiestan sus “poderes”, por medio de la hipnosis. Pero estudiemos más a fondo el caso del hombre endemoniado. Se le denomina endemoniado, cuando una persona realiza actos impuros o deshonestos o de maldad, en contra de su propia voluntad. Un hombre que durante toda su vida ha sido “normal” y de repente, empieza a realizar actos reprensibles y éste mismo individuo, se lamenta de ello. No hay duda de que un cambio psíquico se ha producido y esto nos lleva a dos posibilidades: 1º – Que sean sus propios Entes reprimidos o el Inconsciente, que se hayan liberado de la represión Sub.Consciente y tengan acceso al Centro de Control y se hagan conscientes, con gobierno y acción sobre el cuerpo, para realizar su voluntad; incorporándose así al Ciclo de Relevos de los Entes Diurnos. 2º – Que uno o varios Entes negativos externos, se introduzcan en el cuerpo de esa persona y lo dominen o bien se alternen con los Entes propios. – REENCARNACIÓN. – Este última teoría nos llevará entonces a las teorías de supervivencia o reencarnación de los espíritus de los difuntos. Tendríamos entonces, que un individuo normal, debido a un trauma psíquico, deja de ejercer la necesaria represión de los Entes Negativos, que en los períodos en que la Represión de Control se debilita, afloran y logran acceder al Centro de Control y hacen actuar a la persona según sus instintos. Nos encontramos entonces, conque aquel individuo, realiza actos en contra de la voluntad de sus Entes Positivos habituales, creándole una nueva personalidad desconocida, delante de sus familiares, amigos, así como para la Sociedad que le rodea. También para él mismo, cuando los Entes habituales, recuperan el Control. Aquí se plantea otro problema: Los Entes Negativos, que realizan actos reprobables en sus períodos de Mando en el cuerpo humano. ¿Son dirigidos por energías exteriores de Entes extracorpóreos, provenientes de difuntos? ¿O acaso tienen una vida y una conexión normal, con los Entes inherentes al cuerpo que ocupan? Desde el momento en que Jesús le ordena salir del cuerpo que ocupa, parece que realmente ese Ente tiene una procedencia extracorpórea; pues sólo con ordenarle recluirse de nuevo en el cuerpo y no volver a manifestarse, se lograría el mismo efecto. La expulsión parece indicar, que es una fuerza exterior a ese cuerpo, extraña por lo tanto y que puede modificar la estructura psíquica del individuo, sin que sus Entes propios, con su energía puedan luchar para reprimirla o expulsarla. – ENDEMONIADOS O ENTES REENCARNADOS. – Podíamos entonces reconocer en principio, dos clases de “endemoniados”: 1º – Los que está afectados por una energía negativa exterior “demoníaca” y que son curables por procedimientos apropiados. (Aquí entran los ritos exorcistas de las iglesias). 2º – Los que están afectados por los Entes negativos propios, liberados por un shock, trauma o incapacidad de represión por parte de los Entes positivos o conscientes. Y que pueden curarse por procedimientos normales o psicológicos. En el primer grupo, podemos todavía suponer otra teoría: ¿La energía negativa exterior, proviene de una supervivencia? Si realmente procede de un difunto. ¿Qué transformaciones ha sufrido? ¿Su energía se consume sólo en el Centro de Control? ¿Acaso está capacitado ese Ente Negativo, para absorber nuevamente Energía Vital del cuerpo humano ocupado, o se recarga por si misma? ¿Existen entonces también, Entes Positivos beneficiosos exteriores? ¿Los descubrimientos, inventos, etc., provienen de ellos? ¿Entonces acaso esos Entes Exteriores, negativos o positivos, sólo pueden integrarse en nuestro cuerpo, bajo determinadas condiciones? Creo que estos problemas, requieren un estudio más extenso, que en estas pocas líneas. De ser verdad, estarían sujetos a condiciones pos-mortem extraordinarias y seguramente vinculadas con la conducta y vida psíquica del difunto. – CONSIDERACIONES. – Continuando con la liberación de los Entes Negativos, nos planteamos otro caso de conciencia muy problemático. Si reconocemos que los Entes negativos o Inconscientes pueden en un momento dado, acceder al Centro de Control, durante períodos que no sean nocturnos (o de sueño), y realizan su voluntad, que solamente es reprobada por el Tribunal de Conciencia; tenemos ante nosotros el grave problema de juzgar a toda persona que sea reo de falta. Veamos el caso de un homicida: Un individuo, normalmente sano, (aceptado por la sociedad), en un momento determinado, comete un asesinato, al que podemos añadir toda clase de agravantes. ¿Es ese hombre culpable? NO ! No lo es en una medida total, sino parcial y condicionada. Todos los Entes normales (no reprimidos), no han participado en ese homicidio, sino al contrario, lo han tratado de evitar con todas sus energías, a través del Tribunal de Conciencia y tratando de acceder al Centro de Control, para evitar el asesinato. Después del hecho, lo han sentido y expresado con grandes remordimientos, durante se período de Consciencia. Otro Entes, ni siquiera sabrán que ha sucedido. Generalmente cada uno de ellos lo ha negado ante las preguntas de los acusadores y sólo ante una extrema presión, acosados a preguntas y agotadas sus energías, se han recluido y han provocado la subida al Centro de Control del Ente Culpable, que al fin declarará su crimen, con pormenores que otros Entes desconocían. Después ese Ente culpable suele recluirse en su Base. Matando al cuerpo, es decir, matando a todos los Entes, no castigamos con justicia. En el momento supremo de la aplicación de la pena capital, el reo aceptará esta culpa, sólo si está en el Centro de Control. Si ese Ente está en su Base, el reo se resistirá a su ejecución, pues los demás Entes no se sienten culpables y se resisten a pagar una culpa QUE NO HAN COMETIDO. Si cada uno de los Entes que componen nuestra mente, es un ser diferente, cometemos la más tremenda de las injusticias, al matarlos a todos, por la sola culpabilidad de uno de ellos. Hallar el sistema de hacer salir del cuerpo humano al Ente culpable, al homicida real, dejando a los demás Entes en posesión del cuerpo humano que les alberga, sería el ideal. Quizás fue este el procedimiento seguido por Jesús, con el hombre endemoniado, castigó al verdadero culpable, dejando tranquilos a los demás Entes. Se podría asegurar, que fue una de las pocas veces, que se administró la Justicia, en su verdadero sentido.

Debes estar registrado para responder a este debate.