Mitos y Verdades de la Inteligencia Emocinal

Foro de psicología Foros Inteligencia Emocional Mitos y Verdades de la Inteligencia Emocinal

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  rosa290592 hace 10 meses, 3 semanas.

  • Autor
    Publicaciones
  • #34872

    rosa290592
    Participante

    Hay quienes opinan que su uso es una moda y que no aporta nada nuevo Para sus detractores, agrupa competencias que existían desde antes Se duda sobre su base social o biológica

    “Es el mismo vino de siempre, pero en botella nueva.” Esta es una frase que Charles Woodruffe, consultor inglés en gestión de Recursos Humanos, no duda en asociar al concepto de inteligencia emocional.

    Luego del impacto inicial que tuvo el best seller de Daniel Goleman, el concepto de inteligencia emocional se puso de moda, y fue y sigue siendo aplicado en muchísimas organizaciones. Woodruffe no discute esta realidad, pero plantea, en una nota publicada en la revista People Management, que el concepto no es más que un nuevo rótulo para un conocido grupo de competencias relativas a las relaciones interpersonales. Es indudable que competencias como adaptabilidad o liderazgo no pueden tildarse de nuevas. Así como tampoco es novedoso que estas habilidades tienen impacto en el desempeño. Es una verdad bien establecida (aunque no tan difundida previo al estrellato del concepto de inteligencia emocional) que el éxito laboral depende tanto de las habilidades personales e interpersonales como de las cognitivas.

    Lo que no está tan claro es la base, biológica o aprendida, de las competencias que pueden agruparse bajo el rótulo de inteligencia emocional. Goleman es, en principio, partidario del basamento neurológico, pero no deja de plantear, a la vez, que la inteligencia emocional puede ser aprendida y modificada, lo que entraña cierta contradicción. Además, estudios como los realizados por Nancy Eisenberg, de la Arizona State University, indican que la regulación de las emociones no es un proceso mentalmente saludable porque, sostenida en el tiempo, desemboca en autocensura y represión.Nos hallamos, entonces, ante una alternativa de hierro: si la inteligencia emocional es innata, en el sentido que depende de la estructura neurofisiológica de cada uno, hay un determinismo que es difícil de aceptar por la cultura occidental. Pero si es un comportamiento que puede ser autorregulado, el horizonte se tiñe de una uniformidad que no sólo puede ser perniciosa para los individuos, sino que incluso puede tener un efecto adverso sobre la productividad de las empresas que fomentan esos comportamientos.

Debes estar registrado para responder a este debate.