*

Hola :) Presentándome, soltando un coñazo y pidiendo consejo

Foro de psicología Foros Dudas personales y otros trastornos Hola :) Presentándome, soltando un coñazo y pidiendo consejo

Este debate contiene 4 respuestas, tiene 4 mensajes y lo actualizó  Nilmar Calderon hace 1 año, 11 meses.

  • Autor
    Publicaciones
  • #4140
    psicoadmin
    psicoadmin
    Jefe de claves

    Hola, me llamo David y vivo en Coruña. No sé si este es el mejor sitio para hablar de esto, pero estoy bastante cansado y no sé muy bien qué hacer. Perdón por extenderme tanto, pero nunca había escrito sobre esto, estaba agobiado y me sentó bien hacerlo. Si, al poco de empezar a leer, te parece un dramón peor que, no sé, “La fuerza del cariño” y que no viene a cuento con los temas que se tratan en este foro, quiero que sepas que estoy de acuerdo contigo, pero te pido que leas el último párrafo antes de olvidarte de mí de una vez por todas: Hace ya un montón de tiempo, aunque parece que fue ayer, tras acabar el bachillerato, decidí irme a estudiar a Madrid . No estaba contento en casa, así que supongo que buscaba una salida. Me matriculé en Informática que, aunque nunca me interesó demasiado, parece que encajaba con lo que se esperaba de mí. Al poco de llegar a Madrid, a un pueblo a las afueras en concreto, descubrí que allí no me esperaba nadie más que yo y fui incapaz de adaptarme ni congeniar demasiado con ninguna persona. Fui un par de semanas a clase y al poco tiempo ya estaba encerrado en un piso sin saber que hacer. Aunque parezca extraño y no sé por qué, en la relación que tengo con mis padres nunca ha entrado hablar de cosas demasiado íntimas o personales, así que cuando hablaba con ellos por teléfono fingía normalidad y volvía a lo mío. Pasé así un año y medio, asustado y dándole vueltas a la cabeza, hasta que la cosa no dio más de sí y volví a casa un año y medio después. La relación con mis amigos de siempre ya se había vuelto bastante complicada en la adolescencia y al irme a estudiar fuera me vi excluído del grupo. Así que estaba de vuelta en casa pero aún más perdido si cabe. Tras un tiempo en el que la depresión siguió creciendo, mis padres se cansaron y me obligaron a ir a ver a un psicólogo con el que nunca fui capaz de hablar demasiado. Lo vi intermitentemente hasta hace poco y si pienso ahora en él, lo veo como un presentador de informativos: aséptico, impersonal, centrado en interpretar un papel de corrección y seriedad que siempre me resultó falso y repulsivo. La mejor forma que se me ocurre para descrbirlo, y no entro en política -o más bien sí-, es compararlo con el presidente del gobierno. Así, tras un par de citas, decidió que debía tratarme un psiquiatra que tenía “oficina” en el mismo centro… y ahí empieza la peor parte de mi historia Si con el psicólogo me resultaba difícil comunicarme, con el psiquiatra fue imposible. La primera vez que nos vimos me trató enseguida con aires de superioridad y condesdendencia. Recuerdo estar sentado frente a él, asustado y callado, mirándolo mientras hablaba de la juventud con expresiones como “los chavales de hoy en día” y “sabes que” como si supiese algo de mí. Cuando se cansó de hablar me extendió varias recetas con medicamentos como las que aparecían en los bolígrafos que tenía sobre la mesa y me mandó volver en dos meses. Nunca llevé bien las pastillas que me ordenaban tomar, y nunca sentí que me fuesen de ayuda ni me hiciesen mejorar en nada… y así se lo manifestaba al psiquiatra tímidamente aunque nunca pareció darle importancia. Ante mi silencio, aumentaba las dosis y me daba nuevos medicamentos. Su primer y único diagnóstico fue depresión mayor. Cuando me cansaba del psiquiatra, del psicólogo, de mis padres, de las pastillas y la vida que llevaba, dejaba el tratamiento: las primeras veces de golpe (cosa que no recomiendo a nadie al igual que tapoco recomiendo mezclarlo con alcohol ni otras drogas que puedas conseguir sin receta), luego escalonadamente. Recuerdo que la primera vez que dejé el tratamiento el diagnóstico cambió de golpe y pasó a ser maníacodepresivo, aunque a mi no me dijeron nada. Empezaron a recetarme litio y otras cosas. Pasó otra vez lo mismo, una buena temporada con pastillas, broncas en casa, ninguna mejoría, luego más pastillas… Un día estaba hablando con un familiar y de golpe se me quedó la lengua tiesa, no podía moverla. Me pusieron una inyección y nadie me explicó nada del tema. Al empezar a hablar de los psiquiatras he empezado a sentirme cansado, empecé a escribir sintiéndome bien y ahora ha empezado a costarme, a resultarme desagradable y a no gustarme el tono que ha tomado esto ni el lenguaje con que lo cuento, pero voy a acabar. Preferiría no recordarlos y no guardar ese rencor, pero no lo voy a borrar. Me fui deteriorando… Desde entonces, algunas veces, cuando tengo mucho estrés me vuelvo algo paranoico: voy por la calle en alerta como si me fuese a pasar algo malo, escucho a dos personas cualquiera que se cruzan conmigo hablar entre sí de algo imperceptible, algo a lo que en condiciones normales no le prestaría atención, pero con la ansiedad mi cabeza se empeña en centrarse en ese murmullo y proyectar en él lo primero que siento. Y cuando es así, acabo machacado. Me ha pasado tres veces. Si no me resguardo de ese estrés, acabo teniendo una crisis en la que durante un poco tiempo la fantasía se mezcla con la realidad. Me han obligado a ver a otros tres psiquiatras con idénticos resultados. El último habló de esquizotipia. Estoy bastante cansado de todo eso. Ahora no tengo el miedo que tuve durante mucho tiempo pero sigo en esa inercia de la que parece imposible escapar. Parece ser que mis padres son personas maravillosas que me quieren y que yo me empeño en arruinarme la vida con mi falta de voluntad y compromiso, parece que es el papel que tendría que aceptar. Sin embargo no lo entiendo. No entiendo que me traten con condescendencia, que pretendan dictarme lo que tengo que hacer con mi vida, que me digan que estoy loco, que no me conozcan. Sé que me quieren, pero no los entiendo ni ellos me entienden a mí. Y aqui viene lo que me importa que se lea. Si hay algo que me gusta es el arte. Cuando tenía 13 años fantaseaba con ser escritor, pintor, músico, director de cine y cosas por el estilo. Apenas entendía nada pero me daba igual, me gustaba y me atraía. Sin embargo nunca fui capaz de entrar en ese mundo. Si tuviese que buscar una explicación diría que en mi entorno esa esas cosas no interesan a nadie, pero me suena a excusa. Llevo muchísimo tiempo refugiándome en la idea de que si consiguiese dedicarme a algo creativo me ayudaría y mejoraría mucho, del mismo modo en que con sólo empezar a escribir el dolor se va o se atenúa, pero no tengo ni idea de como empezar a hacerlo. No duermo de noche así que me dedico a escuchar música, duermo por las mañana y la tarde la paso en casa. Hace dos años entre mis padres y el psicólogo me convencieron para que empezase un ciclo de informática de 2 años. Aunque no me gustaba, el primer año lo saqué sin problemas, intenté aprender a tocar el saxo, pero tuve problemas y lo dejé. El segundo fue insoportable y no me presenté al último examen. Me presionaron para que me matriculase en la asignatura que me queda este año, pero me parece imposible seguir con eso. Desde finales del curso pasado hasta ahora las cosas van muy mal y estos días he tenido una crisis fuerte. Lo único que tuvo de buena fue ún momento en que estaba escuchando un disco que me gusta bastante y parecía que la música me entraba por la médula espinal, llegó un punto en que empecé a sentir un éxtasis que crei que moría del placer. Estoy bastante cansado y no sé que hacer. Intenté contactar con tres psicólogos sin que nadie me obligase, pero en todos veo la misma actitud del primero: les cuento brevemente mi situación, y con una fórmula muy correcta y de memoria dicen comprenderme para luego decirme si me interesa una cita para dentro de tres semanas o un mes. Yo creo que soy una persona creativa y durante todos estos años me he pasado casi todo el tiempo pensando en como es la gente, en música, libros que me cuesta muchísimo leer, cine, cómics, pintura. Y a pesar de haber perdido el miedo de hace años, no sé como empezar a hacer algo relacionado con lo que me gusta para intentar salir del hoyo, así que si tienes alguna opinión, consejo o información que pueda servirme de ayuda o si te interesa ser mi amigo agradeceré tu atención . No me gusta demasiado la forma en que escribí todo esto y la parte de los médicos me molesta bastante, pero mi experiencia con ellos fue mala. Bueno, salió así… zzziao Esto lo puse en un foro de arte. Busco un psicólogo pero no sé como escogerlo. He llamado a tres y los tres me han decepcionado batante.

  • #6394

    Hola, David: Ante todo, quiero decirte que he leído tu mensaje completo , me ha parecido interesante y en modo alguno pienso que sea una “coñazo”. Refleja simplemente tu estado de ánimo actual y tu evolución personal durante una etapa de tu vida, algo muy importante para tí y, si además, te ha servido como desahogo, mucho mejor. Para empezar, te diré que soy psicólogo (hago esta aclaración por si tienes alguna animadversión hacia esta profesión y no quieres seguir leyéndome) y por deformación profesional he leído tu post desde esta óptica (resultaría imposible hacerlo de otra manera). Dicho esto, me voy a detener en el último párrafo (al que consideras más importante). Me da la impresión de que justificas tu situación anímica actual por el hecho de no haber hecho con tu vida lo que deseabas: dedicarte al mundo artístico y lo haces hasta el extremo de pensar que tu vida sería distinta si te hubieses dedicado a él. Y la pregunta que me surge -quizás sea tonta- es: ¿por qué no lo has hecho? o más bien. ¿por qué no lo haces? No sé tu edad, pero intuyo que aún estás a tiempo de reorganizar tu vida en este sentido. Ahora bien, quizás has fantaseado o mitificado excesivamente este deseo para eludir tu realidad actual. Has tenido (aún tienes) la posibilidad de acabar unos estudios que te permitan tener una base económica y, a partir, de ahí, hacer de tu vida lo que desees, pero optas por no hacer nada… Picoteaste en muchas cosas que no has llegado a concretar o materializar, ¿Por qué? Quizás haya llegado el momento de pensar en lo que podrías haber hecho y no hiciste y ponerte “manos a la obra”; si no es así, ¿qué o quién te lo impide? Tu vida actual no te resulta gratificante (hablas de una crisis fuerte) y en ello influye tu contínyo estado de indecisión: lo mismo hablas de escribir un libro que tocar el saxo, pero no concretas. Salir del hoyo no es fácil, ¿pero lo has intentado? Has contactado con tres psicólogos últimamente y ninguno te satisface… ¿no será que es porque no te dicen lo que quieres oir? Casi todo lo que buscas requiere hacerlo desde una enseñanza reglada: Escuela de Arte Superior y Diseño, Facultad de Bellas Artes, Conservatorio de Música, etc… ¿Por qué no te “lanzas” a hacer algo de este tipo? La segunda parte de mi post la quiero dedicar a tu vida mental. Después de leerte creo que has pasado por diferentes trastornos, aunque me pierdo porque de unos de pasas a otros: hablas de estrés, ansiedad, depresión y incluso intuyo alguna fobia; en algunos casos acompañados de medicación. Pero todo esto, ¿ha quedado resuelto? Te han tratado todo un cuadro de psicólogos y hasta psiquiatras, pero ¿tú que has hecho al respecto? Es fácil decir “esta gente no me ha entendido”, “no me podía comunicar con ellos”, etc… ¿Pero lo has intentado? Por lo que hablas deduzco que buscas lo que no existe y tienes que ser más realista. Concretamente, ¿cuál es tu estado psíquico actual? Sinceramente no me ha quedado claro. Sólo sé que estás mal pero no sé por qué. ¿Motivos? Tienes muchos, pero tampoco los concretas. Tu vida independiente en Madrid no te dio resultado, pero das a entender que tampoco llevas muy bien la presión de tu familia; ¿amigos/as? ¿qué papel juegan en tu vida? Sinceramente, David, no sé el objetivo de tu mensaje, aparte de constatar que está mal. Si en algo se te puede ayudar, aunque sólo sea comentar tus impresiones, puedes contar con ello. Un consejo final: deja de lamentarte y pasa a la acción. Encerrado en las cuatro paredes de tu cuarto no haces sino agravar tu estado depresivo. Un saludo.

  • #6395
    psicoadmin
    psicoadmin
    Jefe de claves

    Gracias por tu atención, Marcos.

  • #6396

    Anónimo

    Hola David: En primer lugar te recomendaria que si vas a buscar un psicologo nuevo, hagas como los computadores, resetea el sistema.  No todos los terapeutas le sirven a todos los pacientes.  Sin embargo, si hay tecnica nuevas que te pueden ayudar.  Prueba con la hipnosis regresiva o la terapia regresiva reconstructiva, que te pueden ayudar a sacar eso que tienes por dentro y que posiblemente sea la raiz de todos tus problemas. En algo estamos de acuerdo con quien te escribio antes; debes pasar a la accion.  Primero, debes definir finalmente para que eres bueno, en que arte te puedes desempeñar.  Yo soy psicologa, pero reconozco que en un caso como el tuyo hay que tomar medidas extremas y experimentales. Prueba haciendo metacognicion, que es pensar sobre lo que uno piensa.  Entonces en vez de pensar en que eres el malo de la pelicula o el loco del cuento, sientate a pensar porque piensas eso de ti mismo.  Eso te puede arrojar informacion util para que le des a tu terapeuta.  Es muy importante que escojas uno con el que te sientas bien.  Pero no eres caso perdido, solo un caso complejo asi que animo. CLAUDIA PATRICIA HUERTAS DIAZ PSICOLOGA – MEDELLIN – COLOMBIA

  • #27950

    Nilmar Calderon
    Participante

    hola me llamo la atencion tu comentario personal… se que todas las personas pasamos etapas muy fuertes donde sentimos que nunca terminara, cuando encontramos la manera salir de esa situacion la vida presenta otro color, otra sinfonia, cuando se recurre a la ayuda de muchas personas a la vez , estas tienden a confundirte aun mas… solo tu encuentras la salida con la persona indicada… deseo que a estas alturas 6 años despues hayas solucionado tu afliccion … TAL VEZ TE SUENE RARO , por lo que no hay mas conocimiento que estas palabras pero de corazon te digo … BENDICIONES EN GRANDE…

Debes estar registrado para responder a este debate.