La investigación científica avanza sin prisa pero sin pausa. Si hablamos de Prozac, mucha gente sabrá a qué nos referimos, sin embargo, si mencionamos Vortioxetina, su nombre ya nos es menos familiar. Uno de los grandes retos de la investigación farmacológica es crear un medicamento antidepresivo que cubra las carencias de los actuales y mitigue algunos de los efectos secundarios más destacados. Se busca que el mecanismo de acción sobre el sistema nervioso sea lo más eficiente posible, con el menor número de efectos secundarios y que, una vez acabado el tratamiento, los beneficios se alarguen en el tiempo.

Uno de los problemas más destacados de este tipo de los antidepresivos es la evidente falta de respuesta a este tipo de medicamentos por parte de los pacientes, ya que algunos mejoran, pero otros no lo hacen. Incluso, aquellos que pueden manifestar notables mejorías, con el tiempo se pueden observar síntomas cognitivos residuales. Este tipo de problemática es la que impulsa sin descanso el hallazgo de medicamentos más efectivos.

Panorama actual

Hasta ahora, los medicamentos más populares son aquellos cuya acción recae sobre la serotonina (fluoxetina) o sobre la serotonina y la noradrenaliza (duloxetina). Son medicamentos que inciden en el sistema monoaminérgico y este sistema incluye la serotonina, la noradrenalina, la dopamina, el glutamato o el GABA (ácido-gamma-aminobutírico). Toda esta farmacología ha demostrado unos resultados relativos, es decir, ayudan en determinados momentos, pero en la gran mayoría de ocasiones no son suficientes por sí mismos. Es por ello, que la vortioxetina está enfocada a una acción multimodal.

Cómo actúa la vortioxetina y qué beneficios tiene

Como afirma el equipo de Estela Salagre (2018), la vortioxetina «actúa como inhibidor de los transportadores de serotonina (SERT) y regula múltiples subtipos de receptores de serotonina (5HT)». Los receptores 5HT son muy numerosos en el cerebro, sobre todo en las áreas relacionadas con los síntomas afectivos y los cognitivos de los trastornos depresivos: hipocampo y córtex prefrontal. Estos receptores interactúan con un número elevado de neuronas GABAérgicas y glumatérgicas. El principal neurotransmisor inhibidor del organismo es GABA, por lo que la vortioxetina inhibiría la liberación de GABA y de forma secundaria, se produciría liberación de dopamina, noradrenalina, histamina y acetilcolina en la corteza prefronal.

La vortioxetina se absorbe lentamente y comienza su efecto en torno a las dos semanas de tratamiento. El equipo de Estela Salagre ha comprobado que la vortioxetina produce efectos ansiolíticos y antidepresivos, incluso mayores que con la famosa fluoxetina. Por otro lado, también perece ser una buena opción para el tratamiento de los déficits neurocognitivos en el Trastorno de Depresión Mayor (TDM).


Su actuación parece centrarse en los síntomas cognitivos de la depresión, unos síntomas que afectan tanto a la productividad como a la funcionalidad de los pacientes. Se trata de síntomas como los olvidos frecuentes, la dificultad de concentración, indecisión y el procesamiento mental lento. Sin embargo, todavía requiere de bastante investigación para conocer con certeza el alcance de sus beneficios.

Vortioxetina y terapia

Es importante recordar que para una recuperación de la depresión mucho más eficaz, la mejor manera es a través de la combinación de la medicación y la terapia psicológica. Los antidepresivos por sí mismos no poseen el potencial necesario para solucionar ningún problema. Su papel se reduce únicamente a un plano físico, como puede ser aumentar los niveles de ciertos neurotransmisores. Gracias a ello, nuestro ánimo puede verse beneficiado, sin embargo, es importante señalar que las causas de la depresión o de estados de ánimos deprimidos, suele ser un afrontamiento ineficaz de nuestro día a día.

Por otro lado, cabe recordar que no en todas las circunstancias es necesario acudir a la farmacología. Por ello, acudir en primer lugar a un psicólogo, nos puede ahorrar meses o años de tratamiento médico. Por otro lado, muchos médicos psiquiatras, sólo establecen un tratamiento si lo ven necesario, pero si no es así, recomiendan en primer lugar al paciente sesiones de psicoterapia. Que se haya normalizado en nuestra sociedad tomar medicamentos para la depresión, no es sinónimo de que se tengan que tomar en cualquier circunstancia. Los profesionales establecerán su necesidad y la duración del tratamiento.

Bibliografía

Salagre, E., Grande, I., Solé, B., Sánchez-Moreno, J. y Vieta. E. (2018). Vortioxetina: una nueva alternativa en el trastorno depresivo mayor. Revista de Psiquiatría y Salud Mental, 11 (1), 48-59.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here