La victimología como ciencia debería hacer referencia no sólo a las víctimas del delito, sino a todo tipo de víctima. A lo largo de la historia del desarrollo de esta disciplina se ha podido apreciar un sesgo algo tendencioso.

Esto es, la tendencia a identificar el concepto de víctima como toda aquella que se ve implicada como sujeto pasivo de un hecho criminal tipificado.



Por el contrario, si el objeto de la misma se abriera un poco más, nos encontraríamos, por ejemplo, con la posibilidad de estudiar a las víctimas de catástrofes naturales, fenómenos económicos, marginación, discriminación, etc.

Algún autor define la victimología como “la ciencia criminológica de la víctima del delito, sus elementos, su papel y, en especial, su contribución al surgimiento del delito”.

Por el contrario, en el Derecho Penal español no se hace referencia al concepto de víctima, sino a los términos “sujeto pasivo” o “perjudicado”, como el titular del interés (o bien jurídico) por el delito, o la persona que sufre perjuicios como consecuencia de de aquél.

Victimología contra Criminología

Neuman (1985) dice que la victimología es como la criminología, pero al revés. Es la ciencia que estudia la segunda parte del binomio autor delito-víctima, con un contenido tan amplio como el estudio de la victimización, personalidad de la víctima, consecuencia del hecho delictivo en la víctima y sus posibles soluciones.

El objeto de esta ciencia no sería el estudio de la delincuencia a través de las víctimas, sino el descubrimiento y reconocimiento de los problemas que afectan principalmente a las víctimas de los delitos.

La victimología como parte de la criminología

Esta postura es compartida por la mayoría de los autores:

  • Bien como una rama de la criminología, sobre todo cuando su estudio se centra en la relación “autor-víctima”
  • O bien contemplada desde el punto de vista de su objeto (víctima del delincuente)
  • También, desde la perspectiva de su enfoque (teoría y metodología que la confunden con la criminología)
  • Finalmente, existen autores que afirman que la victimología se ha enriquecido de la criminología y la ha cambiado, constituyendo su enfoque central.

En este sentido la victimología sería una rama de la criminología que se ocupa de modo específico de la víctima como actuante. Es decir, como partícipe en un suceso criminal, así como de la víctima como sufriente, es decir, por persona afectada por dicho suceso.

La victimología como disciplina independiente

Esta postura empieza a abrirse camino a través de dos aspectos muy significativos:

  • La celebración constante de congresos, cursos o jornadas sobre victimología a los que acuden expertos en la materia
  • El considerar una parte de la doctrina que el alfa y el omega de la victimología es la víctima y no el criminal, ya que la victimología como ciencia tiene como objeto el estudio de la víctima y de la victimización

La victimología como parte de la Psicología Jurídica

¿Se debe hablar de una Psicología de la victimización o de un victimología como rama de la Psicología Jurídica?

  • En el primer caso, todos los problemas psicológicos y jurídicos en torno a la víctima no serían más que unos aspectos de la nueva ciencia victimológica y del estudio de la víctima
  • En el segundo caso, la victimología estaría enmarcada por la Psicología Jurídica, como una materia más, y dentro de ellas se ordenarían todas las zonas de interés que hacen relación a la misma

Comentarios finales

En resumen, aunque la victimología siempre ha surgido como una especialidad subordinada a la psicología y a la criminología, en los últimos años está empezando a tomar identidad propia.

Actualmente, estamos asistiendo al nacimiento de una verdadera ciencia independiente. No obstante, aún faltan por asentar sus axiomas y, tal vez, ampliar y diversificar su objeto de estudio.

En lo referente a la victimología, hoy por hoy, está todo por descubrir. ¿Cuándo se puede decir que uno es coetáneo al nacimiento de una nueva disciplina científica?

Referencias

  • Cárdenas, A. E. M. (2011). La victimología como estudio. Redescubrimiento de la víctima para el proceso penal. Prolegómenos. Derechos y Valores14(27), 27-42.
  • Fattah, E. (2014). Victimología: pasado, presente y futuro. Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología33(1), 1-33.
  • Marchiori, H. (2004). Victimología. La víctima desde una perspectiva criminológica. Editorial Brujas.
  • Neuman, E. (1985). Las víctimas del sistema penal. Marcos Lerner Editora Córdoba.




Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here