Definición de vaginismo

El vaginismo es una disfunción sexual femenina por el cual la mujer experimenta contracciones involuntarias de los músculos del suelo pélvico que rodean la vagina, específicamente en el grupo de músculos pubococcígeo, esto conduce a un espasmo muscular generalizado que contrae y cierra la entrada en la vagina.

Debido a esta contracción espontánea, las mujeres que lo padecen pueden no ser capaces de introducirse tampones, someterse a exámenes ginecológicos o tener relaciones sexuales con penetración, dado que les resulta doloroso.

Afortunadamente en la mayoría de ocasiones la causa del vaginismo tiene un origen psicológico y son tratables.

Lo que debes saber sobre el vaginismo

He aquí algunos puntos clave sobre el vaginismo.

  • Hay muchas formas diferentes de vaginismo; los síntomas varían de persona a persona
  • El dolor causado por el vaginismo puede variar de leve a grave y provocar diferentes sensaciones
  • El vaginismo puede ser causado por factores emocionales, factores médicos o una combinación de ambos
  • El vaginismo es la principal causa de matrimonios no consumados
  • Esta disfunción puede ser tratada con una combinación de ejercicios físicos y emocionales
  • El vaginismo generalmente es curable

Clasificación de los tipos de vaginismo

Existen diferentes tipos de vaginismo que pueden afectar a las mujeres a cualquier edad.

  • Vaginismo primario: en este caso el dolor siempre ha estado presente y la mujer no ha logrado tener relaciones sexuales con penetración o no al menos sin dolor.
  • Vaginismo secundario: se produce cuando una mujer sí ha sido capaz de tener una función sexual normal y, por alguna causa, posteriormente ha dejado de poder.
  • Vaginismo situacional: está presente sólo en ciertas situaciones; por ejemplo, con el sexo, pero no durante los exámenes ginecológicos o inserción de un tampón.

El vaginismo primario a menudo lo experimentan las mujeres durante su primer intento de coito; por este motivo la pareja masculina no es capaz de insertar su pene en la vagina. Esta clasificación de vaginismo no sólo afecta a las relaciones sexuales, pero también puede afectar a la capacidad de una mujer para usar tampones y someterse a exámenes ginecológicos.

Además del dolor, las mujeres también pueden experimentar espasmos musculares generalizados y temporalmente dejar de respirar, síntomas que desaparecen cuando se detiene el intento de entrada de la vagina.

El vaginismo secundario se puede experimentar en cualquier etapa de la vida y puede afectar a mujeres que nunca han experimentado síntomas de vaginismo antes. A menudo, este tipo de vaginismo es causado por un evento específico; una infección, la menopausia, un evento traumático, el desarrollo de una condición médica, problemas de relación, la cirugía o el parto, por ejemplo.

Desafortunadamente, incluso después de que se corrija la condición médica subyacente, el dolor puede continuar debido a la respuesta condicionada del cuerpo que da lugar a los síntomas de vaginismo.

Los síntomas del vaginismo

Los síntomas del vaginismo varían según la mujer y pueden incluir:

  • Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia), descritas como ardor, picor o sensación de opresión que causa dolor
  • La penetración es difícil o imposible
  • Dolor sexual a largo plazo con o sin una causa conocida
  • El dolor durante la inserción de un tampón
  • El dolor durante el examen ginecológico
  • Espasmo muscular generalizado o interrupción de la respiración durante el intento de coito.

El vaginismo no impide que la mujer de excite sexualmente. Sin embargo, los síntomas pueden llevarla a que se sienta muy ansiosa durante las relaciones sexuales, motivo por el cual suelen evitar el sexo y la penetración vaginal.

Las causas del vaginismo

Las causas del vaginismo son variadas, puede ser causado por factores de estrés físico, estrés emocional o una combinación de ambos.

Desencadenantes emocionales de vaginismo

  • Temor al dolor o al embarazo
  • Ansiedad por no lograr el coito y sentimientos de culpa
  • Problemas con la pareja sexual: una pareja abusiva, sentimientos de vulnerabilidad
  • Eventos traumáticos en la vida: violación, historial de abuso
  • Malas experiencias durante la infancia

Desencadenantes físicos del vaginismo

  • Infección del tracto urinario
  • Enfermedades como el cáncer o la esclerosis múltiple
  • Parto
  • Menopausia
  • Cirugía pélvica
  • Juegos previos inadecuados
  • La disminución de la lubricación vaginal
  • Efectos secundarios de la medicación.

Muchas personas, ya sean hombres o mujeres, se ven afectados por algún tipo de disfunción sexual; no es algo que sea culpa de la persona, ni es algo de lo que avergonzarse. En la mayoría de los casos y con la ayuda de especialistas, la disfunción sexual puede ser resuelta con éxito.

Diagnóstico de vaginismo

El diagnóstico de vaginismo a veces es un proceso complicado y puede incluir uno o más especialistas, incluyendo ginecólogos, fisioterapeutas, terapeutas sexuales, psicólogos y consejeros. Durante la evaluación física, se llevará a cabo una historia clínica y un examen pélvico.

Asegurarse de posibles causas subyacentes al dolor es de vital importancia en el proceso de diagnóstico de vaginismo, ya que se diagnostica habitualmente a través del proceso de eliminación.

Tratamiento del vaginismo

El vaginismo puede ser tratado con éxito con la ayuda de especialistas en terapia sexual.

La cirugía no cura el vaginismo y puede incluso empeorar la condición. Además, no tratar la los desencadenantes emocionales puede empeorar la condición, dando lugar a una mayor duración y una mayor intensidad con la contracción del músculo implicado.

El tratamiento para el vaginismo normalmente incluye una combinación de:

  • Ejercicios de control del suelo pélvico: incluyendo la contracción muscular y actividades de relajación (ejercicios de Kegel) para mejorar el control de los músculos del suelo pélvico.
  • Entrenamiento en inserción y dilatación: ejercicios supervisados usando dilatadores de plástico puede ayudar a que la paciente sea menos sensible a la penetración.
  • Educación y asesoramiento: la información debe ser proporcionada por terapeutas experimentados, para ayudar a las pacientes a entender su dolor y los procesos por los que su cuerpo está pasando.
  • Apoyo emocional: permite a la mujer identificar, expresar y resolver los factores emocionales que pueden estar contribuyendo a su vaginismo.

El tiempo que tarda en solucionarse el vaginismo con éxito variará dependiendo de cada persona. La buena noticia es que el vaginismo es curable en un 95% de los casos.

Vaginismo: Causas, síntomas y tratamiento
5 (100%) 2 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.