Qué entendemos por personalidad

Antes de poder hablar concretamente sobre el TLP, es importante entender qué es la personalidad y cuando se puede hablar de trastorno.

La personalidad es el conjunto de los rasgos que mejor describen el modo de ser, de estar y de comportarse habitualmente de un individuo. Y gracias a esto, es posible predecir con bastante exactitud su funcionamiento en otros contextos, actividades o situaciones vitales. Los rasgos de personalidad sólo constituyen trastornos de la personalidad cuando son inflexibles y desadaptativos y cuando causan un deterioro funcional significativo o un malestar subjetivo.

Qué es el Trastorno Límite de la Personalidad o TLP

Una vez que conocemos esto se puede hablar sobre el Trastorno Límite de la personalidad. A nivel general se podría definir como un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen y la afectividad, y una notable impulsividad que comienza al principio de la edad adulta y se da en diversos contextos. De los trastornos de la personalidad es el más prevalente, entorno al 2% de la población lo padece.

El DSM-V (manual de diagnóstico de los trastornos mentales) habla de los siguientes criterios para poder diagnosticar este trastorno (tienen que manifestar mínimo 5):

  1. Esfuerzos desesperados para evitar el desamparo real o imaginado.
  2. Patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas que se caracteriza por una alternancia entre los extremos de idealización y de devaluación.
  3. Alteración de la identidad: inestabilidad intensa y persistente de la autoimagen y del sentido del yo.
  4. Impulsividad en dos o más áreas que son potencialmente autolesivas (p. ej., gastos, sexo, drogas, conducción temeraria, atracones alimentarios).
  5. Comportamiento, actitud o amenazas recurrentes de suicidio, o comportamiento de automutilación.
  6. Inestabilidad afectiva debida a una reactividad notable del estado de ánimo (p. ej., episodios intensos de disforia, irritabilidad o ansiedad que generalmente duran unas horas y, rara vez, más de unos días).
  7. Sensación crónica de vacío.
  8. Enfado inapropiado e intenso, o dificultad para controlar la ira (p. ej., exhibición frecuente de genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes).
  9. Ideas paranoides transitorias relacionadas con el estrés o síntomas disociativos graves.

Es importante comentar, que aunque estos son los criterios diagnósticos, suele ser difícil encontrar personas que manifiesten la sintomatología propia del trastorno límite de una forma parecida. Por ello, es importante centrarnos en cada caso, y realizar una buena evaluación y diagnóstico a nivel descriptivo y funcional.

En relación al tratamiento, para este tipo de casos lo ideal es un tratamiento combinado, es decir, psicoterapia junto con tratamiento farmacológico (se suelen utilizar ISRS y antipsicóticos atípicos).

En el tratamiento psicológico, hay que tener en cuenta que uno de los grandes retos en este tipo de casos es crear una buena alianza terapéutica, la inestabilidad emocional que viven los TLP y las dificultades relacionales llevan a muchas controversias también en el proceso terapéutico, por ello es importante desde un primer momento explicar el encuadre y los límites de la terapia.

En relación a los objetivos de intervención, autores como Millón, Linehan y Young sugieren que el tratamiento debe centrarse en establecer un claro sentido de la identidad, mejorar la capacidad para controlar las emociones y cambiar las creencias y los supuestos inadaptados. Por tanto, el tratamiento cognitivo-conductual suele ser uno de los enfoques de elección, ya que es necesario trabajar tanto a nivel conductual, emocional y cognitivo.

María Andreu Díaz- TCP Tu Centro de Psicólogos

No te olvides suscribirte a nuestro canal YouTube de Psicología y Educación

Una aproximación al Trastorno Límite de Personalidad (TLP)
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.