Trastorno Negativista Desafiante: causas, síntomas y tratamiento

Verificado Redactado por Marta Guerri. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 25 abril 2020.

El Trastorno Negativista Desafiante (su sigla en inglés es ODD) es un trastorno del comportamiento, normalmente diagnosticado en la niñez, que se caracteriza por comportamientos no cooperativos, desafiantes, negativos, irritables y enojados hacia los padres, compañeros, maestros y otras personas en posición de autoridad.

El Trastorno Negativista Desafiante es una pauta de comportamiento recurrente y persistente en la que se desafían las órdenes de las figuras de autoridad, comprobando una y otra vez los límites establecidos, ignorando órdenes, discutiendo, mostrando hostilidad hacia compañeros o adultos y molestándolos deliberadamente o agrediéndoles verbalmente. Se manifiesta de forma invariable en el contexto familiar, pudiendo manifestarse o no, en otros contextos como la escuela. Se muestra con mayor evidencia con adultos o compañeros muy conocidos.

En los años escolares puede haber baja autoestima, labilidad emocional, poca tolerancia a la frustración, uso de palabrotas, uso temprano de alcohol, tabaco y substancias ilegales. Son frecuentes los conflictos con padres, profesores y compañeros. Es común el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. También pueden aparecer trastornos del aprendizaje y trastornos de la comunicación.

Entre el 2% y el 16% según la población estudiada y los métodos de evaluación. Es más frecuente en varones que en mujeres hasta la pubertad pero las tasas parecen igualarse más tarde.

¿Qué causa el trastorno?

La causa precisa del trastorno no se conoce por el momento, pero se aventuran dos teorías primarias para explicar el desarrollo. Una teoría del desarrollo sugiere que los problemas comienzan cuando los niños tienen entre uno y dos años y medio de edad. Los niños y adolescentes que desarrollan el ODD pueden haber tenido dificultades para aprender a separarse de su figura de apego primaria y desarrollar habilidades autónomas. Las malas actitudes características del trastorno se consideran una continuación de las cuestiones normales durante el desarrollo que no fueron resueltas adecuadamente en los primeros años de vida.

La teoría del aprendizaje sugiere, sin embargo, que las características negativas son actitudes aprendidas que reflejan los efectos de las técnicas de refuerzo negativo empleadas por los padres y personas en posición de autoridad. Se considera que el empleo de refuerzos negativos por parte de los padres incrementa la frecuencia e intensidad de los comportamientos opositores en el niño que de este modo logra la atención, el tiempo, la preocupación y la interacción deseados con los padres o personas en posición de autoridad.

¿A quiénes afecta?

Los trastornos del comportamiento, como categoría, son sin duda la causa mas común de remisión a los servicios de salud mental para niños y adolescentes. Las estadísticas indican que el trastorno negativista desafiante afecta a 20 por ciento de la población de edad escolar. El ODD es más común en los niños que en las niñas.

Inicio y Curso del Trastorno

Se manifiesta antes de los 8 años habitualmente y no más tarde del inicio de la adolescencia. Los síntomas se mantienen meses o años y bastantes de los casos son antecedentes del Trastorno Disocial.

Patrón Familiar Trastorno

Es más frecuente en familias donde al menos 1 de los padres ha padecido: trastornos del estado de ánimo, Trastorno Negativista Desafiante, Trastorno Disocial, Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, Trastorno Antisocial de la Personalidad o Trastorno por Consumo de Substancias. También en familias en las que existen problemas conyugales graves.

Nina Desafiante

¿Cuáles son los síntomas principales?

La mayoría de los síntomas observados en niños y adolescentes que tienen el trastorno negativista desafiante también se observa a veces en niños que no lo padecen, especialmente alrededor de los 2 ó 3 años de edad o durante la adolescencia. Muchos niños, especialmente cuando están cansados, con hambre o disgustados, tienden a desobedecer, discutir con sus padres y desafiar la autoridad. Sin embargo, en los niños y adolescentes que tienen el trastorno negativista desafiante, estos síntomas ocurren de forma más frecuente e interfieren con el aprendizaje, el ajuste a la escuela y, algunas veces, con las relaciones del niño (o adolescente) con los demás.

Los síntomas del Trastorno Negativista Desafiante pueden incluir los siguientes:

  • Tiene rabietas frecuentes.
  • Tiene excesivas discusiones con los adultos.
  • Se niega a acceder a las solicitudes de los adultos.
  • Cuestiona constantenente las normas; se niega a obedecer las reglas.
  • Su comportamiento está dirigido a molestar o enojar a los demás, incluyendo a los adultos.
  • Culpa a otras personas por su mal comportamiento o errores.
  • Los demás le causan fastidio con facilidad.
  • Tiene frecuentemente una actitud de enojo.
  • Habla con severidad o poca amabilidad.
  • Se comporta deliberadamente de formas que suscitan venganza.

Los síntomas del ODD pueden parecerse a los de otras condiciones médicas o problemas del comportamiento. Siempre consulte con su pediatra (o el médico del adolescente) para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica este Trastorno?

Los padres, maestros y otras personas en posición de autoridad del entorno del niño o del adolescente suelen identificar al niño o adolescente que tiene ODD. No obstante, un psiquiatra infantil o un profesional de la salud mental capacitado es quien debe hacer el diagnóstico en los niños y adolescentes. Una historia detallada del comportamiento del niño por parte de los padres y maestros, observaciones clínicas del comportamiento del niño y, algunas veces, un examen psicológico contribuyen a realizar el diagnóstico. Los padres que advierten síntomas en sus niños o hijos adolescentes pueden ayudar procurando una evaluación y tratamiento tempranos. El tratamiento temprano puede prevenir a menudo problemas futuros.

Además, el trastorno negativista desafiante a menudo se manifiesta junto con otros trastornos de la salud mental, como los trastornos del estado de ánimo, de ansiedad, de conducta y el trastorno hiperactivo de déficit de atención, aumentando la necesidad de un diagnóstico y un tratamiento tempranos. Siempre consulte con el pediatra (o médico del adolescente) para obtener más información.

Diagnóstico Diferencial

Se distingue del Trastorno Disocial por la gravedad de los síntomas y no se diagnostica si existe éste. Suele asociarse a los trastornos del estado de ánimo y trastornos psicóticos de niños y adolescentes por lo que no se diagnostica si se hace con éstos. Se diferencia del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad por la falta de intencionalidad en el no seguir las órdenes y en que en éste no se da tan frecuentemente el desafío, si bien se puede establecer un diagnóstico doble de ambos trastornos. Una observación cuidadosa permite no confundir el síndrome con el Trastorno de Comprensión del Lenguaje y del negativismo o rebeldía de algunas etapas evolutivas.

Tratamiento

Estructura y duración del tratamiento

El tratamiento se lleva a cabo a lo largo de 20 sesiones, durante un período; aproximado de 5 a 6 meses. Cada sesión tiene una duración aproximada de 40 a 50 minutos y se realiza una sesión cada semana.

Componentes y características del tratamiento

  • El terapeuta asume el papel de entrenador en el tratamiento, su papel es activo: y directivo, contará historias planeadas de antemano sobre su vida personal para ilustrar ejemplos.
  • Los padres juegan un papel crítico en el tratamiento, acuden para aprender exactamente qué es lo que se está enseñando al niño. El terapeuta ayuda y modela a los padres en qué y cómo elogiar al niño. Los padres deben servir como terapeutas en las situaciones fuera de las sesiones.
  • Los componentes principales del tratamiento son los siguientes: Entrenamiento en solución de problemas mediante autoinstrucciones. Aproximación gradual de los tipos de problemas utilizados, desde problemas neutros, hasta problemas reales de la vida del niño. Modelado por parte del terapeuta, de la solución de problemas. Contingencias de reforzamiento social. Coste de respuesta. Retroalimentación y etiquetado de errores (al inicio del tratamiento, el terapeuta ofrece información sobre la ejecución utilizando el etiquetado concreto, y posteriormente utiliza el etiquetado conceptual). Autoevaluación. Menú de recompensas. Representación de escenas (role-play) a partir de la sesión 7. Desvanecimiento en tres niveles, a partir de la sesión 7. Procedimientos en vivo.

Sesiones del tratamiento

  1.  Establecimiento del rapport con el niño. Explicación de los pasos de resolución de problemas, los procedimientos del programa, sistema y uso de las fichas y menú de recompensas, coste de respuesta, y la autoevaluación.
  2. Enseñanza de los pasos de la solución de problemas, y de cómo las autoinstrucciones ayudan a no actuar impulsivamente.
  3. Los objetivos de esta sesión son enseñar al niño a seguir instrucciones, y continuar ayudándole a usar los pasos para la solución de problemas.
  4. Se usa el «Conecta 4» para enseñar al niño cómo aplicar lo aprendido a una situación de juego, y para facilitar que el terapeuta pregunte al niño sobre sus j problemas interpersonales, al tiempo que le sugiere cómo los pasos podrían usarse para resolver el problema.
  5. Se inicia la aplicación de los pasos de la solución de- problemas a les problemas interpersonales del niño.
  6. Se plantean situaciones interpersonales problemáticas de carácter hipotético como medio para considerar diferentes soluciones, y las consecuencias de cada una de ellas para el niño y para otros.
  7. Mediante representación de escenas se aplica lo aprendido a la solución de problemas interpersonales. Cada sesión se centra en una categoría distinta de interacción social.
  8. Inversión de papeles, para estimar lo aprendido en el tratamiento Aclaración de dudas. Resumen final de lo tratado.

Se trata de una pauta de comportamiento recurrente y persistente en la que se desafían las órdenes de las figuras de autoridad, comprobando una y otra vez los límites establecidos, ignorando órdenes, discutiendo, mostrando hostilidad hacia compañeros o adultos y molestándolos deliberadamente o agrediéndoles verbalmente. Se manifiesta de forma invariable en el contexto familiar, pudiendo manifestarse o no, en otros contextos como la escuela. Se muestra con mayor evidencia con adultos o compañeros muy conocidos.

Psicóloga con Máster en Terapia de la Conducta y la Salud. Máster en RRHH. Diplomada en Enfermería con postgrado en Salud Mental. Psicóloga especializada en terapia con familias con vulnerabilidad social en el Servicio de Orientación y Acompañamiento a Familias (SOAF).

9 comentarios en «Trastorno Negativista Desafiante: causas, síntomas y tratamiento»

  1. Hola hoy me acaba de decir la psicologa y la fonoaudiologa que mi hijo de 4 años tiene eso..tiene que seguir con el tratamiento pero ahora en enero cumple los 5 años y no me lo pueden aceptar ahi porque va a ir a otro jardin que no es municipal.soy de camino ruta 9 cordoba capital y necesitaria saber a donde puedo llevarlo para que me puedan seguir viendolo

    Responder
  2. Hola soy de Buenos Aires mi hija tiene trastorno Opositor.e informarias a dónde puedo dirigirme. Ya que hace terapia,pero me gustaría tener una consulta con gente que esté trabajando sobre este tema. Gracias

    Responder
  3. Hola Soy de buenos Aires donde puedo ir ? Tengo un hijo con ese problema y no encuentro solucion a pesar de que hace terapia creo que no es la adecuada.

    Responder
  4. hola, tengo un hijo de 16 años TDH desde los 4 años es posiblrle qu el cambie su forma deser o el queda asi con ensa asiedad, desespero

    Responder
    • tranquila tu hijo canvaira a largo que pasan los años pero pacienca i no te desesperes tanto tu apoñalo i dale amor ya veras como canviara

      Responder
  5. Hola. Tenemos un niño de 8 años diagnósticado y en tratamiento desde los 4 años por TND, pero no avanzamos. Estamos interesados en este tratamiento. Somos de Barcelona. Nos pueden indicar dónde se realiza la terapia?? Gracias.

    Responder
  6. Buenas tardes,

    tenemos un niño de 8 años que presenta estos síntomas, vivimos en Sna Sebastian de los Reyes (Madrid), podría indicarme algún centro donde re<alizar el tratamiento que indicant?

    gracias

    Responder
Deja un comentario