adiccion-pastillas

El Tramadol es un potente analgésico sintético del tipo opioide, que se administra para tratar el dolor entre moderado e intenso. Este fármaco actúa  sobre células nerviosas específicas de la médula espinal y del cerebro. A menudo se combina con paracetamol, ya que se sabe que en combinación mejora su eficacia.

Cómo funciona el Tramadol

El Tramadol es un inhibidor de la recaptación de norepinefrina y serotonina y un agonista débil del receptor μ-opioide. El tramadol se metaboliza a O-Desmetiltramadol (O-DSMT), un opioide significativamente más potente.

A diferencia de la mayoría de los opiáceos, el Tramadol es capaz de reducir el umbral convulsivo en humanos, así que no se recomienda que lo consuman personas que sufran de epilepsia, ni tampoco consumirlo en dosis altas (dosis mayores de 400 mg en una sola toma) ni combinar con otros medicamentos que también reduzcan el umbral convulsivo, como antidepresivos inhibidores de la recaptación de serotonina, medicamentos inhibidores de la monoaminooxidasa, antidepresivos tricíclicos y otros estimulantes del sistema nervioso central.

Durante algún tiempo se creyó que el Tramadol no era una droga puramente sintética después de su aparente descubrimiento en las raíces de un árbol. Posteriormente, estos informes demostraron ser erróneos, ya que el Tramadol había sido excretado por vacas tratadas con la droga, lo que provocó que esta sustancia se filtrara en las raíces a través de la orina.

Efectos secundarios del Tramadol

Efectos físicos del Tramadol

  • Alivio del dolor
  • Picazón: presenta este posible efecto secundario debido a la liberación de histamina.
  • Estimulación: este compuesto es considerablemente más estimulante que la codeína y la diacetilmorfina, debido a sus efectos como un inhibidor de la recaptación de la serotonina.
  • Estreñimiento
  • Sequedad de boca
  • Sedación
  • Dependencia

Efectos cognitivos del Tramadol

  • Euforia
  • Desinhibición
  • Sensación de dicha emocional, satisfacción y felicidad.
  • Mejora de empatía, afecto y sociabilidad
  • Ansiedad: mientras que el Tramadol tiene tendencia a reducir la ansiedad, también puede causarla bajo ciertas condiciones. Este efecto posiblemente se puede atribuir a las propiedades noradrenérgicas de esta sustancia.
  • Aceleración del pensamiento

Efectos adversos del tramadol

Al igual que otros medicamentos narcóticos, el Tramadol puede disminuir el ritmo respiratorio, pudiendo causar la muerte si la respiración se vuelve demasiado débil.

Los efectos secundarios más comunes y leves son:

  • Dolor de cabeza, mareos, somnolencia, sensación de cansancio
  • Estreñimiento, diarrea, náuseas, vómitos, dolor de estómago
  • Sentirse nervioso o ansioso
  • Picazón, calor, sudoración, enrojecimiento o sensación de hormigueo

Otros efectos secundarios más peligrosos incluyen:

  • Respiración superficial y ruidosa
  • Ritmo cardíaco lento o pulso débil (bradicardia)
  • Sensación de mareo, como si se desmayara
  • Convulsiones
  • Pérdida del período menstrual
  • Impotencia, problemas sexuales, pérdida de interés por el sexo
  • Los bajos niveles de cortisol pueden dar: náuseas, vómitos, pérdida del apetito, mareos, cansancio y debilidad
  • Deshidración
  • Dificultad para orinar
  • Redosificación compulsiva
  • Insomnio
  • Dependencia

Los efectos secundarios graves son más probables en adultos mayores, personas con sobrepeso, desnutridas o debilitadas.

El consumo a largo plazo de medicamentos opioides puede afectar la fertilidad (capacidad de tener hijos) en hombres o mujeres. No se sabe si los efectos opioides sobre la fertilidad son permanentes.

Toxicidad y potencial de daño

El Tramadol puede ser adictivo, especialmente con uso prolongado, pero tiene una baja toxicidad en relación con la dosis. Al igual que con todos los opioides, los efectos a largo plazo pueden variar, pero pueden incluir disminución de la libido, apatía y pérdida de memoria. También es potencialmente letal cuando se mezcla con otros depresores del SNC como el alcohol o las benzodiazepinas. Tampoco debe tomarse durante la abstinencia a las benzodiacepinas, ya que esto puede causar convulsiones.

Interacciones peligrosas

Aunque muchas sustancias psicoactivas son seguras por sí mismas, pueden volverse peligrosas e incluso amenazar la vida cuando se combinan con otras sustancias. Ciertas combinaciones pueden ser seguras en dosis bajas de cada fármaco, pero aun así aumentan el riesgo potencial de muerte. Algunas de las interacciones más peligrosas son con las siguientes sustancias:

  • Depresores (1,4-butanodiol, alcohol, benzodiazepinas, barbitúricos, GHB / GBL, metacualona, opiáceos): esta combinación potencia la relajación muscular, la amnesia, la sedación y la depresión respiratoria. En dosis altas, puede conducir a una pérdida repentina e inesperada de la conciencia junto con fuerte depresión respiratoria. También hay un mayor riesgo de vómitos mientras se está inconsciente y peligro de muerte por la asfixia resultante de una broncoaspiración.
  • Estimulantes: puede ser peligroso combinar depresores con estimulantes debido al riesgo de intoxicación excesiva accidental. Los estimulantes enmascaran el efecto sedante de los depresores, que es el principal factor que la mayoría de la gente usa para medir su nivel de intoxicación. Una vez que los efectos estimulantes desaparecen, los efectos del depresor aumentarán significativamente, lo que provocará una desinhibición intensificada, pérdida de control del motor y estados de exclusión peligrosos. Esta combinación también puede potencialmente provocar deshidratación severa.
  • Disociativos: (también conocidos como anestésicos disociativos) son una clase de alucinógeno. Los miembros de esta clase de drogas se caracterizan por producir percepciones sensoriales distorsionadas y sentimientos de desconexión o desapego del entorno y del yo. Esta combinación de sustancias puede potenciar de manera impredecible la amnesia, la sedación, la pérdida de control motor y los delirios. También puede provocar una pérdida repentina de la conciencia acompañada de un grado peligroso de depresión respiratoria.
  • Psicodélicos: se sabe que Tramadol reduce el umbral convulsivo y se cree que las drogas psicodélicas como el LSD son desencadenantes potenciales de las convulsiones, especialmente en aquellas personas que están predispuestas a ellas.

Referencias

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/anie.201305697/abstract
https://doi.org/10.1007/BF03161089
https://www.drugs.com/tramadol.html
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18499628

Tramadol, un opiáceo para el dolor
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.