La tradición biológica en salud mental puede remontarse a Hipócrates, médico y filósofo griego, que fue el primero en explicar los orígenes naturales de las enfermedades del alma y del cuerpo. Resaltó, por tanto, el factor fisiológico que las provocaba y propuso un tratamiento específico para cada una de ellas.

En el caso de las enfermedades del alma, Alcmeón de Crotona, en el siglo VI a. C. fue el primero en relacionarlas con el cerebro, porque lo asociaba como la cuna del razonamiento y de los pensamientos correspondientes del alma.


Además propuso la integración adecuada de contrarios; es decir, de estímulos internos y externos como indicadores de salud. La falta de consonancia entre estos opuestos sería tomado como colisión o “discrasia”.

La condición no patológica, el estado hedónico, sería el equilibrio o “crasia”. Otros autores como Empédocles cobran relevancia al considerarse el punto de partida para la teoría de los cuatro humores, basada en la interacción entre los elementos y cualidades (fuego/calor, tierra/sequedad, agua/humedad, aire/frio).

Esta teoría revolucionaria iba radicalmente en contra de los sacerdotes, que aun mantenían el método de curación religioso para la causa del padecimiento físico y mental, tal y como se vio en el artículo de la tradición sobrenatural en psicopatología.

Los inicios de la tradición biológica en la psicopatología: Hipócrates

La Antigüedad Clásica se estima como un periodo crítico y de suma importancia en la historia del desarrollo humano. De hecho, aquí se dio el florecimiento de la medicina occidental.

Se fundó la primera escuela de medicina en la isla de Cos considerando a Hipócrates (460 a.C.-370 a.C). como el principal promotor de esta nueva rama de la ciencia, siendo reconocido como el padre de la medicina.

Empezó a buscar una causa orgánica para las enfermedades que aquejaban a la mente y al cuerpo, en oposición a las ideas sobrenaturales de maldición o posesiones, dejando de lado el término “locura” y asignándole el de “enfermedad”.

Hipócrates y sus seguidores retomaron la teoría humoral, que defendía la idea de que para que exista salud en la naturaleza humana debería de haber un equilibrio entre los cuatro humores: sangre, flema, bilis negra y bilis amarilla, que correspondían a un órgano específico. Por lo tanto, algún tipo de desequilibrio en su funcionamiento sería la causa de una enfermedad específica.

HumoresÓrganos
SangreCorazón
FlemaCerebro-Pulmón
Bilis AmarillaHígado
Bilis NegraBazo-Estómago

 

Hipócrates y la psicopatología

Hipócrates creía que los dioses, asociados a las leyes naturales, intervenían solamente en la curación, pero consideraba que la causa física de la dolencia debía ser descubierta por el médico.

Con respecto al origen de los trastornos mentales coincidió con Alcmeón, concluyendo que se trata de un desequilibrio de humores en el cerebro. Además, hizo una primera clasificación de los trastornos:

  • Frenitis
  • Melancolía
  • Manía

La histeria fue uno de los trastornos no mentales, investigado por Hipócrates recogiendo datos y mediante observación de síntomas, donde concluía que se debía a la desubicación del útero por la carencia de relaciones sexuales, considerando a este órgano como cambiante.

Su contribución en el área de medicina tuvo tal impacto que se la reconoció como un conocimiento inductivo efectivo y fue la base para teorías futuras como la de Galeno y los tipos de temperamento.

Los 4 tipos de temperamento humano

Platón y Aristóteles

La irrupción en escena de Platón (429-347 a.C.) y sus nuevas tesis hacen que, poco a poco, se vaya desechando la idea hipocrática en lo que se refiere a la enfermedad mental. Platón desarrolló la idea de que un elemento etéreo, no material, casi mágico de cada persona influía en su forma de comportamiento.

Así apareció el planteamiento dualista, que expresaba la fusión de mente y cuerpo, dando como resultado dos almas: racional e irracional.

Platón manifestaba que la enfermedad mental se daba cuando se perdía la conexión estable entre estas dos almas, afectando al alma irracional.

Aristóteles, discípulo de Platón, apoyaba esta teoría, pero señaló que no era posible separar estas dos almas, ya que trabajan en conjunto formando una unidad. Además señalaba que el alma irracional no se podía enfermar debido a su origen espiritual e inmortal, regresando a la importancia de la estructura física para que se dé el trastorno.

Asclepíades (Siglo I a.C.)

Asclepíades, aunque no aceptó la teoría de los cuatro humores, fue el primero que realizó la diferenciación entre las ilusiones, alucinaciones y delirios.

Además, clasificó  las enfermedades mentales como agudas y crónicas. La teoría de este exponente se basa más en las influencias ambientales y su posición va totalmente en contra de las técnicas terapéuticas inhumanas realizadas con el fin de liberar a seres mágicos.

Asentamiento de la tradición biológica: Cicerón (106-43 a.C.) y Plutarco (46-120 d.C.)

Los trastornos mentales fueron investigados por otros médicos romanos como Cicerón y Plutarco, dentro de la tradición biológica.

Cicerón le dio gran énfasis al componente moral y filosófico describiendo dos estados emocionales:

  • Insania: Desequilibrio y falta de serenidad
  • Furor: mucho más intensa, desencadenaba actitudes negativas por el colapso de las habilidades mentales, haciendo que el individuo actuara de forma contraria a las leyes

Por otro lado, Plutarco mostró interés por las descripciones clínicas y traumas de las personas que habían sufrido un desequilibrio psíquico. Fue uno de los pioneros en estudiar lo que 2000 años más tarde se conocería como TEPT o Trastorno por Estrés Postraumático.

La expansión de la tradición biológica: Galeno (130-200 d.C.)

En la época de los descubrimientos de Galeno hay que resaltar a los médicos Areteo y Sorano que se esforzaron en definir convenientemente el concepto de enfermedad mental.

  • Las personalidades premórbidas fueron el foco inicial de interés de Areteo, quien, después de muchos trabajos de observación, expuso que los trastornos mentales son simplemente procesos normales que habían sufrido un problema en su evolución, exagerando los rasgos de la personalidad de un paciente normal
    • Por último, dio algunas referencias sobre cómo el mismo paciente podría oscilar entre estados de manía y depresión, al estado de lucidez
  • Sorano sobresalió por su insistencia en buscar formas de entrenar personas especializadas para el cuidado de los enfermos mentales y el desarrollo terapéutico humanista. Además se encargó de extender la clasificación de los trastornos mentales elaborada anteriormente por Hipócrates, añadiendo la histeria y la hipocondría

Galeno y la teoría de los humores: El alma de la tradición biológica

Las tesis de Galeno fueron las que más predominaron entre los médicos de su época. Organizo y resumió toda la información obtenida de autores anteriores sobre las enfermedades mentales.

Además hizo críticas, observaciones y modificó el sistema médico establecido, el cual se usó durante varios siglos casi como dogma.No era muy diferente al planteamiento hipocrático, aunque con algunos matices.

Su mayor aportación fue la teoría postulada sobre los temperamentos o tipos de personalidades. Presentó nueve mezclas principales de categorías temperamentales. Más tarde las reduciría a las cuatro más predominantes.

Otra idea de Galeno, que tuvo una notable importancia, fue su concepción sobre el miedo y su presencia durante las alteraciones, las cuales complican aún más el trastorno mental.

Sin embargo, discrepa con Hipócrates en relación a la idea del útero, ya que no lo considera como un órgano cambiante. Además, se opone a otros autores como Séneca, y su idea de que la razón es la única causante de las enfermedades.

Teoría de los Humores: Relación de temperamentos con sus características

Temperamentos Características
SanguíneoInestable, optimista y romántico de contextura robusta
ColéricoIrritable, impaciente y analítico. Postura esbelta de rasgos serios.
MelancólicoSensible, pesimista, depresivo pero intuitivos, suelen ser muy reflexivos y creativos, contextura muy delgada.
FlemáticoApático, calmado, indiferente y muy rutinario. Su forma corporal es obesa.

 

Aunque no se tiene mucha información acerca de cómo trataba Galeno las afecciones psíquicas, se sabe que proveía cuidados a personas a través de terapias muy variadas que iban desde el ayuno hasta duchas de agua fría.

Además, fue uno de los primeros en usar la “psicoterapia” como método, donde existía un mentor que resaltaba defectos y guiaba al paciente a obtener el control emocional basándose en el discurso dirigido.

Referencias

Peña-Herrera, B. (2018) Psicopatología General. Samborondón: Universidad Espíritu Santo – Ecuador.



Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here