Tomás, sale de su casa y necesita regresar y revisar varias veces si dejó las llaves del gas cerradas para no causar un accidente.

Olivia, se lava 3 o 4 veces las manos, cada vez que llega de la calle porque supone que puede contaminarse o contaminar a su familia.


Carlos, necesita contar los pasos de su casa a su oficina y piensa que, si no cuenta mil doscientos cincuenta y un pasos, algo malo le puede pasar a él y a sus padres.

Tadeo, inspecciona su casa antes de salir y llegando a ella. Nada puede estar fuera de su control. Supone que, si encuentra algo desalineado, sucio o fuera de lugar podría ser materialmente el fin del mundo.

Omar, es una persona muy sociable sin embargo a menudo le atormenta pensar que quiere darle, un golpe a sus interlocutores mientras ellos están hablando. Simplemente son pensamientos que vienen y controlan su mente y esto le hace sentir culpa y molestia. Sabe que nunca dañaría a alguien, pero esto le hace sentir muy intranquilo.

Carolina, es una mujer muy religiosa, pero a menudo se contiene cuando está en la iglesia pues quisiera gritar obscenidades y blasfemias. De la misma manera le atormenta el hecho de tener pensamientos sexuales que considera inmorales y prohibidos.

¿Qué tienen en común todos estos personajes? Presentan síntomas de lo que en Psicología se conoce como: Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

Antecedentes

La ansiedad -miedo crónico que mantiene en ausencia de una amenaza directa- es un correlato psicológico habitual del estrés. La ansiedad es adaptativa si motiva conductas de afrontamiento efectivas; sin embargo, cuando se vuelve tan grave que altera el funcionamiento normal, se conoce como trastorno de ansiedad. Los cinco trastornos de ansiedad principales son: el Trastorno de Ansiedad Generalizada, los Trastornos Fóbicos de Ansiedad, los Trastornos de Pánico, el Trastorno por Estrés Postraumático y el Trastorno Obsesivo Compulsivo (Pinel, 2007, p. 512).

Alguna vez se pensó que era un trastorno raro, hoy se sabe que afecta a entre 2% y 3% de la población. Las características principales son las obsesiones recurrentes (persistencia de pensamientos, imágenes o impulsos intrusivos que provocan ansiedad que los pacientes reconocen como sensoriales) y las compulsiones (comportamientos o rituales repetitivos que se realizan en respuesta a obsesiones en un esfuerzo por neutralizar la ansiedad, tales como un excesivo: checar, lavar, contar o tocar, entre otras) (Cullari, 1998).

Definición

El Trastorno Obsesivo Compulsivo, es un trastorno de ansiedad, caracterizado por obsesiones y compulsiones recurrentes que consumen demasiado tiempo o causan un malestar o deterioro significativos (Halgin &Krauss, 2004, p. 603).

Para el diccionario de la APA (2010), el trastorno obsesivo compulsivo, lo define como: un trastorno de ansiedad caracterizado por obsesiones, compulsiones recurrentes o ambas que consumen tiempo (más de una hora al día), generan una angustia significativa o infieren en el funcionamiento del individuo. Las obsesiones y compulsiones se reconocen como algo excesivo o poco razonable (APA, 2010, p. 548).

Como puede observarse ambas definiciones comparten dos síntomas significativos las obsesiones y las compulsiones, además del tiempo que irrumpe en el cerebro de quien las padece. Estos elementos pueden presentarse en personas inteligentes y cultivados, pero también en sujetos enfermos.

¿Qué son las obsesiones y las compulsiones?

  • Obsesión, es un pensamiento, idea, imagen o impulso persistente que se experimenta como algo molesto e inapropiado y que genera una marcada ansiedad, angustia o incomodidad. Entre las obsesiones más comunes se hayan pensar persistentemente en la contaminación, la necesidad de tener las cosas en un determinado orden (simetría) o secuencia, las dudas persistentes, los impulsos agresivos u horrorosos y las imágenes sexuales. Las obsesiones se distinguen de las preocupaciones excesivas por incidentes cotidianos en que no guardan relación con problemas reales. La respuesta a una obsesión suele ser un esfuerzo por ignorar o suprimir el pensamiento o impulso o neutralizarlo por una compulsión (APA, 2010). Resultando así, las obsesiones actos intrusivos, involuntarios, absurdos, parasitarios y recurrentes que generan angustia y ansiedad.
    • Se pueden distinguir diferentes tipos de obsesiones a saber:
      • Agresivas (miedo a dañarse así mismo o a otros, miedo a decir obscenidades, miedo a provocar un gran desastre local o mundial),
      • Por contaminación (molestia por residuos pegajosos, preocupación por contaminarse o contaminar a otros por causa de desechos o secreciones corporales o suciedad de diversas categorías),
      • Sexuales, (pensamientos prohibitivos, perversos, ofensivos y agresivos, sin que ello denote realmente la intención de llevarlos a cabo),
      • Acumuladores, (pueden estar relacionados a la acumulación de dinero o cosas sin importancia, tales como objetos desechados por otros en la basura o en la calle, pero que para el acumulador pueden tener un significado de darles un uso productivo más adelante),
      • Religiosas, (relacionados con el bien y el mal, la blasfemia, el pecado o el sacrilegio),
      • Relacionados con la necesidad de simetría o exactitud (el simétrico o el calculador con exactitud espuria, necesita poner orden a diversos objetos en la casa o donde le sea posible con el fin de no causar un desorden en el mundo exterior),
      • Relacionados con la limpieza, (lavarse las manos o el cuerpo de forma excesiva y ritualizada),
      • Relacionados con la verificación, (verificar el cerrado de puertas, perillas de la estufa, el apagado de la luz o cualquier otro dispositivo o aparato),
      • Otros más se relacionan con la necesidad de: tocar, golpear, contar, sobar, leer o escribir y muchas más).
    • Compulsión, tipo de conducta (p. ej., lavado de manos o revisión) o un acto mental (p. ej., contar, rezar) en que se involucra el individuo para reducir la ansiedad o la angustia. Por lo general el individuo se siente impulsado u obligado a realizar la compulsión para reducir la ansiedad asociada con una OBSESIÓN o para impedir un evento o situación temida. Las compulsiones también pueden tomar la forma de actos rígidos o estereotipados basados en reglas idiosincráticas que no tienen una base racional (p. ej., tener que realizar una tarea de cierta forma. Las compulsiones no proporcionan placer o gratificación y son desproporcionadas o irrelevantes para la situación temida que deben neutralizar (APA, 2010). Así, las compulsiones como: contar, rezar, checar, ordenar, limpiar, recordar cosas sin sentido, dibujar letras con la lengua en el paladar, persignarse, no pisar las líneas de los pisos, repetirse frases, acumular, tener pensamientos religiosos o sexuales inapropiados, se activan con el fin de neutralizar, reducir o bajar las perturbaciones creadas por las obsesiones.

De esta forma podemos distinguir diferentes tipos de obsesivos compulsivos en donde se presentan obsesiones acompañadas de compulsiones justo para neutralizar la obsesión o al menos internar reducirla:

OBSESIONESCOMPULSIONES
OrdenadoresOrientados a lograr la simetría, la organización, la reorganización por el tamaño, la forma y el color.
Limpiadores / LavadoresBuscarán no mancharse, no guardar, polvo, usar guantes, tener todo con una limpieza hospitalaria.
VerificadoresVerificarán los aparatos, dispositivos o cerraduras en su casa o trabajo.
Perfeccionistas / AutocríticosNada estará bien, sino lo hacen ellos mismos y como su nombre lo indica, son sus principales críticos y sobre todo los más destructivos consigo mismos. Analizan, analizan y analizan y se paralizan, no realizando sus actividades.
RepetidoresRepetirán frases de todo tipo (ecolalia), simples o complejas, positivas o negativas.
ContadoresComo su nombre lo indica, amantes de las cifras y de contar las cosas productivas y no productivas.
RitualizadoresNo podrán hacer sus actividades rutinarias, si no están mediadas por una serie de rituales simples o complejos, que se podrán ir agravando y volviendo cada vez más sofisticados y paralizantes e incapacitantes.
Sexuales / ReligiososTendrán pensamientos prohibitivos, blasfemos y pecaminosos.
Coleccionistas o acumuladoresPodrán coleccionar todo tipo de objetos generalmente inservibles.

Diferentes enfoques en la explicación del Trastorno Obsesivo Compulsivo

Existen diferentes enfoques para explicar el TOC, y todos ellos obedecen a diferentes enfoques o que presentan un cierto grado de desorganización en sus sistemas, pero que se reúnen en la presencia del trastorno. Por ello, presento diferentes vías de explicación a modo de contar con un enfoque de criticalidad autoorganizada (diferentes sistemas desorganizados que se reúnen en un solo evento, en este caso la persona que padece el trastorno), a saber:

La Neurociencia Cognitiva del TOC

Las alteraciones en la corteza prefrontal producen un amplio abanico de síntomas. El lóbulo frontal, está extensamente conectado con el resto del cerebro, por lo que un daño en el resto del cerebro alterará la corteza prefrontal y viceversa. Ello produce síndromes prefrontales y son bastante comunes entre los trastornos: neurológicos, psiquiátricos y del neurodesarrollo.

Por lo tanto, las disfunciones conocidas como “síndromes frontales”, no siempre implican una lesión directa en el lóbulo frontal. Por el contrario, pueden ser producidas por efecto remoto de lesiones en regiones distantes. Ya sean alteraciones morfológicas o bioquímicas, que conectan el lóbulo frontal con otras estructuras como los ganglios basales o el tronco del encéfalo. Muchos de los síntomas asociados a diferentes síndromes frontales se observan también en trastornos psiquiátricos, tales como: el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, la esquizofrenia y la depresión grave (Redolar, 2015, p. 735). También es el caso del Trastorno Obsesivo Compulsivo el cual presenta como mucha rigidez mental y constancia en sus pensamientos y en sus acciones.

Enfoque biológico genético

Algunos autores (Jonnal, 2000; Pato,2001) lo consideran un trastorno de tipo genético, que refleja anormalidades en los ganglios basales, que son áreas subcorticales del cerebro involucradas en el control de los movimientos motores. En estos casos pueden estar involucrados los sistemas que implican al glutamato, la dopamina, la serotonina y la acetilcolina, afectando el funcionamiento de la corteza prefrontal. Así mismo, presentan niveles elevados de actividad en los centros cerebrales del control motor de los ganglios basales y de los lóbulos frontales. Dichas estructuras cerebrales presentan hiperactividad como si todo el tiempo estuvieran trabajando tiempo extra.

Los niveles anormales de serotonina, también están asociados a un amplio espectro de trastornos como son, además del TOC: la somatización la hipocondriasis, los trastornos alimentarios, la ludopatía, el trastorno límite de la personalidad y los trastornos que incluyen impulsos incontrolables como arrancarse el cabello (tricotilomanía), rascarse la cara o el trastorno de compras compulsivas (del inglés compulsive buying disorder).

Comorbilidad Psiquiátrica

Por la similitud de algunas conductas, tales como el impulso incontrolado de gritar obscenidades en lugares inapropiados, se le ha asociado también a la presencia del Síndrome de Tourette.

El Síndrome de Gilles de la Tourette (Síndrome de Tourette o ST) es un trastorno neurológico que se manifiesta primero en la infancia o en la adolescencia, antes de los 18 años. El síndrome de Tourette se caracteriza por muchos tics motores y fónicos que perduran durante más de un año. Por lo general, los primeros síntomas son movimientos involuntarios (tics) de la cara, de los brazos, de los miembros o del tronco. Estos tics son frecuentes, repetitivos y rápidos. El primer síntoma más habitual es un tic facial (parpadeo, contracción de la nariz, muecas). Pueden reemplazarlo o agregarse otros tics del cuello, del tronco y de los miembros. También, hay tics vocales. Estos tics vocales (vocalizaciones) generalmente se producen junto con los movimientos. Las vocalizaciones pueden incluir gruñidos, carraspeos, gritos y ladridos. También pueden expresarse como coprolalia (el uso involuntario de palabras obscenas o de palabras y frases inapropiadas en el contexto social) o copropraxia (gestos obscenos) (Tourette Association of America, 2019).

Enfoque Psicológico

Van a depender del enfoque psicológico de donde proceden.

  • El enfoque conductual, considera la conducta actual como un producto de rasgos particulares de la conducta anterior (estímulo-organismo-respuesta). Se afirma que los síntomas del TOC se establecen a partir de un proceso de condicionamiento, en el que sus conductas se asocian con el alivio momentáneo de la ansiedad.
  • El enfoque cognitivo conductual, los asocia a patrones de pensamientos relacionados con distorsiones cognitivas de la realidad, los cuales contribuyen al desarrollo y mantenimiento de los síntomas. Se establecen mediante distorsiones cognitivas (Obsesión: ideas de estar contaminado) y se alivia la ansiedad con otras distorsiones cognitivas (Compulsión: lavarse repetidamente las manos).
  • El enfoque cognitivo, no tiene un paradigma único. Se analizan estructuras (áreas cerebrales específicas), procesos (todo el intercambio y procesamiento de información a nivel molecular; es decir, todos los mensajeros químicos y la actividad eléctrica a nivel cerebral y corporal) y productos (la conducta en sí). Solo se menciona por razones de espacio un ejemplo del análisis memorístico en donde diferentes tipos de memorias a corto y a largo plazo se asocian con conductas, pensamientos y emociones y para neutralizar esos pensamientos obsesivos, se presentan otras memorias conductuales, icónicas, semánticas o secuenciales a manera de compulsiones para neutralizar a las primeras.

Criterios Diagnósticos, de acuerdo al manual: DSM V

A continuación, se presentan los criterios diagnósticos, de manera resumida:

Las obsesiones se definen según los dos aspectos siguientes:

  • Pensamientos, impulsos o imágenes mentales que se repiten constantemente. Estos pensamientos, impulsos o imágenes mentales son indeseados y causan mucha ansiedad o estrés.
  • La persona que tiene estos pensamientos, impulsos o imágenes mentales trata de ignorarlos o de hacer que desaparezcan.

Las compulsiones se definen según los dos aspectos siguientes:

  • Conductas (por ejemplo, lavarse las manos, colocar cosas en un orden específico o revisar algo una y otra vez como cuando se verifica constantemente si una puerta está cerrada) o pensamientos (por ejemplo, rezar, contar números o repetir palabras en silencio) que se repiten una y otra vez o según ciertas reglas que se deben seguir estrictamente para que la obsesión desaparezca.
  • La persona siente que el propósito de estas conductas o pensamientos es prevenir o reducir la angustia, o evitar una situación o acontecimiento temido. Sin embargo, estas conductas o pensamientos no tienen relación con la realidad o son claramente exagerados.

Además, se deben cumplir las siguientes condiciones:

  • Las obsesiones o compulsiones consumen mucho tiempo (más de una hora por día), o causan una intensa angustia o interfieren en forma significativa con las actividades diarias de la persona.
  • Los síntomas no se deben al consumo de medicamentos u otras drogas ni a otra afección.
  • Si la persona padece otro trastorno al mismo tiempo, las obsesiones o compulsiones no se pueden relacionar tan solo con los síntomas del trastorno adicional. Por ejemplo, para recibir el diagnóstico del TOC, una persona que padezca un trastorno de la alimentación también debe tener obsesiones o compulsiones que no se relacionen solo con los alimentos.

Tratamiento

Generalmente se utiliza un modelo combinado que integra: …

  • La psicoterapia cognitivo conductual, en donde se trata de neutralizar los afectos y emociones de los pacientes con nuevas asociaciones que los liberan de sus estados de ansiedad.
  • La tecnología del campo electromagnético pulsante de baja frecuencia, que equilibra las cargas eléctricas del cuerpo a nivel celular y permite un proceso de autoequilibrio, relajación y autosanación a nivel molecular.
  • El uso de antidepresivos, ansiolíticos, antidepresivos y algunos medicamentos inhibidores de la recaptura de la serotonina.

Bibliografía

American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders, fifth edition: DSM-5.  Washington, DC: 2013.

APA (2010) Diccionario conciso de Psicología, México: Editorial Manual Moderno.

Cullari S. (1998) Foundations of Clinical Psychology, United States of America, Edited by Salvatore Cullari.

Halgin R. & Krauss S. (2004) Psicología de la anormalidad, México, Editorial McGraw Hill.

Jonnal A. H., Gardner C.O. Presscott C. A. & Kendler, K.S. (2000) Obsessive and compulsive symptoms in a general population sample of female twins. American Journal of Medical Genetics, 96, 791-796.

Pinel J. (2007) Biopsicología, Madrid España, Editorial Pearson.

Redolar D. (2015) Neurociencia Cognitiva, Madrid, Editorial Médica Panamericana.

Pato M. T., Schindler K. M. & Pato C. N. (2001) The genetics of obsessive-compulsive disorder, Current Psychiatry Reports, 3, 163-168.

Tourette Association of America (2019) ¿Qué es el síndrome de Tourette? consultado el 7 de septiembre del 2019, en red: https://tourette.org/about-tourette/overview/espanol/medicos/que-es-el-sindrome-de-tourette/

Juan Antonio Barrera Méndez
Psicólogo terapeuta individual y de pareja. Ha sido, durante más de 16 años, profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (México D. F.) en el área de Psicología. Participa como conferenciante en su país y el extranjero, también destaca como especialista en televisión, radio y otros medios. Es escritor de varios libros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here