familia feliz
Constelaciones familiares

Las Constelaciones Familiares son una forma de intervención terapéutica que se encuadra dentro de la Terapia Gestalt, en la cual se da importancia fundamental a las imágenes. A partir de las imágenes que van apareciendo en la constelación, se puede comprender y tratar de recomponer el sistema familiar de la persona que consulta.

Diferencias entre la terapia Gestalt y las terapias tradicionales

Las terapias convencionales no dan importancia a los hechos. Solo tienen en cuenta lo que ha sucedido en la vida de la persona que consulta y, como máximo, se interviene en la relación que mantiene la persona con su familia o con su ambiente. Bert Hellinger, que es quien dio cuerpo a este nuevo enfoque de intervención terapéutica, da mucha importancia a los hechos ocurridos en la familia: los hechos relacionados con la vida (la sexualidad) y con la muerte. Tiene importancia, por ejemplo, la muerte de los padres cuando el hijo es aun muy pequeño, los niños muertos prematuramente, los sucesos de guerra, las muertes traumáticas, los abortos provocados…. También tienen importancia los hechos ocurridos en referencia a la sexualidad: las violaciones, les antiguas parejas… También les ruinas familiares, las emigraciones…

En les terapias convencionales no se da importancia a los hechos porque están en el pasado, en un pasado lejano a veces. Pero lo que Hellinger ha descubierto, desde su experiencia en constelaciones, es que cuando alguno de estos hechos no ha estado suficientemente elaborado, es decir, no se le ha dado importancia, se intenta no recordar… en una palabra, ha quedado excluido del pensamiento familiar, se refleja después en algún miembro posterior de la familia, aunque sean muy lejanos, los hechos, afectan al sistema familiar, al alma familiar, como le llama Hellinger. Esta alma familiar es como una red, como una conciencia que engloba a toda la familia. Los miembros de una familia están unidos por lazos invisibles i por amor…  y cuando algún hecho no ha sido aceptado, o alguien ha sido excluido, el alma familiar no lo tolera.

La importancia del orden familiar

En una constelación siempre nos hemos de plantear quien ha de ser reintegrado en la familia y darle un lugar en nuestro corazón. Puede ser un niño abortado, puede ser un padre muerto prematuramente, puede ser un familiar que se considera la oveja negra de la familia, puede ser una primera mujer o novia que no se quiere recordar por algún motivo: se le hizo daño, fue menospreciada… Estos excluidos siempre son representados por otro miembro posterior de la familia reaparecen en el sistema familiar. Es como una nueva oportunidad que se otorga el sistema para sanarse.

Los miembros familiares están unidos de forma profunda por el amor, siempre,  pero para que este amor ayude a nuestro crecimiento, ha de estar ordenado. Este orden comporta que a los miembros posteriores no deben adjudicarse situaciones que son de los anteriores. A veces los hijos están tan ligados a sus  padres o a sus antepasados que fueron excluidos, que murieron… que les quieren seguir. Seguirles  en la muerte, en la enfermedad… o en los problemas. Por ejemplo: un padre maltratador es expulsado de la familia. El hijo se siente ligado a la madre i no puede querer al padre. Si lo quisiera seria como una falta de lealtad hacia ésta. El chico se dice: “Yo no seré nunca como mi padre” Pero, en un caso así, muchas veces el chico acaba siendo un maltratador. ¿Por qué? Porque ésta sería una manera de querer a su padre, de hacerlo presente en la familia.

¿Cómo se podría evitar esta situación? La madre podría evitarla dando permiso al hijo para que quiera al padre. Ella ha de honrar al padre en el hijo, porqué si no lo hace así el hijo tiene muchas posibilidades de convertirse en un maltratador. Este ejemplo sería el del amor ciego (como le llama Hellinger). Siempre se hacen las coses por amor. En este caso, por amor, un posterior (el hijo) se ha adjudicado algo que es del anterior (el padre). Se trata de amor, pero desordenado.

El orden está relacionado con dar la bienvenida a todo aquello que nos viene de la vida, de aquellos que nos dieron la vida: “bueno”  y “malo”. Por ejemplo: sabemos que un abuelo fue un asesino. Es grave, causó dolor. Pero el nieto, para quedar libre, ha de poder respetar el destino del abuelo, aceptarlo y  dejar la culpa con él. De otro modo, cargará con este hecho del sistema familiar y no podrá liberarse de su peso. Las culpas se han de dejar allá donde se produjeron.  Se ha de respetar todo aquello que pasó y darle  un lugar. El  buen amor funciona cuando se respeta el orden y no funciona cuando no se hace.

Cada miembro debe estar en el lugar que le pertenece

El buen amor comporta honrar a los padres y a todos los anteriores. Todas las tradiciones de sabiduría, todas las religiones tienen como fundamento honrar a los padres. Y no distinguen entre buenos y malos. Los hijos no han de inmiscuirse en aquello que concierne a sus padres, a sus antepasados… Entre la pareja, entre los amigos ha de haber un equilibrio entre el dar y el recibir… entre padres e hijos siempre estará desequilibrado. Porque los padres son los grandes y dan (nos dieron el don más grande: la vida) y los hijos son los pequeños y reciben.

Hellinger habla de la conciencia familiar. El hijo siente que para poder formar parte de su familia y considerarse inocente no puede ser más rico, más feliz, más sabio que sus padres. Por ejemplo: no puede ser feliz con su pareja, porque su madre no fue feliz con la suya. Si fuera feliz parecería una falta de consideración a la madre, que no pudo serlo. Se ha de poder superar una cierta culpa para ser, tener, vivir más que los anteriores.

Qué se necesita para hacer una constelación

  1. Que la persona que quiere constelar tenga una demanda clara y/o conectada con el dolor (por ejemplo no se puede constelar únicamente por curiosidad)
  2. Que pueda visualizar como sería su vida si no existiese el problema que ha presentado
  3. Que conozca y pueda comunicar los hechos ocurridos en la familia

El terapeuta de constelaciones no conduce,  acompaña. Y no trabaja únicamente con quien constela sino con su familia. El terapeuta no percibe a la persona sola sino a todo su sistema familiar…y también trabaja con el grupo a través de ella. El grupo ha de estar centrado, lo más presente posible. Y de esa manera, muchas veces la constelación no sirve solo para quien constela sino que cada uno puede sentirse tocado por uno u otro aspecto de lo que se está trabajando.

Des de les constelaciones se trabaja la reconciliación con uno mismo y con su sistema familiar y la aceptación de la realidad, tal como es, tal como se muestra… Es un trabajo muy rico y que puede dar frutos, tal vez de manera inmediata, pero que, muchas veces, es como una pequeña semilla que no se mostrará hasta más tarde, pasados meses  o, incluso, años.

Terapia Gestalt y constelaciones familiares
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.