Mujer limpia suelo

La terapia de desequilibrio de respuesta es una nueva alternativa para el tratamiento del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) que, hasta el momento, luce prometedora.

El TOC es un trastorno muy frecuente, de hecho, todos podemos conocer a alguien que lo padezca, pero no sabemos cómo ayudarle.

Para quien padece TOC la vida se le torna muy angustiante, sobre todo cuando hace conciencia del valioso tiempo que pone en juego.

Por suerte, cada día la persona afectada tiene la posibilidad de comenzar un tratamiento y cambiar su realidad completamente.

Qué es el TOC

Este trastorno es tan complejo que la Organización Mundial de la Salud lo ha considerado como una de las principales causas de discapacidad, especialmente para individuos cuyas edades oscilan entre los 15 y 44 años, tal como señalan algunos estudios.

Las investigaciones en el área definen el trastorno obsesivo compulsivo como:

“Un trastorno de ansiedad intensa, con obsesiones recurrentes o compulsiones que consumen gran cantidad de tiempo o causan un marcado malestar o deterioro significativo en el funcionamiento diario”.

¿De qué tratan las obsesiones y las compulsiones?

Las indagaciones sobre este tema, muestran que las obsesiones pueden ser definidas como:

“Cualquier pensamiento, imagen o impulso que viene a la mente de manera recurrente, persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusos e inapropiados y que causan ansiedad o malestar significativo.”

En cambio, las compulsiones son:

“Las conductas que la persona que tiene obsesiones realiza para bajar la ansiedad, las cuales se van volviendo repetitivas, ilógicas y le exigen tiempo, además de que solo baja la ansiedad momentáneamente.”

De forma que, tal como han enfatizado los expertos, las obsesiones pueden contemplar:

  • Sentir miedo a contaminarse, o los gérmenes.
  • Sentir ansiedad ante la idea de extraviar algo.
  • Preocuparse de que algo malo le pueda ocurrir a la persona o a otros.
  • Tener pensamientos no deseados.
  • Tabúes sobre el sexo.
  • Mantener los objetos de forma simétrica, entre otros.

Las compulsiones pueden incluir:

  • Lavar o limpiar de forma excesiva una parte del cuerpo.
  • Almacenar objetos innecesarios.
  • Ordenar las cosas de forma precisa.
  • Comprobar que el horno está apagado, o la puerta cerrada.
  • Enumerar las cosas de forma repetida, entre otras.

¿En qué consiste la Terapia del Desequilibrio de Respuesta para el TOC?

Esta terapia permite que los afectados puedan llevar a cabo su propio tratamiento, sin necesidad de estar presentes en una consulta, sino hacerlo en el mismo escenario donde surgen los síntomas.

Aplicando la terapia del desequilibrio de respuesta los síntomas pueden disminuir, o ser eliminados por completo en ocho sesiones a la semana, dedicando unos quince minutos diariamente.

Una de las ventajas de este tipo de terapia es que los resultados suponen una reducción del estrés para los pacientes, así como para los terapeutas.

Terapia del desequilibrio de respuesta para el tratamiento del TOC

La Terapia de Desequilibrio de Respuesta (RDx), es una opción diferente a los tratamientos que tradicionalmente se han usado y por eso es que ha resultado tan atractiva.

Esta terapia no está centrada en lo que causa los síntomas en el paciente, sino que establece un vínculo, de manera controlada, entre el comportamiento sintomático y una actividad positiva que se realice a diario.

De forma que, para acceder a la actividad positiva es necesario reducir el comportamiento negativo. Es decir, ejecutar la actividad positiva debe ser algo que se gane.

Cuando se establece esta restricción –o se forma este tipo de vínculo-, entonces los dos comportamientos entran en desequilibrio, por lo que, los pacientes van a trabajar reduciendo el comportamiento sintomático a fin de tener un nuevo equilibrio.

Ejemplo de aplicación de Terapia del Desequilibrio de Respuesta para tratar el TOC

El funcionamiento en sí es simple, aunque se debe estar comprometido de verdad con su ejecución para no hacer «trampas» que invalidarían completamente el objetivo final del tratamiento.

Imaginemos a un paciente que padece TOC y lava sus manos 18 veces al día, sin mencionar las veces en las que sí debe hacerlo –tal como cuando ha usado el sanitario-.

Este mismo paciente tiene un comportamiento positivo que es mirar la televisión por hora y media al día.

De acuerdo al tratamiento RDx, se establece un vínculo entre poder ver televisión y reducir los episodios en los que el paciente se lava las manos.

Durante la primera semana se puede trabajar para reducir el lavado de las manos a la mitad, o sea, nueve episodios.

A medida que disminuya el episodio diario de lavado se incrementan diez minutos para ver televisión, estos se depositan de forma simbólica en una chequera.

Si el paciente no se ha ganado el tiempo, entonces no podrá ver televisión, pero sí lo ha logrado, no tendrá privaciones.

Después, se seguirá trabajando en reducir el número de episodios de lavado diario hasta eliminarlo por completo.

Por ahora, este tipo de terapia es la que promete ser más rápida para tratar el TOC, aunque los autores que llevaron a cabo el estudio han enfatizado que tal vez no funcionaría para todos los pacientes por igual, sin embargo, es un buen adelanto y un motivo para ver al futuro con optimismo.

Bibliografía

De la Torre-Luque, A., & Valero-Aguayo, L. (2017). Terapia de Aceptación y Compromiso como Tratamiento de Elección para el TOC: un Estudio de Caso. Revista de Psicoterapia. https://doi.org/10.33898/rdp.v28i106.150

J.A. Yaryura-Tobias, F. Neziroglu, R.L. Pérez Rivera, T. B. (2002). Tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo. Revista de Psiquiatria Del Uruguay.

Lóyzaga, C., & Nicolini, H. (2000). Tratamiento farmacológico del TOC. Salud Mental.

Pareja, M. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para el trastorno obsesivo compulsivo. Psicothema.

Richard M. McFall, James Allison, Richard J. Viken,  William Timberlake. Response-Disequilibrium Therapy: Clinical Case Studies.

TOC. Obsesiones y Compulsiones. Tratamiento cognitivo. (2011). Revista Argentina de Clínica Psicológica.

Isbelia Farias
Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here