La terapia adleriana busca impulsar el interés social, ya que según la teoría de Adler la fuente del problema en la personalidad se produce como consecuencia de la falta de interés social. De esta manera, la terapia se orienta en el cambio del comportamiento, el pensamiento y la emoción por medio de diferentes etapas progresivas.

La evaluación en la terapia adleriana

En un inicio se evalúa el estilo de vida, con el fin que esto le brinde a la terapia el contexto necesario para entender el conflicto. Adler tendía a preguntarse qué es lo que hubiese hecho esa persona si determinado problema no se le hubiese presentado, para así ser capaz de encontrar aquello que el paciente quería evitar.


Como ya se analizó el estilo de vida adoptado por la persona suministra la estrategias para evitar o conseguir determinadas cosas, de esta manera el síntoma del paciente no podrá eliminarse si el estilo de vida sigue siendo el mismo.

Características reseñables de la terapia adleriana

La terapia adleriana suele ser corta, ya que creía que el tratamiento debería mostrar algún éxito entre los primeros 3 meses de la misma. La terapia, además no intimida al paciente con términos muy científicos, sino más bien le ofrece un ambiente cálido, como de apoyo.

Se utiliza el humor para así mejorar el ambiente de la terapia y se respetan las ideologías religiosas de los pacientes, hasta el punto de que solían emplearse para entender la lucha de la persona, así como un método para mejorar el estado emocional de la persona.

Esta terapia tenía como objetivo fortalecer la autoestima del paciente. Otra característica de la terapia es que busca un beneficio no solamente al paciente sino también para la sociedad.

Un ejemplo que utilizaba Adler para demostrar la teoría de los recuerdos tempranos en su terapia fue el ejemplo de un hombre que aseguraba, sin tener pruebas reales, que su esposa iba a acabar con su matrimonio.

La intervención de Adler fue preguntarle sobre su primer recuerdo. El paciente respondió que recordaba ser levantado por su madre, luego ella lo bajaba de la cama y levantaba a su hermano. Con base en este primer recuerdo, Adler infirió un estilo de vida fundamentado en no ser el favorito, lo cual claramente sería la causa de sus pensamientos de duda acerca de la seriedad y compromiso de su matrimonio.

Etapas de la terapia

La terapia adleriana se divide en un total de doce etapas. En este artículo haremos un breve resumen de los principales hitos alcanzados en cada una de ellas.

Primera etapa

En esta primera etapa lo principal es crear una relación de trabajo con el paciente. La empatía, la sinceridad y la honestidad es absolutamente fundamental, por ambas partes.

Segunda etapa

En la segunda etapa, también llamada etapa de información, el psicólogo intentará recopilar toda la cantidad de información posible sobre el conflicto del paciente. Además, se buscará obtener información acerca de los primeros recuerdos de este.

Tercera etapa

La tercera etapa es una fase de intenso trabajo. Lo que se pretende es recopilar y aclarar toda la información acerca del autoconcepto del paciente, así como de los pensamientos y sentimientos acerca de él y su entorno.

Cuarta etapa

Obtenida toda la información necesaria acerca de la vida, pensamientos y sentimientos del paciente, se busca impulsar al paciente hacia una mejora.

Quinta etapa

En esta etapa se realiza un proceso de interpretación de los nuevos y viejos comportamientos, así como de las dificultadas que presenta el paciente.

Sexta etapa

En esta etapa, el paciente ya tiene conocimiento y comprende alguna de sus dificultades y vicisitudes, por lo que ya puede empezar a realizar una interpretación de sus conflictos.

Séptima etapa

A lo largo de esta etapa destacan las emociones, ya que se utilizan para ir modificando los patrones existentes caracterizados por ser dañinos, con nuevos patrones más sanos.

Octava etapa

En esta etapa el paciente se compromete a realizar cambios concretos y duraderos en su comportamiento, importantes para él, y que repercutirán positivamente en su vida.

Novena etapa

En esta etapa se recalca la importancia del entorno sociofamiliar. De esta manera, el paciente empieza a mostrar interés, no solo en sus necesidades, también en las de otras personas.

Décima etapa

Tras la finalización de la décima etapa, el concepto y sentido de comunidad se ha establecido en la persona.

Undécima etapa

Se buscan nuevas metas, nuevas retos en los cuales volcarse tras casi 11 etapas de aprendizaje y crecimiento personal.

Duodécima etapa

Tras finalizar las 12 etapas, el paciente ha hecho las paces con su pasado, es un ser integrado, útil para la sociedad. Además, ha crecido personal y espiritualmente.

Referencias

  • Adler, A., Bernstein, J., Brachfeld, F. O., Bernstein, J., & Rodríguez Bustamante, N. (1965). El carácter neurótico. Paidós,.
  • Adler, A. (1957). La ciencia de vivir. Diana.
  • Oberst, U., Ibarz, V., & León, R. (2004). La psicología individual de Alfred Adler y la psicosíntesis de Olivér Brachfeld. Revista de Neuro-Psiquiatría67(1-2), 31-44.


Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here