Las teorías explicativas del delito tratan de explicar por qué una persona se puede llegar a convertir en un delincuente. Qué factores internos y externos pueden llevarla a actuar de esa manera y cuál es el papel de la personalidad, los conflictos y traumas en todo lo anterior.

Sin embargo, esta labor es difícil debido a que no es un problema sencillo, ni de sencilla explicación. De hecho, los mayores acuerdos que existen dentro de este campo de estudio se centran en estos aspectos:



  1. La complejidad de los mecanismos y factores que se necesitan para su adecuada comprensión. Muchos estudios señalan la necesidad de contemplar un mayor número de variables que expliquen de forma más satisfactoria los resultados obtenidos.
  2. La amplia variedad de sus modos de manifestación, Que puede llevar a la necesidad de plantear factores explicativos distintos para sus diversas formas de expresión.
  3. Las dificultades metodológicas que conlleva el diseño y la aplicación del cálculo de los efectos de la interacción entre variables y procesos y no sólo entre los factores personales y situaciones que la puedan desencadenar, sino también con los sociopolíticos y culturales.
  4. La multidisciplinariedad que aconseja tanto su estudio como la intervención. Los intentos de explicación del fenómeno delictivo surgen desde diferentes perspectivas. Se suele decir que las teorías sobre el delito probablemente son tan antiguas como el delito mismo. Entre las aportaciones a su estudio es de destacar el papel de la filosofía, medicina, biología, derecho, economía, sociología, antropología y psicología.

Se han distinguido varias teorías explicativas del delito y la delincuencia. Nosotros nos vamos a centrar en dos, desde la perspectiva de la psicología, que han sido influyentes en el pasado.

Teorías explicativas del delito: Psicoanálisis

Aichhorn (1925) fue uno de los primeros autores que abordaron el estudio de la delincuencia, proponiendo una de las primeras teorías explicativas del delito:

  • Planteó que los factores ambientales por sí solos no podían explicarla adecuadamente
  • Defendió la existencia de una predisposición subyacente, que denominó delincuencia latente. Esta preparaba psicológicamente al niño para una vida de delincuencia

Otras hipótesis relevantes derivadas del psicoanálisis se basaron en el principio de realidad

  • Por tanto, se mantiene que el delincuente es incapaz de posponer la gratificación inmediata (principio del placer) a las ganancias a largo plazo (principio de la realidad).
  • También se han aplicado conceptos tales como la sublimación, la incapacidad para controlar la impulsividad y mecanismos para la búsqueda del placer, permisividad parental inconsciente, etc.

Las teorías psicoanalíticas están interesadas en resaltar el papel de los procesos internos y de los conflictos como determinantes del comportamiento.

Según Hollin (1989) no significa que tales teorías ignoren o rechacen la importancia de los factores sociales y ambientales. Más bien, están a favor de los procesos dinámicos en cuanto a su papel en el desarrollo del comportamiento delictivo.

Por consiguiente, el modelo psicoanalítico incorpora los conflictos internos sin resolver, la carencia de estabilidad emocional y los acontecimientos de la infancia en la búsqueda de la explicación del comportamiento delictivo.

Las teorías psicoanalíticas y psicodinámicas han recibido muchas críticas, por ejemplo:

  • La carencia de un método científico válido en la formulación de las teorías
  • Naturaleza vaga e inestable de muchos de los conceptos centrales
  • Dependencia de las habilidades interpretativas del analista para la comprensión de un comportamiento dado

Teorías explicativas del delito: Eysenck

Desde los trabajos de Eysenck es posible reconocer que la personalidad tiene importancia en la génesis y el mantenimiento de la conducta antisocial. Desde una óptica científica, las aportaciones más fructíferas sobre la relación personalidad delincuencia han partido de los trabajos de Eysenck.

La teoría de la conducta antisocial de Eysenck

La teoría de la conducta antisocial de Eysenck se fundamenta en su propia teoría de la Personalidad. Mediante técnicas psicométricas, estudios factoriales y estudios empíricos aisló inicialmente dos dimensiones de personalidad: la extroversión y el neuroticismo.

Posteriormente y sirviéndose de la misma metodología aisló una tercera dimensión a la que denominó Psicoticismo.

¿Qué significa cada dimensión?

  • Extroversión: sociabilidad, amor al riesgo, impulsividad, búsqueda de estimulación…
  • Neuroticismo: ansiedad, inestabilidad emocional, preocupación…
  • Psicoticismo: sujeto hostil, asocial, despreocupado…

La conciencia moral

En su libro Crime and Personality (1964) expone su teoría sobre la conducta antisocial. En el aprendizaje de las conductas de socialización, el niño aprende a inhibir las respuestas antinormativas mediante el establecimiento de la conciencia moral.

La conciencia moral no es más que el establecimiento de una serie de respuestas emocionales condicionadas ante estímulos asociados a las conductas antisociales.

Se puede explicar según el modelo de la evitación pasiva. Por ejemplo, el caso de un niño que se comporta mal y este suceso es seguido por un castigo que le produce dolor y miedo.

Después de varias repeticiones de esta secuencia, el niño aprende la existencia de una relación en el tiempo entre su conducta antisocial y el castigo.

  • Por consiguiente, los actos antisociales se verán asociados con el estado aversivo de miedo producido originariamente por el castigo
  • De esta manera, por sí solos producirán miedo y ansiedad
  • El hecho de no emitir dichos actos será reforzado por la reducción del miedo y la ansiedad.
  • Los miedos condicionados constituyen el freno de la conducta antisocial.
  • Según Eysenck la conciencia moral no es más que un reflejo condicionado que controla un amplio abanico de conductas desadaptadas. Además, el miedo condicionado se puede aprender mediante la observación de la administración de castigo a los demás por sus conductas desadaptadas.

La importancia de la socialización

Eysenck propone que la falta de socialización ocurre en individuos a los que les falta la habilidad para adquirir respuestas condicionadas en general. Esto se debería a la combinación entre un arousal cortical bajo y un neuroticismo elevado.

Ello supondría que los sujetos extrovertidos presentarían un déficit en la adquisición de la llamada conciencia moral. Según el modelo de la evitación pasiva, los extrovertidos tienden a presentar una insensibilidad al castigo o a establecer respuestas condicionadas de miedo débiles.

Resumen de la teoría de la delincuencia de Eysenck

  1. Una baja activación cortical (arousal) y de una necesidad mayor de estimulación combinado con una alta excitabilidad autónoma predispondrían al comportamiento antisocial. Es decir, una extroversión alta con un neuroticismo alto, serían en parte, responsables de la psicopatía secundaria o el delincuente neurótico. Aquel  caracterizado por una conducta antisocial, pero experimentando culpabilidad.
  2. Un alto grado de Psicoticismo relacionado con una predisposición genética hacia los trastornos psicóticos sería, en parte, responsable de la psicopatía secundaria. Serían delincuentes caracterizados por baja emotividad y sin ningún tipo de culpabilidad.
  3. Al tener las variables extraversión, neuroticismo y psicoticismo una gran carga genética, la herencia jugaría un papel importante en la conducta criminal.
  4. Teniendo en cuanta lo anterior, las tres variables se relacionan positivamente con la conducta antisocial.
  5. En interacción con las predisposiciones genéticas mencionadas, el medio ambiente tendría gran importancia en el desencadenamiento de la delincuencia. Por lo tanto, se tendría que actuar sobre él de cara a la prevención y tratamiento de la delincuencia.

¿Qué tienen en común extroversión (E) y psicoticismo (P)?

En principio los sujetos con alta puntuación en E y P son descritos como impulsivos, con atracción por el riesgo y con una fuerte necesidad de estimulación.

De hecho se han planteado con posterioridad que esta última característica pudiera ser importante en la relación entre personalidad y delincuencia.

Zuckerman (1979) introdujo el rasgo Búsqueda de Estimulación. Al que definió como la necesidad de sensaciones y experiencias novedosas, variadas, complejas, así como la tendencia a arriesgarse para poder conseguir dichas experiencias.

La conducta antisocial implica estimulación y riesgo. No nos puede extrañar que en circunstancias semejantes, las personas con gran necesidad de estimulación tengan respecto a las de menor necesidad, mayor probabilidad de emitir conductas antinormativas.

De hecho hay diversos estudios que han encontrado relación entre conducta antisocial y necesidad de estimulación.

Referencias

  • Aichhorn, A. (2006). Juventud desamparada (Prefacio de Sigmund Freud). Barcelona: Gedisa (Edición original de 1925).
  • Eysenck, H. J. (1964). Crime and personality. Oxford, England: Houghton Mifflin Co.
  • Hollin, C.R. (1989). Psychology and Crime. London: Routledge
  • Horvath, P., & Zuckerman, M. (1996). Búsqueda de sensaciones, valoración y conducta de riesgo. Revista de toxicomanías9, 26-38.




Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here