Lev Semiónovich Vygotsky es el autor de la Teoría Sociocultural o Histórico-cultural del desarrollo humano. Él diferencia entre una línea natural del desarrollo y una línea cultural del desarrollo. El desarrollo en la línea natural, determinado por factores de naturaleza biológica, da lugar a las funciones psicológicas elementales, mientras que el desarrollo en la línea cultural, regido por factores de naturaleza sociocultural, transforma aquellas en funciones psicológicas superiores. Mientras que las funciones psicológicas elementales son comunes a animales y humanos, las funciones psicológicas superiores son específicamente humanas. Estas funciones son un producto del medio sociocultural humano.

Las Funciones Psicológicas Elementales y las Superiores según Vygotsky

Podemos ilustrar esta diferencia entre funciones psicológicas elementales y superiores con el caso de la memoria humana. Existiría una memoria elemental o “natural”, muy cercana a la percepción, basada en huellas mnémicas, que son una simple retención de experiencias actuales. Existiría también una forma de memoria superior, que coexiste con la memoria elemental y que se fundamenta en la utilización de algún tipo de herramienta o instrumento (p. Ej. La utilización de palos o piedras como señales, la escritura o los ayudas mnemónicos – para memorizar mejor -).

El funcionamiento psicológico superior, a diferencia de lo elemental, es controlado por el individuo (autorregulación o autocontrol), es consciente y voluntario.

Desde la perspectiva vygotskiana la interacción social es un factor determinante para conducir al individuo a un funcionamiento psicológico superior, o en otros términos, la interacción social juega un papel explicativo fundamental en la génesis de las funciones psicológicas superiores (lenguaje, inteligencia. inteligencia, memoria…). Las funciones psicológicas superiores son un producto sociocultural y se crean en el individuo en el marco de las relaciones interpersonales.

Finalmente, otra diferencia entre funciones psicológicas elementales y superiores es el uso de signos como mediadores de las funciones psicológicas superiores.

La actividad humana y las herramientas

Vygotsky parte de una concepción global de la actividad humana como actividad mediada, es decir, como actividad que comporta siempre el uso de algún tipo de herramienta o instrumento. La actividad de intervención directa sobre la realidad física, implica el uso de herramientas, el cual no es exclusivo del hombre (recordemos que los chimpancés utilizan – dependiendo de la zona en la que habitan – postes para introducir el termitero y coger termitas, hojas de árbol para utilizarlas a modo de vaso y beber agua…). La actividad (intra) psicológica (intrapersonal o interna), en cambio, necesita del recurso a los signos.

Los signos serían los instrumentos de la actividad psicológica interna.

Tanto las herramientas como los signos tienen una función medidadora, se utilizan como medios, de forma instrumental (mediación). Las herramientas permiten modificar directamente el medio externo, es decir, mediatiza entre el hombre o el animal y el medio físico exterior. Por su parte, los signos permiten realizar transformaciones en los otros seres humanos, o bien en el mundo material a través de los otros (signos al servicio de la comunicación; uso interpsicológico los signos). Posteriormente los signos son interiorizados y se convierten en instrumentos de regulación interna de la propia conducta y del pensamiento (signos al servicio de la regulación y planificación de la propia conducta y al servicio del pensamiento; uso intrapsicológico los signos). La idea de mediación de la actividad humana aplicada a los signos es lo que Vygotsky llama mediación semiótica.

Una característica importante de los signos es que están organizados en sistemas construidos a lo largo de la evolución sociocultural. Los sistemas de signos son una construcción sociocultural. Cada individuo se apropia de los sistemas de signos (y en general de las herramientas o instrumentos de mediación de la actividad humana) construidos a lo largo de la historia de la cultura. Vygotsky entiende el desarrollo humano como un proceso de enculturalización, de ingreso en una cultura. Un aspecto muy importante de la enculturalización es la apropiación de los instrumentos de mediación de la actividad humana en general y de los sistemas de signos en particular. El desarrollo del individuo no es comprensible dejando de lado el contexto social, histórico y cultural en el que tiene lugar. Cada cultura, y en cada época histórica, provee sus individuos de unos determinados instrumentos de mediación.

El lenguaje es el sistema de signos más relevante para el hombre, pero existen otros sistemas como el sistema numérico, los mapas, los gráficos, los lenguajes informáticos…

Vygotsky formuló la ley de doble formación de las funciones psicológicas superiores. La ley de doble formación es una ley genética general que hace referencia al origen social (interpersonal) de los procesos psicológicos superiores. Sólo es aplicable a las funciones psicológicas superiores, siendo por consiguiente una ley general del desarrollo en la línea cultural. De acuerdo con esta ley, toda función o proceso psicológico superior aparece primero en el plano interpsicológico (entre personas) y más tarde en el plano intrapsicológico (en el interior del individuo).

¿Qué es la Zona de Desarrollo Próximo o ZDP?

Según los planteamientos de Vygotsky, entre desarrollo y aprendizaje existe una relación dialéctica compleja. El desarrollo no es un pre-requisito para el aprendizaje, sino que el aprendizaje promueve desarrollo. Cuando Vygotsky habla de aprendizaje hace referencia tanto a aquel que es producto de prácticas educativas informales (como la mayoría de las que se producen en el contexto familiar) como el aprendizaje que resulta de prácticas educativas formales (fundamentalmente las propias de la enseñanza / aprendizaje escolar).

Para entender la visión vygotskiana de las relaciones desarrollo / aprendizaje debe remitirse al concepto de Zona de Desarrollo Próximo (ZDP) que él mismo propuso.

Vygotsky diferencia dos niveles de desarrollo: el nivel de desarrollo real (determinado a partir de lo que el niño puede hacer por sí solo) y el nivel de desarrollo potencial (determinado a partir de lo que el niño puede hacer con ayuda de un adulto o de un compañero más capaz). La distancia entre el nivel de desarrollo real y el nivel de desarrollo potencial es la Zona de Desarrollo Próximo (ZDP).

En palabras del propio Vygotsky:

La ZDP no es otra cosa que la distancia entre el nivel real de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración, con otro compañero más capaz.” (Vygotsky, 1979: 133)

En todo momento el niño tiene un determinado nivel de competencia real frente a la tarea. El adulto conoce o hace una estimación de este nivel de competencia, pero no plantea la tarea a este nivel, sino que lo hace a un nivel inmediatamente superior (sobreatribución de las competencias del niño) y ofrece las ayudas y apoyos necesarios y justos (ajuste del nivel de ayuda) para que la tarea sea exitosa a este nivel con la participación activa del niño. Las interacciones adulto-niño que presentan estas características son, en términos de Vygotsky, interacciones en la ZDP.

El concepto de andamiaje de Vygotsky

Según Vygotsky, el lenguaje (y en particular, el habla) es fundamental para el desarrollo cognitivo de los niños, porque el lenguaje proporciona tanto un propósito como una intención para que los comportamientos puedan ser mejor entendidos.  A través del uso de la palabra, los niños son capaces de comunicarse y aprender de los demás, por lo que es una herramienta importante en la ZDP.

El experimento de Wood y Middleton

En 1975 los psicólogos Wood y Middleton realizaron un experimento con niños de 4 años y sus madres.

Procedimiento del estudio: unos niños de 4 años de edad tuvieron que utilizar un conjunto de bloques y clavijas para construir un modelo 3D que les mostraron en una imagen. La construcción del modelo era una tarea demasiado difícil para que un niño de 4 años la realizara solo.

Wood y Middleton (1975) observaron cómo las madres interactuaban con sus hijos para construir el modelo. El tipo de apoyo que ellas les dieron fue:

  • Estímulo general de apoyo: “lo estás haciendo bien”
  • Instrucciones específicas por ejemplo, “quedan cuatro bloques grandes”.
  • La demostración directa al niño de cómo colocar un bloque con otro.

Los resultados del estudio mostraron que no había ninguna estrategia que fuera mejor para ayudar al niño a progresar. Las madres cuya asistencia fue más eficaz fueron aquellas que variaron su estrategia de acuerdo a como actuaba el niño. Cuando el niño parecía avanzar bien, ellas fueron menos específicas en su ayuda. Cuando el niño empezaba a impacientarse y ponerse nervioso, le daban instrucciones cada vez más específicas hasta que el niño volvía a avanzar de nuevo.

Este estudio ilustra el concepto de andamiaje y de la ZDP de Vygotsky. Los andamios (es decir, la asistencia) es más eficaz cuando el soporte está adaptado a las necesidades del alumno. Esto les ayuda a lograr el éxito en una actividad que anteriormente no han sido capaces de hacer por sí solos.

Según Wood et al. (1976), existen ciertos procesos que ayudan a que los andamios sean más efectivos:

  • Obtener y mantener el interés del alumno en la tarea.
  • Hacer la tarea simple.
  • Hacer hincapié en ciertos aspectos que ayuden con la solución.
  • Controlar el nivel de frustración del niño.
  • Demostrar cómo se hace la tarea.

Referencias

Vygotsky, LS (1978). La mente en la sociedad: El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Wood, D., y Middleton, D. (1975). Un estudio de la asistencia de resolución de problemas. Revista Británica de Psicología.

TEORÍA DEL APRENDIZAJE DE PIAGET
DIFERENCIAS ENTRE PIAGET Y VYGOTSKY

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here