Somos la media aritmética de las 5 personas con las que pasamos más tiempo

personalidad amigos familiares


Profundizar en las personas de alrededor que están en nuestras vidas puede decirnos mucho acerca de nosotros mismos. De hecho, hay estudios que confirman que las personas a las que dedicamos más tiempo nos influyen enormemente. Y más de lo que pensamos… Vamos a verlo.

¿Cómo influye en nosotros nuestro entorno?

Jim Rohn es considerado el padre de la autoayuda. Durante su andadura profesional en el ámbito de la psicología realizó estudios de los que obtuvo conclusiones muy interesantes y de lo más curiosas.



Una de ellas es la afirmación de la que parte este artículo, y es que somos la media aritmética de las cinco personas con las que más tiempo pasamos. Y esto es algo que en realidad tiene todo el sentido del mundo. ¿Por qué sucede esto?

Las personas somos como esponjas. Aunque hay un componente muy fuerte de personalidad propia y de aspectos intrínsecos a nosotros, lo cierto es que las influencias de nuestro entorno nos condicionan de manera muy evidente.

Si reflexionamos sobre esta afirmación de Jim Rohn, nos daremos cuenta de que tiene mucho contenido. Vamos a desgranarla y a profundizar en cada una de las partes que toca esta frase y podremos verlo de forma más clara.

Lo primero de todo, si pensamos en ello, es que, aunque estemos rodeados de muchas personas, nuestro círculo más cercano de confianza se limita a unas apenas cinco personas. Nuestra pareja, nuestros mejores amigos, alguno de los miembros de nuestra familia…

Son realmente estas las personas que ejercen una influencia directa en nuestro comportamiento, en las decisiones que tomamos a diario. De hecho, son estas personas las que cuando desaparecen de nuestra vida se van dejando un vacío enorme, llegando a provocarnos incluso una crisis de identidad.

Esto sucede por esta misma razón: tenemos mucho en nosotros mismos de ellos, por lo cual, si no están, se van o desaparecen de nuestra vida, sentimos que una parte nuestra también lo hace.

Entendiendo esto, es mucho más fácil visualizar el porqué de esta frase que indica que somos la media aritmética de las cinco personas con las que pasamos más tiempo. Estas te dejan, sin lugar a dudas, una huella imborrable.

Dime de quién te rodeas y te diré quién eres

De hecho, te invitamos a pensar bien en quiénes son esas personas que hay a tu alrededor y cómo condicionan tu propia personalidad. Por ejemplo, si hay personas alegres y que irradian buena energía, es muy probable que acabes contagiado de ella y que tú también tiendas a ser una persona alegre.

Esto sucede también en el caso contrario, cuando te rodeas de personas que tienden más bien a la negatividad. Es irremediable que al final estas personas terminen afectando con su pesimismo a nuestra propia forma de ver la vida, pues las influencias de nuestro entorno son muy fuertes.

Lo mismo sucede cuando estamos rodeados de personas luchadoras, que tienden a hacer planes, a estar en movimiento. Nos dejamos inundar por su energía y acabamos comportándonos de la misma manera. Son personas que nos suman, que nos hacen crecer.

De todo esto se extrae una conclusión muy clara: es importante rodearse de personas que aporten emociones positivas, que nos ayuden a crecer y a evolucionar. Esto, junto con nuestro propio trabajo personal en nosotros mismos, hará que crezcamos, que seamos más felices.

Lo mismo sucede con los hábitos, otro de los aspectos en los que tiene mucho que ver la influencia de los demás. Así, si te rodeas de personas que suelen hacer mucho deporte y llevar una vida activa, es mucho menos probable que acabes siendo una persona sedentaria.

Seguramente estas personas te propongan planes en los que se incluye la actividad deportiva y tú participarás de ellas. No obstante, si las personas de tu alrededor llevan un estilo de vida menos sano donde el ocio se limite a salir de fiesta y consumir alcohol, es también probable que te dejes llevar por esto.

Esto no quita, por supuesto, que cada uno de nosotros tenga su propia personalidad y que esta sea fuerte. En este sentido, lo más probable es que nuestras motivaciones nos lleven a desarrollar relaciones con personas que son afines a nuestros gustos y objetivos de vida.

Sin embargo, a veces nos vemos inmersos en relaciones que son tóxicas y nos rodeamos de personas que nos hacen involucionar. Por lo tanto, no olvides esta afirmación e intenta que tu círculo más cercano esté lleno de valores que para ti sean importantes y que te hagan crecer.

Conclusiones

En resumen, podemos decir que nuestra personalidad está formada por la media aritmética de las cinco personas con las que pasamos más tiempo. Así que es importante rodearse de personas que nos aporten cosas positivas y que nos hagan ser mejores cada día.

Somos la media aritmética de las 5 personas con las que pasamos más tiempo
4.5 (90%) 2 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here