El Síndrome de Frégoli

Contenido

En qué consiste el síndrome de Frégoli

El síndrome de Frégoli es un extraño trastorno en el cual el sujeto tiene la creencia de que diferentes personas son una sola que cambia de apariencia o que está disfrazada. El síndrome puede estar relacionado con una lesión cerebral y a menudo es un delirio paranoico en el que el individuo delirante se cree perseguido por dicha persona.

Una persona con el síndrome de Frégoli También puede recordar de forma inexacta lugares, objetos y eventos. Este trastorno puede ser explicado por los “nodos asociativos“. Los nodos asociativos son como un vínculo biológico de información sobre las caras de las personas que nos son familiares. En un paciente con síndrome de Frégoli esto significa que para cualquier cara que le resulte similar a una cara conocida, recordará la cara únicamente como la persona que conoce, aunque en realidad no lo sea.

Origen del síndrome de Frégoli

Leopoldo Frégoli

El nombre de síndrome de Frégoli deriva del actor Leopoldo Frégoli que tenía una notable habilidad para cambiar su apariencia facial.

Fue descrito por primera vez en el año 1927 en el artículo Syndrome d’illusion de Frégoli et schizophrénie. En el artículo los autores describen el caso de una mujer londinense de 27 años que creía que estaba siendo perseguida por dos actores que a menudo veía en el teatro. Pensaba que la perseguían tomando la forma de personas que ella conocía.

Signos y síntomas

Los síntomas de un síndrome de Frégoli incluyen lo siguiente:

  • Delirios y episodios alucinatorios
  • Falta de memoria visual
  • Incapacidad de controlarse adecuadamente a sí mismo
  • Falta de conciencia de sí mismo
  • Incapacidad para controlar adecuadamente su comportamiento
  • Incapacidad para llevar a cabo un pensamiento abstracto
  • Déficit en la flexibilidad cognitiva
  • Déficit en las funciones ejecutivas
  • Antecedentes de convulsiones
  • Episodios epileptógenicos

La historia de Betty

Uno de los casos más conocidos dentro de la comunidad psiquiátrica es el de “Betty”, una mujer de clase trabajadora del Reino Unido que a los 64 años sufrió un derrame cerebral que le dejó daños cerebrales permanentes.

Después del accidente cerebral, Betty empezó a pensar que su primo y su nueva novia la seguían de cerca. Ella estaba convencida de que se disfrazaban usando pelucas, gafas oscuras y barbas postizas, y que también eran capaces de cambiar de edad, de sexo y de forma en cualquier momento. En un momento su primo y su amante se pueden hacer pasar por colegiales, al siguiente por un anciano con un perro, y después por mujeres vestidas a la moda. “Ellos quieren una medalla por hacerlo tan bien“, dijo.

Betty también estaba segura de que la pareja la perseguía mientras circulaba en coche y podían cambiar su pelo y su maquillaje a la vez que conducían. “Ellos tienen que seguirme para mantenerme vigilada. Siguen cambiando su ropa y peinados, pero sé que son ellos“, dijo a los médicos en 1985.

Betty no podía dormir, pues estaba muy ocupada observando las placas de las matrículas, y se agotaba haciendo rutas complicadas para eludir a sus perseguidores. Inicialmente sus acciones parecían excéntricas pero inofensivas, pero luego empezó a enfrentarse a los conductores creyendo que eran su primo, con quien una vez había tenido una aventura, y lo denunciaba a la policía.

El caso de Simon

En un caso mucho más reciente, un chico llamado Simon mostró cómo el síndrome se puede manifestar en un contexto del siglo XXI. Este joven de 21 años de edad, se había enamorado perdidamente de una chica, pero fue rechazado por ella, entonces se convenció de que todos sus amigos de Facebook eran en realidad la misma chica, que utilizaba una crema facial para disfrazarse. Estaba totalmente convencido de que la joven todavía estaba interesada en él.

Tratamiento

En los tratamientos para el trastorno de Fregoli se suele utilizar medicación antipsicótica y como antidepresiva. Durante un tiempo se utilizaron los antidepresivos tricíclicos, aunque tras observar sus numerosos efectos secundarios negativos, prácticamente se han dejado de lado. Además de éstos, también puede prescribirse medicación anticonvulsiva.

Si te apetece verla, en la película Anomalisa se hacen varias referencias al síndrome de Frégoli.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here