Síndrome de Diógenes
Síndrome Diógenes

El Síndrome de Diógenes es un trastorno del comportamiento en el que la persona (por lo general de edad avanzada) deja de cuidarse y presenta un severo auto-abandono. Muestra aislamiento social, acumulación de grandes cantidades de objetos y basura, y puede vivir en condiciones verdaderamente antihigiénicas.

¿Quién sufre Síndrome de Diógenes?

Aunque el Síndrome de Diógenes se observa principalmente en personas mayores, puede afectar a hombres y mujeres de cualquier edad y condición socioeconómica.

Sin embargo, está descrito que el síndrome de Diógenes es más común entre las personas con inteligencia superior a la media, que tienen más de 60 años y que viven solos.

Aproximadamente el 0,05% de personas mayores de 60 años pueden padecer Síndrome de Diógenes. Se considera poco frecuente, pero hay una falta de investigación sobre su prevalencia.

Síndrome de Diógenes primario y secundario

En los casos primarios, el síndrome no está provocado por otras condiciones médicas, es un trastorno del comportamiento único. En los casos secundarios, el síndrome es el resultado de otros trastornos de salud mental, como puede ser la demencia.

Signos y síntomas del Síndrome de Diógenes

Los síntomas son muy variables, pero hay un conjunto de características comunes que suelen estar presentes y son las siguientes:

  • Poca conciencia de enfermedad, comprensión de la auto-higiene, la salud pública y la seguridad
  • Desconfianza hacia los extraños
  • Paranoia y desconfianza en general
  • Distanciamiento y aislamiento voluntario
  • Ansiedad social extrema
  • Tendencias obsesivo-compulsivas
  • Acaparamiento excesivo de artículos y residuos en el hogar
  • Condiciones de vida insalubres o inseguras
  • Mala nutrición
  • Falta de voluntad para aceptar ayuda o intervención externa
  • Miedo o desconfianza de los profesionales de la medicina
  • Hostilidad y la agresión hacia los demás
  • Concepto distorsionado de la realidad
  • Enfermedades de la piel debido a la falta de limpieza, tales como la dermatitis passivata

Los signos y síntomas del Síndrome de Diógenes a menudo son difíciles de distinguir de los de otros trastornos como:

Todavía se está investigando para mejorar la comprensión del Síndrome de Diógenes.

La mayor parte de lo que se conoce sobre este trastorno se basa en estudios de casos psicológicos. Algunas fuentes estiman que al menos la mitad de todos los casos ocurren en pacientes sin afecciones de salud mental anteriores.

Cuando no está asociado a ninguna otra condición médica, el Síndrome de Diógenes puede estar provocado por un evento traumático o estresante, como la muerte de un ser querido.

Durante el período de duelo, las actividades diarias como el cuidado personal tienden a ser interrumpidas o pasadas por alto. La falta de auto-cuidado, el aislamiento social extremo y el abandono tienden a distinguir el Síndrome de Diógenes del Trastorno por Acumulación.

Debido a que poca investigación específica disponible, la salud, y las complicaciones mentales sociales relacionadas con el síndrome de Diógenes no son bien conocidas.

Tratamiento del Síndrome de Diógenes

No hay un plan diagnóstico o un tratamiento estándar para el Síndrome de Diógenes.

Algunos estudios recomiendan la recopilación de la historia médica y psicológica del paciente,  además de realizarle de un examen físico completo para comprobar su estado de salud general.

Se llevan a cabo evaluaciones de personalidad por si pueden arrojar luz sobre la causa del síndrome.

Algunos médicos también pueden realizar pruebas de imagen para descartar la presencia de otras enfermedades que puedan estar causando síntomas similares.

En la actualidad no existen medicamentos u opciones de terapia reconocidos o recomendados específicamente para el tratamiento del Síndrome de Diógenes. Algunos medicamentos diseñados o prescritos para tratar otras condiciones médicas pueden ayudar a aliviar los síntomas, tales como la paranoia o la manía.

Los factores psicológicos también deben tenerse en cuenta, ya que a menudo conducen al desarrollo o continuación del síndrome. La terapia psicológica y el asesoramiento es necesaria.

Los tratamientos funcionan mejor junto a otros sistemas de soporte diseñados para tratar la causa subyacente del síndrome. Por ejemplo, los servicios de limpieza y de cuidado personal pueden ayudar a disminuir la severidad de los síntomas.

Como ya hemos explicado, las personas con Síndrome de Diógenes a menudo se muestran temerosas de los dictámenes médicos y sanitarios. Por este motivo las normas éticas y legales pueden complicar el tratamiento que los pacientes ya que persisten en su actitud rechazar la intervención médica.

Debido a que existen distintos puntos de vista sobre la auto-higiene y seguridad dependiendo de las personas y las culturas, muchos de los síntomas del Síndrome de Diógenes también pueden ser difíciles de evaluar y tratar de forma objetiva.

Los casos de Síndrome de Diógenes deben manejarse con extrema sensibilidad por parte de todos los terapeutas. Si un paciente se siente atacado, juzgado o inseguro como resultado de la intervención, se mostrará mucho más propenso a rechazar una nueva ayuda y regresará a su comportamiento anterior.

Síndrome de Diógenes: algo más que vivir entre basura
Vota este artículo!

1 Comentario

  1. Hola, y yo que creía que Diógenes enseñaba a desprenderse de todo y no tener nada. El Síndrome parece lo contrario a la filosofía de vida de ese pensador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.