El simbolismo y las características del pensamiento preoperatorio

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 29 abril 2021.

El simbolismo y las características del pensamiento preoperatorio están presentes desde los dos hasta los siete años.

Esta teoría fue formulada por Jean Piaget (1896-1980) y hace referencia a ese período que parte desde la niñez temprana e incluye los primeros años escolares.

En ese período, de forma progresiva, los niños comienzan su aprendizaje en cuanto a clasificar, conocer los números, disponer de objetos en series, siguiendo su color o tamaño, además de adquirir conocimiento sobre el tiempo y el espacio.

El simbolismo y las características del pensamiento preoperatorio

En esta etapa se habla de un simbolismo y las características del pensamiento preoperatorio porque los niños se sirven de una acción para representar otras y sus acciones se hacen simbólicas, es decir, recurren al uso de una cosa en lugar de otra.

El primer uso que los niños hacen de los símbolos es a través de la imitación de las acciones que ejecutan los demás.

Además, otro de los símbolos que comienzan a usar de forma paulatina son las palabras, con las cuales comienzan a sustituir acciones reales y las usan para expresar estados personales o significados.

Así, va surgiendo el aprendizaje, con el cual el niño va adquiriendo logros, tanto a nivel de comportamiento social y emocional, como de pensamiento.

Asimismo, el lenguaje les permite a los niños hacer una distinción de los objetos, pudiendo así legar a clasificarlos y comenzar a nombrar, pero, con la capacidad, no solo de nombrar un objeto en particular, sino una clase completo de objetos que guardar características similares.

Esta etapa también es conocida con el nombre de egocentrismo, ya que el niño comienza a incorporar realidades nuevas al yo y a sus actividades.

Asimismo, dicho período pre-operacional se divide en dos sub-períodos, a saber: el período pre-conceptual, o de representación y el período intuitivo o conceptual.

División del período pre-operacional

El período pre-operacional se divide en los siguientes dos sub-períodos:

Período pre-conceptual o de representación: este período comprende desde los dos hasta los cuatro años. De acuerdo con Piaget, las primeras nociones que el niño usa en la adquisición del lenguaje son los preconceptos.

Esto se debe a que tienen la característica de encontrarse entre la generalidad propia de los conceptos y la individualidad de los elementos.

En este período, el razonamiento es transductivo, lo cual quiere decir que los niños hacen razonamientos, pero sin el alcance deductivo ni inductivo, sino que parten de un caso particular a otro particular, formando así los preconceptos.

Por ejemplo, si un niño ve a su madre peinarse antes de salir de compras, cuando observe una situación similar pensará que su madre va de compras.

Período intuitivo o conceptual: dicho período comprende desde los cuatro hasta los siete años. A partir de este momento, según la teoría de Piaget, los niños comienzan a vivenciar una situación cognitiva nueva que les facilita entablar una conversación de forma continuada y vivir experiencias breves, en las que manipula algunos objetos.

En esta etapa, los niños solo pueden captar un solo aspecto de las situaciones, pues, aún carecen de la capacidad de manejar cantidades y son incapaces de retrotraer los procesos a un punto de origen.

Por ejemplo, si se traslada el agua de un vaso ancho a uno delgado y se le pregunta al niño en dónde hay más agua, él responderá que en el vaso delgado, ya que fijará su atención en la altura y no en el grosor.

Esto se debe a que el niño, en este período, opera de forma intuitiva y no lógica. De acuerdo con Piaget, el paso del período sensorio-motriz a esta etapa ocurre mayormente por imitación, la cual se da de manera individualizada y el niño la asume, produciendo una imagen mental en la que juega un rol fundamental el lenguaje.

Características del período preoperacional

En el simbolismo y las características del pensamiento preoperatorio se dan las siguientes características:

  1. Ausencia de equilibrio: en el pensamiento preoperacional no hay un equilibrio entre la asimilación y la acomodación, por lo que es un tipo de pensamiento inestable.
  2. Centración: los niños se centran en algún aspecto de una situación, pues, tienen dificultades para considerar dos dimensiones diferentes al mismo tiempo. Se produce una deformación en el pensamiento, pues, otros aspectos de una situación quedan a un lado.
  3. Irreversibilidad: el niño puede ir de un camino a otro, pero no puede hacerlo en el sentido contrario para conectarse de nuevo con el punto de partida.
  4. Estatismo: en el pensamiento preoperatorio, los niños se fijan más en los estados que en las transformaciones.
  5. Egocéntrico: el niño no acepta puntos de vistas de los demás, sino que toma el suyo como único.
  6. Artificialismo: los niños consideran que todas las cosas que observan son creadas por el hombre, incluyendo cosas de la naturaleza, como los árboles o las nubes.
  7. Animismo: los niños creen que los objetos inanimados, como los juguetes, poseen intenciones o sentimientos como los humanos.
  8. Juego simbólico: los niños asumen roles en los juegos y pueden hasta inventar amigos que son imaginarios.

De acuerdo con Jiménez y Salazar, en su estudio sobre el juego simbólico como estrategia de aprendizaje en el lenguaje: período pre-operacional, todas las actividades lúdicas en las que los niños aprenden a simbolizar inician a partir de los dos años, cuando tienen un nivel de comprensión que les permite imitar situaciones de la vida real que efectúa otras personas, tales como jugar a la mamá, al papá, hacer la comida, la escuelita, entre otros, en los que se siente como si fuese un adulto y no un niño.

Cabe destacar que los juegos forman parte de las expresiones de la vida de los niños, y se trata de actividades naturales, espontáneas, que no requieren de aprendizajes previos.

Los juegos y el simbolismo inherente a los mismos se erigen como una acción vital de los niños que, además, cumple una función social, en la medida que satisface la necesidad de vivenciar los ideales de la convivencia humana.

Dichos juegos son una antesala para la vida, por lo que se trata de un medio imprescindible que les permite conocer la dinámica de las acciones humanas y las relaciones sociales.

A través de los juegos, los niños agudizan su imaginación y son capaces de representar cualquier cosa en su mente, tal como convertirse en un personaje, un animal, un objeto o cualquier cosa con la que puedan crear un mundo en el que viven libres de órdenes temporales y espaciales.

Conoce sobre Las 4 etapas del desarrollo cognitivo de Piaget

Bibliografía

  • Cóndor, J. L. B. (2013). El desarrollo de la noción de número en los niños. Perspectivas en primera infancia1(1).
  • De Piaget, T. D. D. C. (2007). Desarrollo Cognitivo: Las Teorías de Piaget y de Vygotsky. Recuperado de http://www. paidopsiquiatria. cat/archivos/teorias_desarrollo_cognitivo_07-09_m1. pdf.
  • Jimenez, M. D., & Salazar, P. (2010). El juego simbólico como estrategia de aprendizaje en el lenguaje: período-preoperacional.
  • Piaget, J. E. A. N. (1980). Teoría del desarrollo cognitivo de Piaget. Creative Commons Attribution-Share Alike3, 1-13.

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario