sexo tantrico
Sexo Tántrico

El sexo tántrico es una práctica originaria de la India, se puso de moda hace algún tiempo en Europa. Y, aunque en los últimos tiempos ha bajado un poco el interés, consideramos que sigue siendo algo importante como para explicarlo aquí.

¿Qué es el sexo tántrico?

El sexo tántrico, como su nombre indica, es una forma de tener relaciones sexuales basada en el Tantra. Ahora bien… ¿Qué es el Tantra? Esta es la pregunta básica que hay que contestar para entender el sexo tántrico.

El Tantra, en sánscrito, significa “Secreto”, y se trata de un conjunto de textos y rituales religiosos esotéricos budistas e hindúes donde se utiliza el sexo como vía para conseguir una mayor sensibilidad humana y focalizar la energía del universo.

Es decir, que, pese a lo que pueda parecer, el sexo tántrico no está pensado para “el placer” sin más (aunque, evidentemente, es placentero), sino que es una forma de acceder al autoconocimiento y recibir la energía del universo, como lo son otras formas de meditación.

Esto puede merecer una explicación extra: El Tantra se engloba dentro de un conjunto de prácticas de meditación que se desarrollaron para que la gente pudiera meditar en el día a día, y no necesitase aislarse como el Buda, tirándose días y días meditando.

Así, en ese conjunto de técnicas, se contemplan prácticas para meditar y mejorar el autoconocimiento en distintas prácticas del día a día. Por ejemplo, se popularizaron prácticas de este tipo para la hora de comer, y, también, para el caso del sexo, que es lo que nos ocupa hoy.

¿Qué tiene de especial el sexo tántrico?

Lo más destacable del sexo tántrico (y lo que más puede sorprender respecto a lo que estamos acostumbrados), es que considera que no hay un sexo superior al otro y que no hay distinciones entre lo bonito y lo feo, lo bueno y lo malo o lo puro y lo impuro.

Recordemos que es una práctica basada en la concepción taoísta del Yin-Yang, es decir, una concepción que acepta que en el bien hay mal, y en el mal hay bien. Que nada es puro, y nada es perfecto. Por lo tanto, el sexo se vive con la normalidad mucho mayor que en nuestras sociedades cristianas.

Otro punto importante del sexo tántrico es que considera que la eyaculación es un derroche de energía, y, precisamente, se enseña a los practicantes a llegar al orgasmo sin eyacular.

Sin embargo, es importante insistir en que el Tantra no se reduce al sexo. Es algo mucho más amplio en lo que el sexo es tan solo una parte. Es importante entender esto para que la experiencia practicando sexo tántrico sea más profunda.

sexo tantrico

Algunas prácticas del sexo tántrico

Ahora, veamos algunas prácticas de sexo tántrico que pueden ayudarte a disfrutar mucho más con tu pareja:

Contacto visual

Uno de los puntos más simples pero, a la vez, más efectivos del Tantra es el contacto visual. Y es que, incluso en las parejas, hay veces en las que existe temor o vergüenza de mirar a la otra persona a los ojos.

El Tantra recomienda mantener el contacto visual durante minutos, en silencio y desnudos, sin iniciar el sexo. Los dos concentrados en “ver” dentro del otro. Esto hace que el sexo sea mucho más placentero, dado que hay una mayor conexión espiritual.

Exploración del valle

Otro punto relevante del Tantra es su culto a lo femenino. En este sentido, el hombre debe volcar su esencia para conseguir que ella disfrute, asumiendo que el placer de la mujer acabará repercutiendo en su propio placer.

Para ello, el hombre debe mostrar una actitud de plena atención al cuerpo de su pareja. Ese aumento de la excitación de la mujer hará que el hombre también goce de un mayor placer.

Hay que señalar que, pese a que esto puede parecer una obviedad, lo cierto es que, en la mayoría de las culturas, el placer en el sexo suele estar mucho más relacionado con el hombre que con la mujer.

Dominio del orgasmo

Por último (aunque habría mucho más que decir, esto son solo unas pinceladas), podemos hablar del dominio del orgasmo. El Tantra insiste en que la eyaculación hace que el hombre pierda energía física y necesite tiempo para recuperarse.

Por ello, se insiste, también, en la necesidad de ser capaz de controlar el orgasmo. De este modo, se consigue pasar del orgasmo “pico” (el normal, el explosivo y eyaculatorio) al orgasmo “valle”, que es un orgasmo sostenido en el tiempo y que permite alargar el coito.

Como puedes ver, el sexo tántrico es una práctica con beneficios de lo más interesantes. Si estás buscando nuevas formas de disfrutar con tu pareja, deberías proponerle algunas de las técnicas de esta magnífica forma de tener sexo originaria de la India.

Sexo Tántrico: qué es y qué tiene de especial
5 (100%) 1 voto