pareja-feliz

Si bien es cierto que desde la antigüedad ha existido, el sexo anal es una práctica que aún hoy en día resulta muy morbosa y desconocida para mucha gente. No todo el mundo lo conoce ni está dispuesto a probarlo o realizarlo, pero el saber no ocupa lugar, y averiguar cosas y profundizar sobre el tema, afortunadamente, no es un pecado ni iremos al infierno por ello. Pero también hay que respetar a quien no le gusta y quien no quiere practicarlo.

Antecedentes del sexo anal

El sexo anal era algo practicado muy frecuentemente en la antigua Grecia, tanto en parejas homosexuales, bisexuales y/o heterosexuales, hoy en día sigue siendo un tema tabú y desconocido para mucha gente. Si bien es cierto que ha aumentado el número de publicaciones sobre ello, artículos en revistas, por internet y hablado en conferencias, aún hay gente que etiqueta el sexo anal como algo de gais, y es sólo estimulante y placentero para los hombres. Una gran mentira. Hay gente que piensa que no es placentero ni que pueden existir orgasmos, pero se ha averiguado y comprobado científicamente que sí, ya que en las ramificaciones nerviosas del ano, siempre con sumo tacto y delicadeza, existe el llamado punto P que puede producir orgasmos placenteros. También antes, por falta de higiene, solía ser una práctica atribuida sólo a parejas estables, algo que hoy en día cualquiera realiza con personas que sean su pareja estable amorosa sexual o en un coito casual, sea alguien ue hayan encontrado por internet como en una discoteca.

Consejos y precauciones

Está claro que la limpieza y seguridad de las prácticas sexuales en esta zona deben aumentar más de lo que parece. El uso del preservativo debería ser siempre obligado para evitar infecciones y el contagio de enfermedades de vía transmisión sexual, como pudiera ser la gonorrea, herpes o incluso SIDA, habiendo o no fidelidad en la relación. Recordar que al pasar de una penetración anal a una bucal o vaginal cambiar de preservativo debería ser una norma de higiene recomendada y practicada lo máximo posible, e incluso, puede dar juego a nuevas diversiones saludables. Por ejemplo, usamos el preservativo extra fino en la penetración anal y luego nos ponemos el preservativo de sabores para la práctica de sexo oral, siempre y cuando se pueda… Por supuesto, la estimulación previa e incluso durante o posterior a la penetración es necesaria, somos humanos y no robots, y más en una zona como ésta.

Hemos de saber que no sólo existe la penetración, también hay otras técnicas conocidas como el beso anal o annilingus y la masturbación. En lo que es el beso anal, puede ser muy estimulante y recordar que allí sí que los mordiscos no suelen ser bien recibidos, pero el hecho de besar el ano sí que aumenta el riesgo de infecciones venéreas, quizás mucho más que la penetración, aparte de que puede haber accidentes un tanto no deseados en dicha práctica (olores, problemas gastrointestinales, etc.). Y no, no todo el mundo que realiza el annilingus lo hace por amor verdadero, sino por placer, a veces por morbo y a veces por probar. Como otras prácticas, ni todo el mundo está abierto a ello, ni todo el mundo repite, ni se es más por hacerlo, ni se es menos.

La masturbación anal bien hecha siempre puede ser divertida, aunque la dilatación del ano no será como el de la vagina. Está claro que el tiempo nunca hay que tenerse en cuenta, ya que son zonas más delicadas (aunque considero que el cuerpo humano es delicado y deberíamos tratarlo con sumo cuidado y apreciarlo, ya que estaremos en él toda la vida, estamos en el siglo XXI y es posible cuidarnos adecuadamente con los avances científicos).

Las posturas de la práctica del sexo anal pueden ser similares o las mismas que algunas que usamos en coitos vaginales, como el perrito, la silla, el misionero, desde atrás, o la cuchara suelen ser las mejores para alcanzar buenos orgasmos.

Hoy en día también existen una serie de juguetes como vibradores, dildos, anillos, lubricantes, cremas específicas,  y otro tipo de productos que pueden ser divertidos introducir en la variedad de sexo anal.

Hay que recordar  que el consumo abusivo de laxantes puede ser dañino para el ano, ya que es algo que mucha gente usa para poder tener relaciones sexuales anales, y recordar que existen alternativas en la dieta más saludables. También hay que tener cuidado con los desgarros anales, ya que no es difícil sufrir un accidente sexual.

Pero como todo, en la variedad está el gusto.

Referencias

Sexo anal, qué es, consejos y precauciones
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.