mujer-triste

“Cada sociedad pronuncia una condena con respecto a determinados tipos de comportamiento, los obliga a llevar una vida subterránea o una existencia clandestina. Tramos íntegros de una cultura quedan proscritos, excluidos y reprimidos”. Leplantine

El pasar por un aborto voluntario o electivo es una situación que puede ser compleja y desafiante en muchos sentidos para la mujer; algunas de ellas generan emociones y creencias que pueden perjudicar su equilibrio emocional, como es el caso de aquellas que cargan sentimientos de culpa tras la interrupción de un embarazo, incluso por años.

Sin embargo, al ser un tema tan polémico, existe un acalorado debate internacional, en muchos países sigue existiendo una gran represión al respecto, por lo que es común que se evite hablar del tema, a pesar del silencio, sin el manejo psicológico adecuado el problema puede crecer entre las sombras y echar raíces.

Puede interesarte: La Represión y sus máscaras

Perspectiva médico-científica acerca del aborto inducido

El Centro Nacional para estadísticas de la Salud, los Centros para el Control y la Prevención de enfermedades, y la Organización Mundial de la salud (OMS), definen al aborto como la interrupción del embarazo antes de la semana 20 de la gestación o con feto que nace con un peso <500 gramos. Sin embargo, estos criterios son contradictorios debido a que el peso promedio de un feto de 20 semanas es de 320 gramos, mientras que 500 gramos corresponden al peso promedio entre las 22 y 23 semanas (Moore, 1977).

En cuanto a los abortos provocados se pueden distinguir aquellos que son indicados para efectos de salud materna o terapéuticos y los electivos o voluntarios. Los primeros se dan cuando peligra la vida de la mujer, cuando existen malformaciones congénitas graves, en el caso de que haya más hijos y se pueden llegar a descuidarlos debido a que la salud de la madre puede ser delicada, cuando existió violación, aunque en algunos países ésta debió ser comprobada y denunciada en su momento, cuando muchas mujeres que vivieron este tipo de situación, no presentan una denuncia formal.

Los abortos electivos pueden tener diversas causas, la mujer que quiere abortar tiene ante sí tres opciones primordialmente: la posibilidad de dar continuidad a su embarazo con sus riesgos y responsabilidades parentales implícitas, se puede asumir la responsabilidad de continuar con el embarazo y dar al bebé en adopción o  decidirse por el aborto con sus riesgos implícitos, como afirmó Baker (2009).

Los procedimientos resultan más sencillos mientras menos avance tenga el proceso de gestación, algunos médicos opinan que idealmente se debe realizar antes de los 21 días de gestación para evitar riesgos. Cuando una mujer decide interrumpir el embarazo, lo ideal es que se haga bajo el escrutinio médico, con las condiciones sanitarias y de seguridad adecuadas, aunado al acompañamiento psicoterapéutico.

Respecto a la seguridad del procedimiento, el aborto inducido o voluntario se puede catalogar como médicamente:

  1. Es realizado por personas capacitadas y que usan procedimientos y medidas sugeridas por la OMS en cuanto a cuestiones de seguridad.
  2. Menos seguro.Cuando se cumple solamente uno de los dos criterios anteriormente citados.
  3. Nada seguro.Al no cumplir ninguno de los criterios antes mencionados.

El Instituto Guttmacher y la OMS estiman que de los 56 millones de abortos inducidos que tuvieron lugar cada año durante el periodo que comprende el 2010 al 2014, de los cuales el 55% de los abortos cada año fueron seguros, mientras que el 45% fueron bajo condiciones inseguras, específicamente: 31% fueron menos seguros y 14% fueron considerados como nada seguros. Las tasas de aborto más grandes en el mundo se encuentran en África y en América Latina.

Signos de alarma posteriores a un aborto voluntario o electivo

Después de que la mujer se somete a un aborto, ¿cuáles son algunos síntomas que se deben vigilar? La recuperación física debería ser a los pocos días, los cólicos uterinos y el sangrado vaginal leve son normales dentro de la recuperación, el médico puede indicar las particularidades de cada caso. Los signos de alarma después de un aborto pueden ser: presentar dolor intenso, sangrado vaginal abundante, flujo vaginal que pudiera indicar una infección o fiebre y se debe acudir lo más pronto posible al médico, si el aborto no fue realizado por un galeno, al presentar cualquiera de estos síntomas es necesario acudir a uno.

Globalmente, las estadísticas muestran que generalmente en los países donde es legal ésta práctica, suelen realizarse los abortos voluntarios de manera segura y las complicaciones son poco frecuentes. Las muertes maternas por causa de un aborto inducido representa el 13% de las mujeres que se lo realizan, la mayoría de éstos decesos ocurren en países donde el aborto es ilegal y tienen un ambiente sociocultural muy represivo y sus políticas en torno a esto son restrictivas.

mujer-tumbada-flor

La situación cultural, legal y penal respecto a la interrupción del embarazo voluntaria, es distinta en los países e incluso varían en las regiones o estados de los mismos, 33 países ampliaron las circunstancias bajo las cuales el aborto es permitido legalmente entre el 2000 y el 2017. Las costumbres y las creencias ocasionalmente permean la práctica de la medicina, para abordar el tema de la interrupción del embarazo voluntario es necesario considerar tanto los aspectos médicos como los psicosociales del fenómeno.

Puede interesarte: El aborto espontáneo y los sentimientos de culpa que le acompañan

Aborto voluntario con asistencia multidisciplinar

Las complicaciones físicas son muy poco comunes cuando se practica por un médico y se realiza bajo parámetros de seguridad pertinentes para dicho procedimiento. En cambio, son más comunes los problemas psicológicos que se pudieran derivar de la interrupción del embarazo voluntario, muchas veces el sufrimiento emocional no es visible o puede llegar con los años.

Cabe mencionar, que tanto hombres como mujeres pueden llegar a padecer el Síndrome Post-Aborto (SPA), el cual puede ocasionar una sensación de vacío e implica varios factores psicológicos de riesgo para desarrollar otros padecimientos psicológicos cuando se trabaja adecuadamente el proceso del duelo.

Por ello, es recomendable que se busque acompañamiento multidisciplinar con de profesionales de la salud cuando se sospeche de embarazo, de esa manera se tendrá una atención integral de la salud. Por una parte, el equipo médico estará pendiente de la parte física de la paciente, sin embargo, por todo lo que representa este proceso, es apropiado buscar el acompañamiento psicológico de manera oportuna, el terapeuta puede apoyar a la pareja, para que el vacío generado no ocasione el alejamiento entre ellos, también puede orientar a la mujer a través de las distintas etapas que el aborto voluntario supone.

Puede interesarte: 7 indicadores de Sufrimiento Emocional

Los hombres y el sentimiento de pérdida de un hijo no nacido

¿Los hombres pueden padecer la pérdida de un hijo por el aborto voluntario que su pareja sexual se practique? El conocimiento actual sobre fisiología nos brinda un marco muy completo acerca de la participación masculina y femenina en la reproducción,  desde los eventos que conducen a poner en contacto las células sexuales, hasta los más complejos mecanismos de intercambio genético que dan como resultado la formación de un ser humano.

Si bien existen hombres que no dan su apoyo a la mujer cuando queda embarazada o no se involucran con su paternidad, hay algunos que anhelan tener a su hijo y se ilusionan cuando saben que viene en camino aunque las circunstancias no sean las más favorables, sin embargo, la última decisión la debe tomar la fémina y a veces es diferente de lo que el hombre desea.

Psicológicamente puede resultar difícil para algunos hombres cuando ellos desean tener al bebé y la mujer decide interrumpir su embarazo, puede generar en ellos sentimientos de frustración, culpa y enojo, por lo que es preciso que elabore adecuadamente la pérdida de su hijo para trascender ese malestar, cuando no lo puede conseguir por sus propios medios, es aconsejable que busque apoyo psicológico.

La sexualidad no sólo es sólo “genitalidad”, generalmente cuando la mujer decide interrumpir su embarazo se encuentra bajo circunstancias de mucha presión, por lo que si cuenta con una pareja, es importante que se fortalezca el vínculo entre los amantes, las caricias, los besos y los abrazos pueden ser sanadores y reconfortantes para ambos, pues en el caso de que la decisión haya sido tomada como pareja, el hombre también puede sufrir la pérdida de su hijo, el acompañamiento de la pareja a través de todo el proceso  es importante para la relación.

El cuerpo femenino: ¿un campo de debate político y moral?

En gran medida la visión que se tenga al respecto del aborto depende de cómo se le considera al feto o embrión, muchos países centran su atención en el debate de concepciones morales y religiosas. El aborto es un tema de salud pública, pues puede poner en riesgo la vida de las féminas cuando no se practica bajo condiciones seguras, pero también es un tema de soberanía de las mujeres sobre su propio cuerpo.

Maternidad impuesta vs. Aborto electivo

Ser madre es una experiencia que puede ser hermosa, única y transformadora, pero la mujer debe ser libre y a su vez responsable de las decisiones que toma para sí misma, teniendo presente que toda elección trae consecuencias inevitables con las que se tendrá que lidiar. Hay mujeres que tienen un gran temor de ser madres o que simplemente no desean serlo y están en su derecho.

Los estereotipos que suelen condenar el aborto voluntario inducido,  pueden ser un obstáculo para que la persona pida ayuda, especialmente si es muy joven o no cuenta con los recursos necesarios, en ocasiones por el temor al señalamiento; sin embargo, negar a que se practique el aborto inducido cuando es voluntad de la mujer, puede equivaler a tortura, como lo informó Juan Méndez cronista de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

mujer-triste

Puede resultar muy tóxica para la crianza una madre que se fue obligada a ejercer su maternidad y no trabajó adecuadamente esos conflictos, puede llegar a ser un “pecho malo”, como decía Melanie Klein. Cuando se gesta el bebé dentro del vientre materno también se desarrolla su “piel emocional” por ello, la importancia de construir un clima propicio en todos los sentidos para la gestación de una nueva vida, sin embargo cuando el hijo no es deseado y es incluso repudiado puede percibir que no fue esperado y generar otros padecimientos. El 40% de los embarazos no deseados terminan en un aborto voluntario o electivo.

La práctica del aborto puede ser más problématica debido a las políticas restrictivas, en muchos casos imponen a la mujer a una maternidad obligada, cuando no cuenta en ocasiones con lo necesario para criar al hijo que crece en su vientre, convirtiéndolo así en un conflicto moral a su vez, con la carga de culpa que suelen generar dichos juicios.

Educación sexual y prevención del aborto

Existen muchas creencias primitivas sobre la reproducción, es necesario que se informe a la población en riesgo acerca de los distintos métodos de control de la natalidad. Se calcula que 214 millones de mujeres en el mundo tienen un nivel de necesidad insatisfecha respecto a la anticoncepción y el embarazo no planeado, lo que ayuda a explicar los altos niveles de aborto en países con leyes altamente restrictivas al respecto.

Los profesionales de la salud pueden colaborar con información objetiva y oportuna, advertir del abanico de posibilidades que tienen para que la pareja o la mujer para que tomen una decisión informada, ya sea que decidan o no continuar con el proceso de gestación.

Antes del aborto inducido, se debe investigar cuál es el método anticonceptivo más conveniente, entre la población más joven y con menos acceso a la educación es común que exista el mito de que posterior  al procedimiento será difícil que la mujer vuelva a quedar en estado de gravidez, motivo por el que en muchas ocasiones no previenen, siendo  más susceptibles a otro embarazo no planeado y por tanto, quizás a otro aborto inducido. Los métodos anticonceptivos pueden iniciarse inmediatamente después de la interrupción del embarazo.

Culpa por aborto voluntario y sus consecuencias

Realizarse un aborto electivo puede llegar a ser una situación muy difícil de afrontar para algunas mujeres, generando sentimientos culposos, especialmente cuando tiene razones para desear quedarse con el bebé que está creciendo dentro de ella, si se encuentra en un estado de mucha confusión o  incluso se pueden producir aún cuando la mujer no cuenta con los medios que se requieren para proveer de las necesidades básicas a su crío, cuando corre peligro la vida del producto, cuando no cuenta con apoyo o por los motivos que ella haya considerado pertinentes para la interrupción de su embarazo,  también puede anidar emociones no convenientes para su bienestar.

¿Qué hubiera pasado si hubiera hecho las cosas diferentes? ¿Qué edad tendría mi hijo en estos momentos?  Son algunas de las preguntas que a menudo se  formulan mujeres que tuvieron un aborto voluntario, puede ser que la pregunta se genere con los años, pero ante diferentes circunstancias de la vida, la pregunta puede ser inevitable, por ejemplo, cuando se acude al ginecólogo para control de la salud femenina, resulta que este dato debe quedar como un antecedente clínico ginecológico importante para la atención de la salud de la mujer, por ello es pertinente que se responda con honestidad.

¿Qué consecuencias puede tener la mujer por no elaborar adecuadamente un duelo de un hijo perdido a través del aborto inducido? Los efectos psicológicos pueden ser diversos, dependen en gran medida de las creencias, la actitud, las aptitudes, la etapa de desarrollo en la que se encuentre la mujer e incluso la madurez cognitiva y el equilibrio emocional de la misma, por lo que resulta necesaria una liberación emocional tras un aborto de cualquier clase. 

mujer-triste

Los seres humanos somos nuestras creencias. Algunas nos amargan la existencia, en cambio otras crean puentes hacia el éxito, obran milagros en nuestra salud y abren ventanas a nuevas posibilidades. Conociendo cuáles son mis creencias en cada apartado de mi vida, podré ser libre.” Rosetta Forner

En la práctica clínica, muchas mujeres que se realizaron algún aborto voluntario en el pasado, llegan a consulta  por diferentes padecimientos psicológicos como depresión y ansiedad, insomnio e incluso dependencias a sustancias y/o a personas,  por citar algunos y  a lo largo del trabajo psicoterapéutico,  algunas comienzan a referir sentimientos de culpa tras largo tiempo de realizarse un aborto voluntario, a veces en otra etapa de su vida y aunque la etiología de dichos trastornos puede ser multifactorial, es distinta en cada caso y suele tener otros componentes para detonar los mismos,  evidentemente el no haber elaborado adecuadamente la pérdida de un hijo puede llegar a afectar en la autoestima de la mujer y contribuir con un “grano de arena más” a los padecimientos psicológicos que experimenta la paciente.

Se ha observado que algunas mujeres que han tenido abortos por repetición de manera espontánea, cuando la etiología no es explicable por algún padecimiento físico, en ocasiones la culpa anidada puede hacer que la mujer se perciba “incapaz o no merecedora” de volver a gestar vida o incluso la culpa puede buscar el “autocastigo”, una forma es negándose a sí misma el maternaje cuando lo desea, convirtiéndose de esta manera en una profecía autocumplida, respaldada por un fuerte sistema de creencias.  

Para dejar ir esos sentimientos que dañan a la mujer es necesario hacerse conscientes de que hubo una vida dentro de ella, incluso es una práctica preventiva para que la fémina se cuide más en el futuro, se responsabilice de su propia sexualidad y de su cuerpo. Psicológicamente pueden  quedar reminiscencias de concepciones que vinculen sentimientos de culpa, vergüenza y/o ira, un proceso psicoterapéutico puede ayudar a que la persona se libere.

Algunas de estas mujeres viven en obediencia a reglas de las cuales no tienen consciencia, muchos de estos paradigmas se adoptan de la sociedad en la que se vive sin si quiera cuestionarlos. Hay reglas que nos ayudan para guiarnos en la vida y otras que resultan anticuadas y caducas. Es preciso hacer un análisis acerca de los paradigmas que rigen la vida propia y preguntarse ¿qué finalidad tienen las normas que sigues? Las convenientes te facilitan la vida y otras tienden a limitar tu desarrollo. Es necesario que se revise el inventario propio de reglamentos,  Virginia Satir propone una cuestión interesante para detectar el sistema de creencias:

“¿Son tus reglas manifiestas, humanas y actualizadas o son encubiertas, inhumanas y anticuadas?

Es recomendable identificar  ciertas creencias que no son convenientes para el desarrollo de la persona, estudiar a fondo las ventajas y las contrariedades que ocasionan en tu vida, es posible erradicar creencias perniciosas para la persona y sustituir, modificar o reconstruir  unas más apropiadasEstas acciones son necesarias para escribir un propio guión vital.

Links

Referencias bibliográficas

  • Cunningham, F. Gary; Leveno, Kenneth, J.; Bloom, Steven, L.; Spong Catherine, Y., Dashe, S. Jodi; Hoffman, Barbara, L; Casey, Brian M. y Sheffield, Jeanne S. (2014). Williams Obstetricia. 24e. E.U.A.: McGrawHill Education.
  • Forner, Rosetta (2002). PNL para todos. México: Editorial Quarzo.
  • Flores, Javier (2001). El paradigma sexual. México: Editorial Lectorum.
  • Lamas, Marta (2002). Cuerpo: diferencia sexual y género. México: Taurus.
  • Satir, Virginia (1991). Nuevas relaciones humanas en el núcleo familiar. México: Editorial Pax.
  • Savall Domingo, A. y cols. (1998). Yo, tú y nosotros. Educando la sexualidad y la afectividad. Barcelona: Cuadernos Octaedro.
Sentimientos de culpa en la mujer tras un aborto voluntario
4.7 (93.33%) 3 votos.

Miryam Gomez Obregon
Psicóloga NeuroEducativa/ Freelance. Diseño de programas y gestión del tiempo mediante el mejoramiento de habilidades y competencias. Técnicas de programación y sugestión en Nivel Alfa, de Respiración y Relajación Profunda. Promoción de estilos de Vida Saludables a través de las Tecnologías Educativas. Musicoterapia. Redacción de contenido especializado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.