Reiki

Contenido

En qué consiste el Reiki

El Reiki es una técnica oriental se ha colado en nuestras vidas por su filosofía y sus principios.

Mediante la aplicación de las manos para sanar diferentes enfermedades en el plano físico, mental, emocional y espiritual. Se trata de una canalización de nuestra energía vital y universal personal hacia otra persona.

El Reiki es una antigua ciencia curativa que se usaba ya hace miles de años en Egipto, China, el Tíbet y más lugares del mundo. Pero antiguamente sólo los sacerdotes, monjes y maestros de diferentes religiones tenían acceso a estos conocimientos. Por diversos motivos, todos estos conocimientos se fueron olvidando, hasta que hace unos 150 años volvió a reaparecer en japón con el nombre de Reiki.

Breve historia del Reiki

La historia del Reiki como decimos es antigua, el maestro japonés Mikao Usui fue el fundador del nombrado sistema Usui, que se centra en la convicción de que todo acto precisa una contrapartida por la parte que lo recibe, y con esto se conseguiría devolver la energía al Universo.

Rei es la energía universal de la que todo está compuesto.

Ki es la energía vital de todos los seres humanos.

La palabra Reiki es japonesa, pero la práctica de transferencia de energía, como decimos, proviene de tiempos muy remotos. Es la energía de la que han hablado muchas religiones y culturas a lo largo del tiempo, con diversos nombres, como el Prana en el hinduísmo, el Pneuma de los griegos, el Puah de los mayas, la energía Bioplásminca de los investigadores rusos, el Chi de los chinos, etc.

El Reiki lo podemos aplicar sobre el cuerpo de la persona usando unos siete canales receptores de energía o también los llamados Chakras, en el canal basal, asentado sobre la zona pública, el sacral, sobre el hueso sacro, el plexo solar a nivel de estómago, el corazón, la garganta; el conocido como el tercer ojo, sobre la frente y la corona que está situada sobre la parte superior de la cabeza.

mujer-chakras

En qué nos puede beneficiar el Reiki

El Reiki se puede usar a modo terapéutico para multitud de dolencias físicas y también a  nivel emocional. Y como no nos servirá para problemas tales como: catarros, alergias, nervios, dolores de cabeza, dolores de espalda, problemas del oído, ansiedad, depresión, trastornos digestivos, problemas del corazón, del hígado, etc… Y sin duda para el estrés.

Tendremos en cuenta que una sesión puede durar entre una hora y una hora y media,  para poder restablecer un equilibrio en la persona, teniendo en cuenta que cada posición corporal se situará sobre los cinco minutos, a no ser que tratemos una complicación especifica y se necesite más tiempo, pero no superior a diez minutos.

También te puede interesar: ¿Qué significa Namasté?

David Álvarez

Reiki para combatir el estrés
5 (100%) 1 voto