En este vídeo se plantea la autoestima como acción, como el hecho de relacionarte contigo mismo con aceptación y compasión. Todas las personas hemos sentido momentos de frustración, de rechazo, de que otras personas nos hayan hecho daño… Y es fácil que a partir de esas experiencias interioricemos, de manera más o menos consciente, pensamientos y valoraciones negativas sobre nosotros mismos.

Dado que estas valoraciones pueden ser dolorosas, las personas solemos hacer muchas cosas para no sentirnos así, para no sentirnos inferiores, débiles, pequeños o imperfectos. Y ello puede llevarnos a ser extremadamente críticos y autoexigentes con nosotros mismos, así como sentir culpa y vergüenza.

Las etiquetas son así, cuando clasificamos a alguien como amable, o egoísta, parece que esa etiqueta englobe la totalidad de esa persona, y nos impide ver más allá. Incluso cuando la persona deja de ser amable o egoísta, a menudo no somos sensibles a esos cambios, y nos seguimos aferrando a esa etiqueta. Y del mismo modo sucede con las etiquetas que nos colocamos a nosotros mismos.

Estas etiquetas, son conclusiones o explicaciones a situaciones que hemos vivido en nuestra historia, nada más que eso, y aunque pretendan abarcar nuestra totalidad, no son más que conclusiones que hemos extraído fruto de una situación. Y si hubiéramos tenido otras situaciones, tendríamos otras etiquetas. Pero tampoco esas nos definirían de manera completa. Somos mucho más que simples palabras en una etiqueta, pensamiento, o miedo.

Actuar obedeciendo a estas etiquetas, en base a no sentir esos miedos de ser imperfectos, diferentes, personas que fallan… Puede limitar mucho nuestro día a día. Puede llevarnos por caminos que no son los que queremos, dándole el volante de nuestra vida a estas etiquetas y el temor a ser rechazados, en lugar de cogerlo nosotros y avanzar hacia lo que realmente queremos vivir.

La idea de este vídeo es que si ese es tu caso, invitarte a que puedas relacionarte con esos miedos, con esas partes de ti mismo/a que no te gustan tanto, de una manera suave y amable. Aceptar esas imperfecciones, también los miedos y etiquetas que tu historia ha ido instalando en ti, y permitirlas estar, aflojando la lucha interna, y atreviéndote a ser tú, y cultivar la vida que deseas.

Quererse a uno mismo con aceptación y compasión
4.8 (95%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.