mujer-fuma

El término “droga” abarca un amplio espectro de sustancias. Aunque la mayoría de las personas la asocian a drogas ilegales, lo cierto es que hay una gran cantidad de drogas que son de consumo legal. Vamos a ver a qué sustancias se refiere exactamente este concepto.


Tipos de drogas legales

Lo primero en lo que se suele pensar cuando oímos hablar de drogas es en aquellas que son distribuidas de forma ilegal por los narcotraficantes. El cannabis, la cocaína o la heroína son algunos ejemplos de lo que nos suele venir a la cabeza, ya que son las más habituales.

Sin embargo, el concepto “droga” es mucho más amplio, ya que es una palabra cuyo significado implica una adicción. En este sentido, hay muchas sustancias que son consideradas como drogas y que pueden ser consumidas de forma legal. Pero, ¿cuáles son este tipo de drogas?


Alcohol. Una de las drogas legales más habituales es el alcohol. Su consumo está muy extendido, aunque la práctica totalidad de países en los que es legal consumirlo instauran un mínimo de edad para poder hacerlo.

No obstante, el acceso al alcohol es bastante sencillo, de modo que cualquiera puede consumirlo y acabar sufriendo una adicción a él. Las botellas de bebidas alcohólicas están a la mano de cualquiera en un supermercado. Se trata por lo tanto de una de las drogas más consumidas del mundo.

Nicotina. La nicotina es otra de las drogas de la que seguramente estarás cansado de oír hablar. Esta sustancia es la que hace que desarrollemos adicción al tabaco, uno de los productos a los que más se ha restringido también su consumo en los últimos años.

La fuerte adicción que provoca esta sustancia hace que dejar de fumar sea uno de los propósitos de año nuevo que más cuesta cumplir a la mayoría de los fumadores. Para lograrlo se ha desarrollado todo tipo de sustancias para “engañar” al cerebro y conseguirlo.

drogas-legales

Opiáceos: Esta es otra de las drogas legales más controvertidas que existen. Su consumo ha de estar prescrito o supervisado por un especialista, ya que algunos pueden ser muy adictivos. Lo que hace este tipo de medicamentos es imitar el efecto de las endorfinas.

Se utilizan sobre todo para aliviar dolores agudos causados por enfermedades graves, como es el cáncer. Un ejemplo muy conocido es el caso de la morfina. Como decimos, ha de ser administrado por médicos siempre.

Xantinas: Cafeína, teobromina, teofilina. Se trata de otra de las sustancias más consumidas en el mundo, si bien la mayoría de las personas ni siquiera sabe que se trata de drogas. Esto es considerado así porque provocan una alteración química en el cerebro.

Dicho de otro modo, las sustancias tales como la cafeína provocan un efecto estimulante, lo cual genera un aumento de la activación cerebral. Es el motivo por el que muchas personas necesitan tomar café a primera hora del día, pues si no se sienten incapaces de afrontar la jornada.

Consecuencias de la adicción a las drogas legales

Las drogas legales, a pesar de que sean distribuidas de forma legal y todos tengamos acceso a la mayoría de ellas, implica una serie de riesgos. Uno de ellos es la adicción que producen, lo cual hace que la persona desarrolle una dependencia hacia la sustancia en cuestión.

Dependiendo del tipo de droga, la adicción puede desembocar en un tipo de problema u otro. Al final se trata de unas sustancias con efectos psicoactivos, por lo que un mal uso o abuso puede ser muy peligroso para la salud.

Por ejemplo, una de las consecuencias habituales de la adicción a las xantinas tales como la cafeína son la ansiedad, las alteraciones del sueño depresión, irritabilidad extrema o problemas de concentración. A medio y largo plazo también puede tener consecuencias cardíacas, ya que el exceso de cafeína afecta al ritmo del corazón.

En el caso del alcohol, a nivel de salud física tiene consecuencias como los daños en el hígado. En el apartado mental, la adicción al alcohol o bien su consumo continuado provoca problemas de memoria o concentración. A largo plazo puede llevar incluso a que se produzca un deterioro cognitivo que puede desembocar en demencia.

La nicotina también provoca serios daños en el organismo. Entre las consecuencias más habituales está el cáncer de pulmón, diabetes, esterilidad e impotencia o enfermedades de dientes y encías.

En cuanto a los opiáceos generan asimismo una fuerte dependencia. El gran problema de esto es que se genera una tolerancia a la sustancia, de forma que se necesitará cada vez una cantidad mayor para lograr el efecto que se tenía con la dosis inicial.

En definitiva, como habrás podido ver las drogas legales pueden ser también muy dañinas, así que siempre hay que consumirlas bajo supervisión médica. Esperamos que tras leer este artículo te haya quedado mucho más claro el concepto.

Qué son las drogas legales y tipos principales
5.1 (102.5%) 8 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here