cortex-visual


Quizás alguna vez has observado como algunas personas que carecen totalmente de visión y por tanto no pueden visualizar el entorno, se comportan tal y como si pudieran ver. Son personas que parecen poseer una intuición especial con la que perciben los objetos y el lugar en el que se encuentran tal y como si pudieran procesar de alguna manera esta información. Se trata de un interesante fenómeno llamado: visión ciega. Un fenómeno que explicaremos con detalle a continuación.

Un caso de visión ciega

Ricardo es una persona que ha sufrido un daño en la corteza visual que le ha dejado en un estado de ceguera total. A raíz de esto, Ricardo no es capaz de ver nada. Llevando a cabo un examen, los profesionales le preguntan si es capaz de ver un objeto que sostienen frente a él. Se trata de una pelota que Ricardo afirma ser incapaz de ver. Sin embargo, cuando le piden que toque la pelota, este consigue alzar el brazo y alcanzarla tal y como si estuviera viéndola. Estaríamos hablando de un caso de visión ciega.



Comprendiendo qué es la visión ciega

Podría decirse que la visión ciega es la capacidad de ver a través de la intuición, de manera no consciente, a pesar de que la capacidad de visualizar está dañada.

Siempre hemos asumido que la ceguera es una falta de visión provocada por el mal funcionamiento de una única vía de procesamiento visual: la corteza visual, situada en el lóbulo occipital. Hoy en día, sin embargo, sabemos que existen más de 30 áreas en el cerebro de primates y humanos que participan en el procesamiento de la visión, especializadas en componentes tan diversos como el color, la profundidad o el movimiento. La visión es mucho más compleja de lo que antes los propios científicos imaginaban.

Es por ello, que cuando algunas de estas zonas implicadas en el procesamiento visual son dañadas se producen problemas de visión selectiva. Distorsiones en la visión que no están necesariamente vinculadas a un problema ocular o un problema en la corteza visual que produce un déficit en la visualización.

Aunque nos pueda parecer extraño, lo que creemos ver conscientemente a través de los ojos no lo es todo a la hora de ver. Es por ello que personas cuya capacidad de visualización es inexistente, pueden llegar a actuar como si poseyeran una visión diferente; una visión ciega, intuitiva.

De la misma manera, algunas personas que poseen una buena capacidad de visualización consciente no son capaces por el contrario de percibir y procesar correctamente aquello que ven, es decir, saben que ven algo, pero no pueden saber qué es ni qué implica lo que ven, ya que algunas de estas diferentes áreas del procesamiento visual están dañadas. Podría decirse que estas personas padecen ceguera, aunque pueden ver.

Vías cerebrales implicadas en la visión ciega

Aunque hemos mencionado que existen muchas zonas implicadas en la visión, así como vías y nervios que juegan un importante papel, trataremos de comprender cuáles son las principales vías de la visión y cómo sus interacciones y déficit pueden provocar la visión ciega.

Los mensajes del entorno son percibidos por la retina ocular y enviados a través del nervio óptico para posteriormente divergir en dos vías paralelas. Una de estas vías, la más arcaica cerebralmente hablando, se dirige hacia a las estructuras subcorticales, como el colículo superior en el tronco del encéfalo. Esta estructura consigue orientar los globos oculares hacia estímulos nuevos en el entorno que aparecen repentinamente o sobresalen.

cerebro-vision-ciega

La vía más nueva evolutivamente hablando es la que proyecta a la corteza visual donde se analizan las características del objeto como el color o la orientación. A partir de aquí, la información puede dirigirse a los lóbulos parietales en los que se decide cómo se utiliza el objeto o a los lóbulos temporales, que son los encargados de recordar o decidir “qué es el objeto” según la información previa almacenada.

Hablando de manera simple, podríamos decir que la información procesada en las nuevas vías se percibe como consciente, mientras que la información de las vías más arcaicas puede actuar de forma que parece independiente a nuestra percepción consciente.

La visión ciega se produciría cuando existe un daño en la corteza visual. La información no puede ser procesada ni enviada a los lóbulos temporales o parietales, por lo que no existe una percepción consciente de lo que vemos. Sin embargo si el camino que se dirige a las zonas más arcaicas del cerebro está intacto, nuestros sentidos pueden seguir percibiendo de forma inconsciente los objetos que tenemos alrededor. Esta es la llamada visión ciega.

También puede ocurrir que la corteza visual esté intacta, pero el lóbulo temporal esté dañado. De esta forma la persona podría ver pero sería incapaz de saber qué es lo que ve. Esta es la llamada, agnosia visual.

Enlaces de interés

When Blindness Is in the Mind, Not the Eye.  Vilaynur S. Ramachandran, Diane Rogers-Ramachandran. 2008 https://www.scientificamerican.com/article/when-blindness-is-in-the-mind/

Neuroscientist brings light to the blind — and to vision research. Lea Winerman. 2012. https://www.apa.org/monitor/2012/12/neuroscientist-sinha.aspx

¿Qué es la visión ciega?
5 (100%) 5 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here