Podemos empezar preguntándonos qué entendemos por Team Building, aunque muchos ya lo sabréis. Nuevamente utilizamos un término anglosajón para nombrar una actividad que hace unos años apenas existía. En nuestra lengua lo podemos traducir como “formación de equipos”, ahora ya vemos más o menos por dónde pueden ir los tiros. Es un tipo de intervención que se utiliza principalmente a nivel organizacional y también en el deporte que tiene como objetivo la mejora de las relaciones sociales y aclarar las funciones los miembros del equipo, así como la optimización en resolución de tareas y problemas interpersonales que afectan la funcionalidad del equipo.

El surgimiento de la idea de cohesionar un equipo se remonta a la década de 1920 y principios de 1930 cuando se realizaron una serie de estudios en los que un grupo de trabajadores participaron en un estudio con una serie de actividades diseñadas para examinar a fondo sus actitudes y respuestas en diversas condiciones. Finalmente los investigadores coincidieron en que el factor más importante para el éxito en los equipos era la construcción de un sentido de identidad de grupo, una sensación de apoyo social y la cohesión de los trabajadores.

Así pues, el Team Building se originó como un proceso grupal dirigido con el fin de mejorar las relaciones interpersonales. Pero con el tiempo, ha evolucionado para incluir el logro de resultados, el cumplimiento de los objetivos y la realización de tareas. Se realizan actividades en las que los equipos participan cambiando su contexto laboral habitual, la composición del equipo o las competencias, para mejorar el rendimiento. Es algo distinto a un entrenamiento de equipo habitual, pues se realiza una intervención de desarrollo del equipo que está diseñado para mejorar el funcionamiento y la eficacia del mismo, o lo que es lo mismo, conseguir el más alto rendimiento de un equipo, ya sea en el ámbito deportivo o del trabajo.

A nivel organizacional, el trabajo en equipo es una filosofía de diseño del trabajo en la que los empleados son vistos como miembros de los equipos interdependientes en vez de trabajadores individuales.

Los cuatro pilares para un óptimo Team Building son los siguientes:

  • Mejora del establecimiento de objetivos: aprendiendo a visualizar la finalidad u objetivo de una tarea
  • Gestión de las relaciones interpersonales: construyendo relaciones de trabajo eficaces
  • Aclaración del rol: reducir la ambigüedad de rol entre los miembros del equipo
  • La resolución de problemas: la búsqueda de soluciones a problemas de forma conjunta
¿Qué es el Team Building y para qué puede servirte?
Vota este artículo!

  • Las ventajas son muchas y debería ser una cuestión que todas las empresas se preocuparan por mantener en su negocio. No se me ocurre ningún factor negativo de asegurar el team building.