Hombre haciendo feng shui
El Chi

El Chi (literalmente “aire, aliento, disposición de ánimo”) es la energía o el principio activo que nos da la vida, la energía vital que une cuerpo, mente y espíritu.

Origen del Chi

Este es un concepto tiene sus orígenes en la antigua filosofía china. Pero el concepto de que existe una fuerza de la vida, se encuentra en la mayoría de las culturas antiguas del mundo. En la India, se llama prana; en la China, chi; en Japón, ki; para los nativos americanos, el Gran Espíritu… Para todas estas culturas y muchas otras, la idea de la fuerza de la vida es el eje central de la medicina y la curación tradicional.

Tanto la medicina tradicional china como la acupuntura se basan en el equilibrio y la mejora de Chi, para traer el cuerpo hacia un estado de salud.

En el Tai Chi se aplica este principio básico para optimizar el flujo de energía en el cuerpo, se reduce el uso de la fuerza para hacer el ejercicio, y con ello se reduce el riesgo de provocar una lesión, mientras que se maximizan los beneficios del movimiento consciente y la vida sana.

Chi
Chi

Los principios del Chi

Todo organismo vivo tiene su forma particular de asimilar el Chi. Pero tanto los seres humanos, como los animales y las plantas lo absorben por igual gracias al aire que respiran, el agua que beben y la comida que comen.

Una vez dentro, el Chi se mueve por todo el cuerpo y lleva a cabo sus múltiples funciones. La más básica de todas estas funciones se basa en lograr el buen funcionamiento y de forma continuada del organismo.

Algunas personas afirman que el ser humano puede controlar y utilizar esta energía, a través de diversas técnicas, incrementándola, acumulándola y distribuyéndola por todo el cuerpo o usarla en forma concentrada, a través de las artes marciales. También afirman que tiene el poder de curar cierto número de enfermedades a través de la liberación del flujo energético por el cuerpo humano. De aquí vienen muchas de las medicinas alternativas como el reiki, la acupuntura, la digitopuntura y otras.

El Chi en la cultura occidental

De hecho, hay indicios en nuestra cultura occidental de que hace tiempo se reconocía la misteriosa fuerza de la vida. ¿Se ha preguntado, por ejemplo, por qué una madre besa a la herida de su hijo para tratar de paliar su dolor? Es curioso como después de su beso, el dolor suele disminuir o incluso desaparecer.

Según los psicólogos este fenómeno no tiene nada que ver con el beso en sí. Para ellos su eficacia es el resultado de la sugestión en la mente del niño (efecto placebo): El dolor desaparece como resultado de la sugestión inducida por la madre.

Pero cualquiera que crea en el concepto taoísta del Chi dirá que la madre pasó parte de su fuerza vital al tejido dañado del niño. La fuerza de la vida no sólo repara la herida, sino que también sirve como anestésico.

Otro ejemplo puede encontrarse en muchos de los cuadros religiosos realizados por algunos de los mejores artistas de todos los tiempos. En estas obras, a menudo se puede encontrar un halo que rodea Jesucristo, María, José, los discípulos, los ángeles, etc.

Algunos creen que esta aura es un símbolo imaginario creado por el artista para dar efecto. Otros, sin embargo, creen que en realidad puede ser el resultado de las emanaciones que irradian aquellas personas que han cultivado el Chi en un alto grado.

Se dice que algunos artistas dotados, que eran especialmente sensibles a la luz y el color, pueden haber tomado su inspiración de la idea de halos directamente de una persona particularmente radiante.

¿Qué es el Chi?
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.