Psicología política: una disciplina con futuro

Verificado Redactado por Bernardo Peña. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 22 enero 2021.

La psicología política es una especialidad de la psicología que estudia científicamente las prácticas comportamentales de contenido y función política. Más concretamente, la psicología política está orientada a estudiar la toma de decisiones políticas y todo lo que ello implica. Además, cuenta con un eminente campo aplicado.

Nacimiento de la psicología política

Se produjo formalmente en los años 70 del pasado siglo XX en EEUU y Europa. Hay que tener en cuenta que, la mayoría de los psicólogos de esta época habían sufrido los más diversos avatares históricos: dos guerras mundiales, la Gran Depresión, la Guerra Fría, la Caída de la URSS, además de varias crisis económicas y conflictos sociales. No es de extrañar que muchos psicólogos trataran de estudiar estos fenómenos y darles una respuesta a los mismos.

Ejemplos de lo anterior lo tenemos en las obras de psicólogos como: Tolman (Drives Toward War), Skinner (Walden Dos), Maslow (The Authoritarian Character Structure) y Lasswell (Psychopathology and Politics), pero también de Osgood, Eysenk o Lewin (Garzón, 2008).

Estas obras no son más que el reflejo por tratar de comprender los fenómenos sociopolíticos y darles una respuesta desde la psicología. Sin quererlo, habían sentado las bases de la nueva psicología política.

La constitución formal de la nueva disciplina

En un principio, los investigadores que constituían este campo de estudio trabajan sin tener una conciencia de grupo. Sus investigaciones estaban inconexas, hasta que poco a poco se fueron entrelazando y formando un grupo.

En el caso de la Psicología Política Internacional, este proceso natural tiene su punto más álgido en los años 30. Un período de acontecimientos económicos de envergadura (Gran Depresión), sociales (la sociedad de masas y su nueva cultura) y también de los acontecimientos políticos (la confrontación de modelos políticos, competición de naciones y el alza de las ideologías).

Es la época en la que aparecen asociaciones de psicólogos comprometidos con su entorno, cuando nace en 1936 la Sociedad para el Estudio Psicológico de los Problemas Sociales (SPSSI, Society for Psychological Study of Social Issues) y poco después una revista a través de la cual difunden y canalizan sus ideas y aportaciones, el Journal of Social Issues (Garzón, 2008).

Al otro lado del Atlántico, en España, En el Consejo Superior de Investigaciones, se propician los primeros estudios de Psicología Política, comportamiento y preferencias políticas, unos años más tarde, ya en época franquista. Por otro lado, surgen importantes investigadores en este campo de la talla de J.L. Pinillos, J. Seoane, Rodríguez-Sanabra y Burgaleta.

Sin embargo, no es hasta 1978, en EEUU, donde se decide formalizar la disciplina. Así pues, se crea la International Society of Political Psychology (ISPP) y se publican los primeros manuales al respecto.

¿Qué hace un psicólogo político? Áreas de intervención

Según Garzón (2008), existen 7  grandes áreas que dan lugar a la actividad profesional del psicólogo político:

  • Ideologías y actitudes políticas
  • Personalidad y liderazgo político
  • Participación política
  • Movimientos Sociales
  • Poder y relaciones internacionales
  • Socialización política
  • Medios de comunicación y Opinión pública

Estas y otras áreas, que van apareciendo, se pueden enmarcar en una estructura de dos dimensiones; la primera política y la segunda psicológica. Los psicólogos políticos han formulado su intervención profesional en función de su manera de entender ambas dimensiones, Garzón (2008).

La dimensión política puede verse desde dos sensibilidades, que no son incompatibles, pero sí diferentes: la política como juego de poder, como institución, o como acción colectiva de influencia. Si hablamos de poder, las ideologías, su influencia en las actitudes y el liderazgo son temas centrales. Si hablamos de la política cívica los temas se relacionan con la participación, la socialización y los medios de comunicación, Garzón (2008).

La dimensión psicológica también presenta dos sensibilidades: la conducta política individual (donde la personalidad política y la conducta política individual son temas primordiales) o la conducta participativa y, por tanto, colectiva (la participación convencional y no convencional, los movimientos sociales y la acción política son ahora las áreas relevantes), Garzón (2008).

Conclusiones

En definitiva, los psicólogos son cada vez más demandados para analizar e intervenir en las áreas de acción de la disciplina. En política no se debe ignorar la enorme fuente de poder que supone el conocimiento de la conducta, la emoción y la cognición humanas. Es decir, el conocimiento de la psicología aplicada a la política.

Bibliografía

  • Garzón Pérez, A. (2008). Teoría y práctica de la Psicología Política. Informació Psicològica, 93, 4-25.
  • Garzón, A. (1988): Psicohistoria y Psicología Política. En J. Seoane y A. Rodríguez (Eds.): Psicología Política. Madrid; Pirámide, cap.10, 279- 305
  • Garzón, A. (1993): Psicología Política en España. Boletín de Psicología, No. 39, 35-65
  • Garzón, A. (2001): Political Psychology as Discipline and Resource. Political Psychology, vol. 22, nº2, 347-356.
  • Hermann, M. (Ed.) (1986). Political Psychology. San Francisco: Jossey-Bass.
  • Knutson, J. M. (Ed.)(1973): Handbook of Political Psychology. Jossey Bass.
  • Lasswell, H. D. (1948): Power and Personality. Nueva York: Norton
  • Pinillos, J. L. (1963): Análisis de la Escala F en una muestra española. Psicología General y Aplicada, 18, 1155-1174.
  • Rodríguez Sanabra, F.( 1963): Estereotipos regionales españoles. Psicología General y Aplicada, 68-69, 763-771.
  • Sears, D.O.- Huddy, L.- Jervis, R. (eds) (2003): Oxford Handbook of Political Psychology. Nueva York: Oxford University Oxford Press.
  • Seoane, J. – Rodríguez, A. (1988): Psicología Política. Madrid: Pirámide.

Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Deja un comentario