La psicología experimental es una rama de la psicología que emplea el método científico para realizar investigación acerca de procesos mentales (cognitivos) y conductuales, realizando estudios sobre individuos y poblaciones, aplica el conocimiento obtenido para implementar estrategias y programas de intervención; tratando de dar respuesta y solución a cuestiones acerca del comportamiento.

En la búsqueda del “sí mismo”, el ser humano ha sido un ente reflexivo; desde la antigüedad, los fenómenos psicológicos y los procesos mentales han sido de su interés, por lo que ha buscado maneras para tratar a las personas que tenían una conducta “fuera de lo normal” dentro de su contexto sociocultural, incluso para reclutamiento y control social


¿Por qué algunas personas tienen falta de regulación emocional? ¿Por qué algunas son violentas y no parecen generar culpa por vulnerar los derechos ajenos? ¿Por qué algunos sujetos no podían aprender las habilidades básicas para la vida como la mayoría de los integrantes de su comunidad? ¿Por qué las personas no responden igual ante las mismas situaciones? Todas estas preguntas y muchas otras han sido objeto de estudio de la psicología desde hace numerosos años.

Antecedentes históricos de la psicología experimental

En la antigüedad, a los problemas neurológicos y las psicopatologías a menudo se les atribuían explicaciones mágicas afectando más al individuo, pues no existían muchos derechos regulados por la ley para ellos… Muchos eran encadenados, torturados y condenados a la miseria.

Aunque es verdad que estas prácticas siguen dándose en algunos lugares del mundo, durante la Ilustración, la psicología experimental floreció, aportando a cada paciente que recibía crueles tratamientos en instituciones de salud: la esperanza de un trato digno y humanitario, recordemos que uno de los importantes lemas de la Ilustración era: “la razón te hará libre”. Y así les sucedió, pues la psicología en su rama experimental, ayudó a romper las cadenas de personas con padecimientos neurológicos, a veces incluso congénitos, que eran muy castigados o incluso privados de su vida en ciertas culturas; así como de otros individuos con trastornos mentales, brindando un panorama que aporta mayor comprensión respecto a la conducta humana

En 1792, Phillipe Pinel, director del Hospital Bisêtre en París, logró la autorización de la “comuna revolucionaria para remover las cadenas de algunos enfermos mentales, convencido de que, tratados con bondad, los enfermos eran más fáciles de manejar que como cuando se les trata como criminales o bestias peligrosas”. (Muñiz De la Fuente, Ramón, 1981), esto permitió reformas importantes en las leyes, misma que pronto se hizo extensiva en otras instituciones de la salud en el mundo.

Protección de animales y derechos de los sujetos de estudio en psicología experimental

“La psicología experimental, idealmente debe respetar los derechos inmanentes de los cohabitantes de este planeta azul, brindar una mayor comprensión y conciencia acerca de cómo podemos coexistir en armonía, así como fomentar y apoyar con sustento científico la creación o modificación en la regulación de leyes para proteger a los sujetos de estudio, ya sean personas o animales, especialmente ayudar a proteger a las especies en peligro de extinción”.

El 12 de julio del 2012, en la Universidad de Cambridge, Inglaterra y en presencia del ilustre y recordado Stephen Hawking, se firmó: La Declaración de Conciencia de Cambridge, manifiesto que, gracias a un renombrado grupo de neurocientíficos cognitivos y computacionales, se sostiene con base en las neurociencias que: “el privilegiado estado de autoconciencia” no es exclusivo del ser humano, brindando un listado de algunos animales.

Gracias a dicho manifiesto, han sido protegidos en sus territorios algunos animales, al conocer que algunos tienen conciencia, como suscribieron los expertos en el tema:

“Decidimos llegar a un consenso y hacer una declaración para el público que no es científico. Es obvio para todos en este salón que los animales tienen conciencia, pero no es obvio para el resto del mundo. No es obvio para el resto del mundo occidental ni el lejano Oriente. No es algo obvio para la sociedad.” (Philip Low, 2012).

A lo largo de la historia, podemos observar que desde antaño, se ha tratado de modificar la conducta de ciertos individuos por diversos motivos. La psicología experimental también tiene una parte oscura, que puede hacerse manifiesta en el presente cuando al tratar de hacer investigación, se violentan los derechos humanos y animales, por ejemplo.

Asimismo sucede cuando se permiten experimentos y tratamientos que no ayudan a los enfermos mentales a ser entes autosuficientes y funcionales en la medida que su padecimiento mental se los permita, o que no les ayuda a su reinserción social, dependiendo del grado de severidad de cada caso. Las afirmaciones acerca de la causa y el tratamiento de la conducta, deben hacerse con base en investigación científica y sólida (Morrison, 2000), así podemos reducir el detrimento en la calidad de vida del paciente al aplicar tratamientos ortodoxos inadecuados.

Florecimiento de la psicología experimental

En el periodo de la Ilustración, la medicina y la psicoterapia se emanciparon de la religión y al tomar sustento en la Medicina y la Fisiología, la psicología “se convierte en una disciplina no sólo teórica sino experimental y una ciencia de la experiencia, la cual estudia procesos, los describe y se propone explicarlos; a su vez estudia cómo la psicología aplicada utiliza estos conocimientos en la vida social y económica”. (Paulis, Richard).

En la Universidad de Harvard, Estados Unidos, William James creó un laboratorio de psicología en 1875. Sin embargo, no es sino hasta 1879 cuando queda registrado formalmente el nacimiento de la psicología experimental, con sede en Leipzig, Alemania, y como fundador de la misma se reconoce a Wilhelm Maximilian Wundt por desarrollar el primer laboratorio de psicología experimental, siguiendo el método científico estudió la “experiencia observable y cuantificable”.

Formalmente el nacimiento de la psicología experimental se enmarca en el siglo XIX con Wundt, quien enfocó su investigación principalmente en procesos cognitivos como la sensación y la percepción. Debido a sus planteamientos, se le ubica en el enfoque estructuralista; él se enmarcaba a sí mismo más como voluntarista, pues consideraba a las “actividades volitivas”, un modelo sobre el que debían construirse el resto de fenómenos psicológicos.

Hubo grandes avances también en la psiquiatría, cuando se encontraba en su etapa taxonómica y descriptiva. Las clasificaciones de los trastornos psíquicos de Paul J. Möbius, mismas que influenciaron las aportaciones de Emil Kraepelin (1856-1926), tuvieron aceptación casi de manera universal.

Kraepelin representa una figura emblemática para las neurociencias pues basándose en la observación clínica, analizó miles de historias clínicas buscando la causa de muchos padecimientos psíquicos y realizó un compendio con una clasificación de las enfermedades mentales (1883), siendo base de la mayoría de las que usamos hoy día.

La metodología científica, que sigue la psicología experimental, implica objetividad en su proceso, antes de aceptar suposiciones como explicaciones adecuadas y válidas, prueba o refuta hipótesis acerca de la naturaleza de fenómenos psicológicos, evitando sesgos de información. A su vez, la representatividad en la investigación ayuda a reflejar características propias de la población y de los individuos, sin la venda y las etiquetas que figuran con los sesgos, ayudando así, a erradicar prejuicios y estigmas sociales.

En Völkerpsychologie (Psicología de los Pueblos, 1900-1920), Wundt trata de comprender los comportamientos colectivos, realiza estudios psico-etnográficos, observa con metodología cómo la diversidad se transforma en una comunidad y de ésta última, le interesaban también sus productos culturales como: mitos, creencias, lenguaje, así como usos y costumbres, entre otros.

Conclusiones

Gracias a la psicología experimental, puedes encontrar respuesta a muchas preguntas que te has formulado acerca de la conducta de los demás e incluso de ti mismo, así como de tus relaciones interpersonales. Puedes buscar los resultados de novedosas investigaciones en psicología experimental en artículos de revistas o sitios de divulgación científica, a veces, incluso antes de que salga un libro al respecto. La Asociación Americana de Psicología (APA) y otras asociaciones de investigadores de todo el mundo, constantemente publican los resultados de interesantes estudios que realizan. En esta era digital, abunda información, sin embargo, no toda es útil o recomendable. Por lo que es importante que cuides los sitios donde la procuras.

Parte importante de nuestra salud, es la búsqueda de información al respecto, pero si lo tuyo no es andar leyendo todo el detallado y largo proceso que implica el método científico, para encontrar respuesta a muchas de tus preguntas acerca de tus emociones, sentimientos y conductas, puedes buscar sitios en donde se publiquen artículos de Psicología, en los que profesionales de la salud avalados tomen como referencia a su vez: desde investigaciones en neurociencias recientes de fuentes válidas, pasando por la bibliografía clásica hasta las más novedosa.

Voltaire  (1694-1778) y Montesquieu (1689-1755),  “creían que la razón permitía a los hombres liberarse de la ignorancia y la superstición”. Coincidieron en afirmar la bondad innata del hombre, la posibilidad de progreso y del logro, en esta vida y la felicidad para la mayoría”, esperemos y trabajemos para que las aportaciones de la psicología experimental nos otorguen una mayor conciencia, misma que nos permita vivir más en armonía,  tolerancia y respeto con nuestro planeta, incluyendo a quienes cohabitan en él.

Referencias electrónicas

https://www.apa.org/action/science/experimental/education-training

Referencias bibliográficas

De la Fuente Muñiz, Ramón (1981). Psicología Médica. México: Fondo de Cultura Económica, S.A. de C.V.

Bonin, Werner., F. (1991). Diccionario de los grandes psicólogos. De las ciencias del espíritu a las ciencias de la conducta. (Die groBen Psylogen. Von der Seelenkunde zur Verhaltenswissenschaft; Forscher, Therapeuten und Ärzte, título original).  México: Fondo de Cultura Económica, S.A. de C.V.

Morris, Charles, G. (2001). Introducción a la psicología. México: Pearson Educación.



Miryam Gomez Obregon
Psicóloga NeuroEducativa/ Freelance. Diseño de programas y gestión del tiempo mediante el mejoramiento de habilidades y competencias. Técnicas de programación y sugestión en Nivel Alfa, de Respiración y Relajación Profunda. Promoción de estilos de Vida Saludables a través de las Tecnologías Educativas. Musicoterapia. Redacción de contenido especializado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here