Proyecto MK Ultra

Verificado Redactado por Xevi Molas. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 30 abril 2021.

El Proyecto MK Ultra puede parecer de película, de hecho, se ha llevado al cine en más de una ocasión, sin embargo, es real. Se trata de un proyecto muy interesante pero cuyo objetivo era bastante siniestro. Imaginemos por un momento que fuera posible entrar en la mente de otra persona para obtener la información que queramos. ¿Qué ocurriría si esto fuera posible? ¿Qué consecuencias podría tener, por ejemplo, a nivel bélico? Y sobre todo, ¿cómo sería el camino para llegar a averiguar los mejores métodos de obtención de información? Las respuestas a estas preguntas, al menos en el Proyecto MK Ultra, no son del todo agradables. ¡Comencemos!

Proyecto MK Ultra

Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial, la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) tenía un objetivo muy claro: encontrar la mejor forma de sonsacar información en un interrogatorio y después hacer olvidar al interrogado todo lo ocurrido. El procedimiento y objetivo principal era controlar la mente de los demás. Para obtener tan ostentoso fin, se reclutaron a los científicos más reconocidos de la época de campos como la psiquiatría, la psicología, la química y la neurología. Incluso, y aquí otro de los detalles más polémicos, muchos de estos expertos provenían de la Alemania nazi.

Los métodos a través de los cuales pretendían conseguir entrar en las mentes ajenas iban desde drogas sintéticas, aparatos de electroshock, terapia de hipnosis y una multitud de técnicas diseñadas por los investigadores. A principios de los años 50 comenzó el proyecto, al que bautizaron como “Proyecto MK Ultra”. Para tal fin, la CIA financió instituciones carcelarias, médicas, universidades y empresas farmacéuticas. Todo ello con el objetivo de desarrollar técnicas y sustancias para lograr el control mental de la gente. Se dice que otro de los objetivos, el más siniestro, consistía en «construir» asesinos, es decir, introducirse en la mente de otra persona, ordenarle matar y después que olvidase todo lo que ha hecho. ¿Será verdad este último dato o es fruto de la leyenda?

Los sujetos experimentales

¿Quiénes fueron los sujetos experimentales del Proyecto MK Ultra? Los sujetos experimentales tampoco estuvieron exentos de polémica. Por un lado, atrajeron a estudiantes universitarios que se ofrecieron como voluntarios a cambio de dinero. Los voluntarios nunca supieron cuál era el objetivo real del experimento, por lo que desconocían que intentaban introducirse en sus mentes para controlarlos.

Sin embargo, con este tipo de sujeto experimental no podían avanzar demasiado en sus investigaciones, así que obligaron a otro tipo de población a participar en los experimentos. ¿De quiénes se trataban? De presidiarios, de pacientes psiquiátricos, de vagabundos, etc. Al parecer, con ellos se llevó la experimentación al máximo ocasionando un gran número de bajas.

Con el fin de encontrar el mejor método para sonsacar información durante los interrogatorios, se llevaron a cabo todo tipo de experimentos. Uno de los investigadores más activos del Proyecto MK Ultra fue Donald Ewen Cameron, psiquiatra escocés. En sus experimentos utilizó técnicas de tortura con electroshock, administró LSD en grandes dosis y también tuvo a voluntarios durante días sin dormir mientras eran obligados a escuchar grabaciones con mensajes subliminales. ¿Qué diría Maquiavelo en este caso? ¿el fin justifica los medios? Henry Alexander Murray, psicólogo y profesor de la Universidad de Harvard, también participó en el proyecto entre 1959 y 1962. Su experimento fue tachado como «cruelmente atroz»… ¿En qué pudo consistir? Muchos detalles nunca los sabremos.

Rumores

Con el paso de los años, a principios de la década de los setenta, comenzaron a correr rumores sobre el proyecto. De esta forma, los poderes judiciales y gubernamentales empezaron a pedir información sobre el Proyecto MK Ultra. ¿Qué ocurrió? En lugar de ofrecer toda la información posible, desde la dirección de la CIA se ordenó destruir la gran mayoría de documentos. La información que se pudo recoger fue gracias a las declaraciones de los voluntarios que habían participado en los experimentos.

Hasta 1977 no salió a la luz toda la información sobre el proyecto. El que fuera director de la CIA, Richard Helms fue destituido debido a su negativa para colaborar con la justicia. Aún así, todos los sucesores se negaron hasta que llegó Stansfield Turner, un almirante retirado de la Armada y desveló más de 20.000 documentos relacionados con el proyecto. En estos documentos se podía encontrar información sobre torturas, personas implicadas e investigaciones. Este fue el punto final a un cruel programa que había sido protegido y gozaba de impunidad absoluta durante casi treinta años.

Reflexión final

La psicología, y las ciencias en general, avanzan a pasos agigantados gracias, en gran medida, a nuevas técnicas de investigación. Sin embargo, no siempre ha sido así. Con el Proyecto MK Ultra se ha podido comprobar que la investigación traspasó las líneas de la ética y la moral para intentar conseguir grandes avances a un precio muy caro. En psicología social también se llevaron a cabo varios experimentos que en la actualidad no podrían realizarse.

Experimentos como el de la cárcel de Stanford llevado a cabo por Zimbardo, o el de obediencia de Stanley Milgran, hoy rozarían ciertos límites éticos, eso sí, muy alejados de experimentación como la del Proyecto MK Ultra. Por ello, hoy en día, los experimentos que se llevan a cabo en universidades y centros de investigación gozan de todas las garantías para ningún ser humano sufra ningún daño físico ni psicológico. De esta forma, la investigación avanza un poco más lenta pero con todas las garantías de seguridad y dentro de los campos del buen hacer.

 

Licenciado en Psicología por la Universidad de Granada. Psicólogo Sanitario. Máster en Inteligencias Múltiples por la Universidad de Valencia. Instructor en Meditación Budista por el Centro Internacional de Estudios Budistas.

Deja un comentario