Contenido

Los problemas de fertilidad

Los problemas causantes de infertilidad son muchos y muy diversos, y afectan en un porcentaje similar tanto a hombres como a mujeres, aunque tradicionalmente se ha relacionado los problemas de concebir con la figura femenina. No entraremos ahora en profundizar en este aspecto de la infertilidad, dado que es algo puramente médico, sólo resaltaremos uno de ellos porque creemos que es importante y que se produce bastante frecuentemente en nuestra sociedad desarrollada, el motivo es el retraso de la maternidad.

En las últimas décadas y en especial en los países desarrollados, ha existido una tendencia cada vez mayor en retrasan la llegada de un hijo, tanto por razones personales como profesionales. Así pues, el número de mujeres que deciden ser madres después de los 30 años es bastante alta. De hecho, en España una de cada cinco mujeres tiene su primer hijo después de los 35. Afortunadamente, la mayoría tiene embarazos y bebés saludables.

¿Cómo influye la edad en la fertilidad?

En general las mujeres comienzan a experimentar una disminución en su fertilidad a partir de los 30 años. De hecho, la tasa de éxitos de embarazos en mujeres de más de 40 años es cercana al 20%, e incluso inferior en algunos casos, frente al 38% por ciclo en las que tienen alrededor de los 35 años.

Así pues, a estas edades el tiempo juega un papel protagonista: cuanto más tiempo pasa, más dificultades para concebir. Por otro lado, la edad de la pareja también influye negativamente, dado  que la calidad del semen también se ve afectada, con lo que se dificulta más si cabe la fecundación.

En general la disminución de la fertilidad en las mujeres de más de 35 años se debe a que tienden a ovular con menor frecuencia que las mujeres más jóvenes. Pero también influyen ciertos problemas de salud que son más comunes después de esta edad, como por ejemplo la endometriosis, que ocasiona que los tejidos se adhieran a los ovarios o a las trompas de Falopio e interfieran con la concepción.

Si una mujer de más de 35 años no ha quedado embarazada después de intentar concebir durante seis meses, debe consultar a su médico. Los estudios sugieren que aproximadamente un tercio de las mujeres de entre 35 y 39 años y aproximadamente la mitad de las mujeres de más de 40 años tienen problemas de fertilidad.

Cuando descubrimos que no podemos tener un hijo

Normalmente se aconseja que vayamos a visitar a un especialista de infertilidad tras dos años de intentar tener un hijo y no conseguir el embarazo deseado. Antes no se considera anormal, muchas parejas tardan más de un año en concebir, es algo natural.

Tras una primera visita médica nos solicitarán toda una serie de pruebas diagnósticas tanto al hombre como a la mujer. Pero no siempre se consigue conocer a ciencia cierta el origen del problema, ni mucho menos. En cualquier caso el resultado es el mismo, da igual el motivo: no podemos tener hijos.

El diagnóstico de un problema de infertilidad/esterilidad puede suponer una auténtica “crisis vital” para la pareja, entendida ésta como una alteración de su equilibrio emocional que genera desorganización, desesperanza, tristeza, ansiedad y confusión.

Problemas psicológicos relacionados con la infertilidad
Vota este artículo!

  • Es impresionante el shock que te provoca tener el resultado de las pruebas de infertilidad en tus manos, abrirlos y saber que tu pareja es infertil, te quedas helado de la impresión y sientes que tu y tu pareja no podrán formar una familia completa, por fortuna hay especialistas que te apoyan a sobrellevar este shock emocional y dios puso en nuestro camino a la Psicóloga Olaya Martinez, gracias a la terapia de pareja y la terapia preventiva hemos salido adelante y hemos tomado la decisión de iniciar con un programa de reproducción asistida, si se ven en la necesidad de emplear sus servicios les comparto su sitio web para que la contacten http://www.olaya-psicologia.es

  • Los problemas psicológicos en este tipo de temas son muy importantes porque nunca se sabe como reaccionará la pareja ante ese problema y pienso que se debería hablar durante el periodo de tiempo que se necesite con un especialista en problemas psicológicos con la infertilidad. Por otro lado llegar a un equilibrio en la pareja es fundamental para que puedan seguir con sus vidas lo más normal posible, sabiendo al fin y al cabo que no van a poder tener hijos nunca.