Positivismo en filosofía: 10 puntos destacables

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 15 mayo 2020.

Contario a lo que muchos piensan, el positivismo en filosofía no se trata de la felicidad ni de asumir actitudes optimistas.

El positivismo en filosofía hace referencia a una corriente muy importante según la cual todo el conocimiento válido debe partir de la experiencia. A su vez, este conocimiento debe ser comprobado mediante el método científico.

A lo largo de la historia de la humanidad, el hombre ha especulado mucho intentando explicar los fenómenos que ocurren a su alrededor.

Durante mucho tiempo, siglos atrás, se creía que había un dios para cada fenómeno en la naturaleza, por ejemplo, el dios de la lluvia, el dios del sol, de la luna, entre otros.

La historia continuó corriendo, mientras que las preguntas del hombre sobre su entorno no cesaban. ¿Qué ocurrió después?

En la Antigua Grecia, el hombre empezó a trabajar para que su pensamiento fuese más racional y tratara de explicar mejor la realidad.

Son notables las figuras de Sócrates, Platón, Aristóteles, Pitágoras, entre otros, cuyo pensamiento aún es importante en nuestros días.

Sin embargo, la historia de la humanidad es larga y no siempre el pensamiento fue libre.

En la Edad Media, por citar un ejemplo, la última palabra la tenía la Iglesia Católica, es decir, toda la realidad estaba sometida al filtro de la religión.

Pero, el hombre, un día, decidió erigirse sobre todo este escenario y se quiso sostener sobre cimientos seguros, con fundamentos reales y para ello recurrió a la ciencia.

Por ello, el hombre de la época del Renacimiento, así como el de la Ilustración, son figuras relevantes al momento de hablar de positivismo en filosofía.

El Positivismo En Filosofía
Auguste Compte, filósofo

El positivismo en filosofía

Conociendo el escenario previo, se puede afirmar que el positivismo en filosofía es una corriente según la cual todo conocimiento válido parte de la experiencia, a diferencia de otras corrientes –como la del racionalismo, para la cual la principal fuente de conocimiento es la razón-.

Dicha experiencia debe ser respaldada o comprobada, a través del método que usan las ciencias. Si una hipótesis logra salir airosa, luego de atravesar dicho método, entonces podría considerarse como conocimiento científico válido.

De modo que, cualquier conocimiento que no provenga de la experiencia, es rechazado, por considerarse metafísico.

Pues, mientras otras corrientes filosóficas afirman que el conocimiento proviene de las ideas innatas, el positivismo en filosofía niega todo esto, y dice que la experiencia, por medio de los sentidos, es la única fuente para poder conocer la realidad.

Este término de positivismo surgió en Francia, durante el siglo XIX. Quien primero hizo mención a él fue el filósofo Saint-Simon, fundador de la filosofía social.

Sin embargo, quien realmente dio notoriedad y rigurosidad a esta forma de pensar, es decir, al positivismo, fue el filósofo y sociólogo francés Auguste Comte, además de otros notables pensadores como John Stuart Mill.

Para estos pensadores, cualquier actividad científica, para ser considerada como tal, debía partir de hechos que fuesen reales y plausibles a ser comprobados por un método científico.

Características del positivismo en filosofía

Algunas de las características más resaltantes de la corriente del positivismo en filosofía, son las siguientes:

  1. Todas las disciplinas debían seguir el modelo de la física.
  2. Todas las parcelas del saber debían trabajar con un método único.
  3. Lo único real y verdadero eran los objetos que aparecían ante un sujeto.
  4. La ciencia debía descubrir la causa de los fenómenos por medio de los enunciados, con los cuales se trabajaría en la elaboración de teorías.
  5. El modelo epistemológico por excelencia era el empírico-matemático, ya que este garantizaba la objetividad; solo de esta forma se podría desechar cualquier elemento subjetivo en una investigación.
  6. El desarrollo de la ciencia positiva debía ir a la par con el progreso cultural, político y económico de la sociedad.
  7. La manera de abordar el estudio de los fenómenos sociales era por medio de una comprensión funcionalista y mecanicista. Pues, como ciertos estudios señalan, “el hecho” es la única realidad científica, y los únicos métodos válidos para analizarlos son la experiencia y el método inductivo. Por ello, la sociología cobró mucha relevancia, al ser considerada una ciencia física social.
  8. El progreso de los pueblos estaba marcado por la aparición de la ley, el derecho, así como la educación y la historiografía.
  9. Todas las ideas o nociones a priori eran rechazadas. Es decir, todas aquellas creencias que no se podían comprobar de forma científica.
  10. El método científico también debía ser aplicado a otros campos, como los de las áreas humanísticas

Tal como se puede observar, el positivismo en filosofía es una corriente que busca el conocimiento objetivo y a la cual no le interesan las interpretaciones que se puedan hacer, ya que eso es considerado subjetivo.

Por supuesto, el positivismo en filosofía, como escuela, ha recibido muchas críticas, sin embargo, continúa siendo una corriente predominante en la actualidad.

Bibliografía

  • Atencia Páez, J. (1991). Positivismo y Neopositivismo. Logos: Anales Del Seminario de Metafísica.
  • Cáceres Valdez, R. (2016). EL POSITIVISMO. Ius Inkarri.
  • Molina, C. N. (1960). El positivismo lógico. Revista de Filosofía DIÁNOIA.
  • Ramos, C. A. (2015). LOS PARADIGMAS DE LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA Scientific research paradigms. Av.Psicol.

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario