Tras varios fracasos en las relaciones de pareja llega un momento en la vida en la que te puedes permitir el lujo de preguntarte el por qué siempre te pasa lo mismo en el amor, por qué siempre te sale mal, por qué no encuentras esa persona con la que compartir tu risa, tu llanto, tus caricias, esos momentos en los que necesitamos apoyarnos en alguien, el por qué siempre parece que todo marcha genial y de repente se acaba el amor, el por qué parecía la persona con la que pasar el resto de tu vida y de repente cambia…

Todas esas cuestiones deberían conducirnos a una única pregunta,

¿Puede que el problema no sean mi pareja si no yo?

Cuando empezamos una relación todo es maravilloso creyendo ciegamente que hemos encontrado el amor ideal que combina la pasión, el deseo por lo desconocido, las ganas de poseer a la otra persona… y es en esta etapa donde no somos sinceros con nosotros mismos ya que tendemos a idealizar a la otra persona construyendo en ella lo que querríamos que fuera y no es, y es ahí donde radica el mayor problema, que estamos viviendo una relación idílica y fantasiosa pero no real, y por lo tanto la probabilidad de que vaya a funcionar podría cuestionarse.

En esta primera etapa, el enamoramiento nos absorbe de tal manera que aunque alguien nos intentase abrir los ojos, sería muy complicado, ya que no queremos escuchar porque el momento que vivimos es un sueño del que no queremos despertar, aunque desgraciadamente eso vaya a ocurrir más pronto que tarde. Podríamos llamarlo un tiempo de irracionalidad cognitiva o desenfreno emocional en el que sólo deseamos amar, pasar toda una vida a su lado y que el tiempo no se agote.

Uno de los motivos por los que el enamoramiento disminuye su intensidad, a parte de todos los ya conocidos a nivel físico, es debido a que no podemos vivir eternamente con esa máscara puesta en la que queremos mostrar lo mejor de nosotros mismos, e incluso mostrar una persona que realmente no somos, y por ello poco a poco vamos bajando la guardia y sobretodo, vamos disminuyendo toda la fantasía que teníamos proyectada hacia nuestra pareja y verla como la persona perfecta, para empezar a conocer a la persona real con la que hemos compartido esta luna de miel.

Es en este momento cuando dejamos atrás el enamoramiento para pasar a un amor más racional, aceptando aquello que nos disgusta, negociando aquello que queremos modificar, presentándonos oficialmente a una nueva persona que desconocemos porque ahora la vemos sin la venda en los ojos, y es en ese instante y no en otro donde decidiremos si seguir adelante en un camino de crecimiento personal y de la pareja, o bien renunciaremos a todo ello y entraremos en una etapa de reproches y culpabilización”

Y aquí es donde quería llegar, ¿en algún momento nos paramos a pensar en cómo somos nosotros en el marco de una relación, en vez de hablar y criticar al otro? Si empezamos a analizar todas nuestras relaciones pasadas es muy probable que encontremos un patrón común en todas ellas, pudiendo ser los motivos por los que nos enfadamos con nuestra pareja, como reaccionamos cuando algo nos disgusta, que nos molesta de la otra persona, por qué decidimos acabar con una relación que pensamos que no funciona…

Entonces, si observamos que la historia se repite, ¿es casualidad que siempre encontremos personas con las mismas características para hacernos enfadar de la misma manera o es que tenemos un problema todavía no resuelto y del que no éramos conscientes?

Es evidente que todos podemos sufrir un desamor o que una relación no funcione como pensábamos, pero si vuestro caso es de los que se repite una y otra vez con diferentes personas, deberíais plantearos escuchar más lo que dice vuestro interior y porqué lo dice, allí podréis encontrar muchas respuestas.

Por último, me gustaría invitaros a todos aquellos que estáis pasando un momento difícil con vuestra pareja a tomar conciencia de vosotros mismos en vuestra relación para poder comprender a la persona que os acompaña en este camino que nadie dijo que fuera fácil y crecer juntos hacia un amor sereno y consciente.

Sara Colom
Psicóloga Col nº B-01856
Asociación Psicosan

¿Por qué siempre me pasa lo mismo con mis parejas?
4.7 (93.33%) 3 votos.

31 Comentarios

  1. Mi historia es algo complicada, he tenido 5 novias en mi vida, 3 de ellas en etapas de adolescente y 2 ya en etapa adulta, tengo 27 años.

    Con la primera (en la etapa adulta) dure 3 años y medio, era una persona con la que sentía que tenía todo en la vida, y de un momento a otro, me dejó por otro, y como es cliché se casó en alrededor de 6 meses.. quedé devastado en ese instante , pero seguí con mi vida

    Uno de los puntos en mi vida es que JAMAS he sido infiel, considero que si una persona llega a ser mi novia es porque no necesito a nadie más. Y pensé que bueno llegará la indicada

    En su momento conocí a la que le pedí a Dios conocer, profesional, hermosa, independiente, para mí era perfecta, era un sueño… Todo paso tan rápido, que comenzamos a vivir juntos, duramos 1 año y 6 meses, ella me pidió tiempo por peleas absurdas, y descubrí que se acostaba con otro…

    Aún me cuesta entender el por qué, y sinceramente siento que tengo la necesidad de buscar ayuda psicológica debido a que creo que con el pasar de las relaciones he tenido muchos traumas de este tipo, cosa que hace que hoy en día no confíe para nada en las mujeres, y como hacerlo si todas me han engañado…

    Luego de reflexionar me puse a pensar, será que el problema está del modo en que las escojo? Tengo muy claro que no voy a conseguir el amor de mi vida en una fiesta en un local nocturno, o al menos ese no es mi Target, busco mujeres que sean inteligentes y que sean sinceras, pero de cualquier método que busque siempre caigo en el mismo resultado..

    Es allí donde nace la pregunta, seré yo quien despierta esa conducta? O simplemente es mucha mala suerte con las mujeres….

    • NO TE PREOCUPES, QUE A MI TAMBIEN ME PASA, PERO CONMIGO PASA QUE AL PRINCIPIO ESTY BIEN Y AL TIEMPO SE VAN ALEJANDO Y SE VUELVEN INDIFERENTES COMO SI YO NO EXISTIERA Y ME A PASADO YA VARIAS VECES TAMBIEN ME PREGUNTO LO QUE TU Y TAMBIEN ME DEJA TRAUMA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.