Por qué siempre me enamoro de quien no debo

Verificado Redactado por Nuria Torres. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 1 mayo 2021.

El amor es un sentimiento que a muchas personas cuesta comprender. Una de las situaciones habituales es la de enamorarse de personas que, como se suele decir, no debemos. ¿La razón? Te lo contamos a continuación.

Una perspectiva equivocada

Lo primero que hay que saber si nos acontece esto es que hay un factor que lo determina todo: se trata de la idealización. Y es que cuando nos enamoramos de una persona que no nos corresponde como queremos que lo haga, en realidad lo estamos haciendo de un ideal, de algo que nos gustaría vivir pero que no estamos experimentando.

Pueden darse distintos escenarios. Uno de ellos es que nos enamoremos de alguien que no siente lo mismo y que directamente nunca se inicie una relación afectiva con dicha persona. En tal caso, la idealización se produce al imaginar cómo sería una relación que, en realidad, no sabemos si sería tan positiva como nuestra mente nos hace ver.

Otra de las situaciones habituales es enamorarnos e iniciar una relación con una persona que no nos hace felices. Esto puede ser por incompatibilidad de caracteres, de expectativas, de proyectos de vida, o directamente porque nuestra pareja nos falle o no sea sincera.

En ambos casos, la persona desarrolla una gran frustración, ya que apuesta por luchar por un tipo de relación que no llega a vivir. Esto hace que acabe por tener comportamientos que le hacen sentirse infeliz y desdichado, intentando cambiar a toda costa la actitud o sentimientos de la otra persona.

Ante cualquiera de estas situaciones, urge establecer un cambio en la propia mente del afectado. Se trata de un cambio de perspectiva, del enfoque de la situación y de comprender qué depende de uno mismo, y saber ver qué viene provocado por una visión distorsionada de la realidad.

La baja autoestima

En la mayoría de los casos en los que una persona se enamora de alguien que no debe, entra en juego la falta de autoestima del afectado. Este puede venir ya con problemas anteriores, lo que le hace fijar su atención en personas que no le dan lo que necesita.

Esto se produce, sobre todo, porque la propia persona no pone en primer lugar sus propias necesidades, sino que se obsesiona con hacer o ser la persona que cree que gustará al otro. Esto hace que tienda a verse a través de la mirada de la persona de la que siente que está enamorada.

Así, la persona enamorada tiende a verse y a valorarse a través de la opinión y juicio del otro, llegando este hecho a ser muy dañino para sí mismo. La conclusión que saca es que se ha enamorado de quien no debe, pero la realidad puede ser que no se ha querido lo suficiente a sí mismo.

Uno de los principales peligros que hay que evitar a toda costa es el pensar que luchar por el objetivo hará que lo consigamos. Esto puede suceder en el caso de que la otra persona también esté dispuesta a hacerlo por nosotros, pero nunca si esta no está dispuesta y lo demuestra claramente con su comportamiento.

Por lo tanto, hay que evitar caer en el autoengaño y fomentar el auto respeto, ya que solo de esta forma podremos lidiar con una situación que puede llegar a ser muy nociva para nosotros si no la sabemos parar a tiempo.

Racionalizar el enamoramiento

La solución a esta situación pasa por racionalizar el proceso de enamoramiento. Para ello, debemos saber detectar las señales o datos que nos hacen ver que no debemos implicarnos más en la relación con otra persona y así evitar alimentar ese sentimiento que nos ha provocado.

La experiencia en este sentido es un grado, ya que podemos advertir comportamientos que ya nos han hecho daño anteriormente. También es conveniente en este caso intentar abstraernos de la propia situación y hacer el ejercicio de verlo como lo haría una persona externa a la relación.

Esto nos ayudará a tener perspectiva de la situación y a vernos a nosotros mismos desde fuera. En el caso de que no nos sintamos orgullosos del papel que estamos asumiendo, es preferible poner distancia.

Aunque al principio pueda parecer difícil, el paso del tiempo irá cerrando heridas y diluyendo el recuerdo de lo que en un momento concreto nos parece una cuestión insalvable. En tal caso, nos ayudará centrar nuestra energía en algún proyecto que nos ilusione y nos ayude a mejorar nuestra autoestima.

Aunque no lo parezca, enamorarse de la persona equivocada es algo bastante común, pero lo mejor de todo, es que tiene remedio. Solo es necesario comprender por qué sucede esto, profundizar en nuestro propio autoconocimiento y, sobre todo, fomentar nuestra autoestima para no acabar tomando decisiones desacertadas que nos terminen provocando sufrimiento.

Cómo evitar enamorarse de la persona equivocada

Como hemos podido ver, enamorarse de la persona equivocada es la consecuencia de un problema que viene de nosotros mismos. Para solucionarlo deberemos trabajar en nuestra propia autoestima.

Ante todo, hay que fijar la atención en personas que nos presten la atención que necesitamos y saber poner fin a una relación en la que la implicación emocional por la otra parte no es la que esperamos.

En la mayoría de los casos surgen los miedos a perder a la otra persona. Sin embargo, hay que ser conscientes de que en una situación en la que el ser querido no nos corresponde de igual manera, su pérdida no será más que una ganancia a largo plazo. Se trata de una inversión en nosotros mismos y en nuestro bienestar.

Hay que evitar sobre todo pensar que luchar por el objetivo hará que lo consigamos. Esto no es más que caer en el autoengaño y fomentar una situación que puede llegar a ser muy nociva para la persona afectada si no sabe atajarla a tiempo.

Debemos saber que enamorarse de alguien e iniciar una relación es una apuesta de vida y tenemos que intentar que nos produzca una sensación de bienestar. Por ello, hay que velar porque la otra persona tenga los mismos sentimientos hacia nosotros, y despojarnos de ideales y falsas expectativas que pueden ser muy dañinas.

Es muy importante saber detectar las señales o datos que nos hacen ver que no debemos implicarnos más en la relación con otra persona. De esta forma, evitaremos alimentar ese sentimiento que solo nos hará daño en el futuro.

Si lo hacemos así podremos tener una perspectiva de la situación y vernos a nosotros mismos desde fuera. En el caso de que no nos sintamos felices con el papel que tenemos en la relación, es preferible poner distancia cuanto antes y centrarnos en superar la relación y en reconstruir nuestra autoestima.

Tenemos que tener en cuenta que, aunque parezca complicado en un principio, es tiempo irá cerrando las heridas. Aunque nos pueda parecer una cuestión insalvable, debemos centrar nuestra energía en algún proyecto que nos ilusione y nos ayude a mejorar nuestra autoestima y a sentirnos realizados.

Psicóloga Licenciada por la Universitat Oberta de Catalunya. Psicóloga Clínica con especialidad en infancia y adolescencia.

2 comentarios en «Por qué siempre me enamoro de quien no debo»

  1. A lo largo de mi vida es lo que me ha pasado, me gustan las chicas que luego veo que no me corresponderán en cambio las que si están detrás mío y estarían dispuestas a tener algo conmigo no me atraen ni sexualmente ni por su personalidad. Esto es un problema que antes con 20 años me daba un poco igual pero ya han pasado bastantes años y seguimos en las mismas. Espero algún día solucionar este problema y encontrar a alguien que me quiera por como soy y me acepte con mis virtudes y mis defectos.

    Responder
  2. Hola, siempre he tenido este problema en mis relaciones. De hecho pocas han llegado a ser relaciones porque siempre me he centrado en luchar por alguien que por una causa u otra no estaba dispuesto a tener una relación, por lo que era bastante frustrante y acababa cada vez mas con mi autoestima. Deberia aprender a quererme más a mi misma para no volver a caer en el mismo error? Gracias

    Responder
Deja un comentario