drogas-alucinogenas-PCP

La fenciclidina o PCP (abreviatura en inglés de phencyclidine), es una droga disociativa que se utiliza como anestésico y que posee efectos alucinógenos y neurotóxicos. También se conoce popularmente como Polvo de ángel, Hierba mala o Píldora de la paz.

Qué es la PCP

La fenciclidina (PCP) fue desarrollada en los años 50 como un anestésico intravenoso, pero debido sus importantes los efectos secundarios con alucinaciones, delirio y manía, se suspendió su uso médico humano al cabo de unos diez años.

En su forma pura, la PCP es un polvo cristalino blanco que se disuelve fácilmente en agua o alcohol y tiene un sabor químico amargo distintivo. Cuando se comercializa ilegalmente como droga, suele contener una gran cantidad de contaminantes que hacen que el color varíe de un marrón claro a un marrón más oscuro, con una consistencia pastosa a grumosa. Está disponible en una gran variedad de tabletas, cápsulas y polvos coloreados, que se toman por vía oral o inhalación. La forma líquida de PCP es en realidad feniclidina base disuelta generalmente en éter, un solvente altamente inflamable. Para fumar, la PCP generalmente se rocía sobre un material con hojas como la menta, el perejil, el orégano o la marihuana. La PCP también puede ser inyectada.

Farmacológicamente, la PCP es un antagonista del receptor NMDA / glutamato no competitivo, pero también interactúa con otros receptores y puede tener efectos con receptores de dopamina, opiáceos y nicotínicos.

Esta droga entorpece la capacidad de la persona para pensar y comunicarse racionalmente y hasta para reconocer la realidad, a veces provocando en comportamientos extravagantes o peligrosos. Las drogas disociativas como el PCP y la ketamina pueden hacer que el usuario se sienta desconectado y fuera de control.

Efectos del consumo de la PCP

Efectos a corto plazo

  • Alucinaciones visuales y auditivas.
  • Distorsión del sentido del tiempo.
  • Confusión.
  • Euforia.
  • Reducción de la sensibilidad al dolor.
  • Una mirada en blanco
  • Movimientos oculares rápidos e involuntarios.
  • Ansiedad.
  • Sentimientos de súper fuerza.
  • Sensación de invulnerabilidad.
  • Ligero aumento de la frecuencia respiratoria, que se vuelve superficial.
  • Aumento de la presión arterial.
  • Incremento de las pulsaciones.
  • Sudoración.
  • Apatía.
  • Amnesia.

Por lo general, las alucinaciones vienen acompañadas de distorsiones en el sentido del tiempo y el ser de una persona. En algunos casos, la sensación de ser de una persona puede ser destruida. Naturalmente, la confusión abunda y la lógica no está presente. Con la pérdida de uno mismo, el usuario puede sentir una intensa alienación, como si el mundo y las personas en ella no tuvieran sentido, y sentimientos de depresión.

En algunos casos, las personas pueden sufrir ilusiones de que son celebridades o dignatarios; y de repente, pueden sentirse abrumadoramente asustados de la muerte.

Efectos de las dosis bajas

Una cantidad moderada de PCP generalmente provoca que los usuarios se sientan distanciados de su entorno, así como por un comportamiento general como si se estuviera borracho. Hay entumecimiento de las extremidades, dificultad para hablar y pérdida de coordinación pueden ir acompañadas de una sensación de fortaleza e invulnerabilidad.

Efectos de las dosis moderadas

Las dosis moderadas producen anestesia parcial o completa, donde la persona no puede mover sus extremidades o cualquier parte de su cuerpo.

Efectos de las dosis altas

A dosis más altas, hay una caída de la presión arterial, la frecuencia del pulso y la respiración. Esto puede ir acompañado de náuseas, vómitos, visión borrosa, parpadeo arriba y abajo de los ojos, babeo, pérdida de equilibrio y mareos. Las dosis altas de PCP también pueden causar convulsiones, coma y muerte (aunque con mayor frecuencia la muerte se debe a una lesión accidental o al suicidio durante la intoxicación con esta droga). Los efectos psicológicos a altas dosis incluyen ilusiones y alucinaciones.

Efectos adversos de la PCP

La PCP, como la ketamina, puede causar depresión respiratoria, anormalidades en el ritmo cardiaco y fuerte síndrome de abstinencia. Cuando se mezcla con otros depresores del sistema nervioso central como el alcohol o las benzodiazepinas, la droga puede causar depresión respiratoria severa, lo que lleva al coma e incluso a la muerte. Sin embargo, dado que la PCP reduce la capacidad de la persona para pensar racionalmente, a menudo se ingieren otras drogas. La PCP también se asocia con un mayor riesgo de suicidio.

En algunos usuarios puede causar ansiedad aguda y una sensación de muerte inminente; en otros, paranoia y hostilidad violenta, y en algunos, puede producir una psicosis indistinguible de la esquizofrenia. Muchos creen que PCP es una de las drogas de abuso más peligrosas.

Dependencia a la PCP

El abuso continuado de PCP puede conducir a la tolerancia y la adicción. A medida que la persona toma más y más medicamento para lograr los mismos efectos, aumentan los riesgos de daño a largo plazo. Al parecer causa  psicosis en personas que sufren esquizofrenia y también en usuarios crónicos.

La PCP es adictiva y su uso a menudo provoca dependencia psicológica, con intenso anhelo de consumo y comportamiento compulsivo de búsqueda de la droga.

Los consumidores de PCP reportan pérdida de memoria, dificultades con el habla y el aprendizaje, depresión y pérdida de peso. Estos síntomas pueden persistir hasta un año después del cese del consumo.

El consumo de PCP entre los adolescentes puede interferir con las hormonas relacionadas con el crecimiento y desarrollo normales. Muchos usuarios de PCP son llevados a las salas de emergencia debido a los desagradables efectos psicológicos o por sobredosis. En un hospital o lugar de detención, a menudo estas personas se vuelven violentas o suicidas, y son muy peligrosas para ellos y para los demás.

Tratamiento del abuso a la PCP

Los efectos del abuso y la adicción a la PCP son muy variados; sin embargo, el tratamiento es posible y los usuarios tienden a responder al mismo.

El primer paso del proceso será la desintoxicación segura de la sustancia. Debido a que la abstinencia puede inducir ciertos síntomas potencialmente peligrosos, como convulsiones, la desintoxicación se debe hacer bajo supervisión médica. Un centro de rehabilitación proporcionará un entorno seguro y supervisado para esta fase.

Una vez que se complete el proceso la fase de desintoxicación, comenzará la terapia de tratamiento de la adicción, ya sea en el mismo centro de rehabilitación o como parte de un programa de tratamiento ambulatorio.

El tratamiento y el cuidado posterior proporcionarán las habilidades y el apoyo que la persona necesitará para vivir una vida de sobriedad y prevenir las recaídas.

Polvo de Ángel, PCP o fenciclidina, una peligrosa droga alucinógena
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.