Por desgracia, desde hace unos cuantos años no paramos de escuchar el mismo tipo de noticias en los telediarios: el asesinato en masa de una gran multitud de personas a manos de un francotirador, y normalmente esto pasa la mayoría de las veces en los Estados Unidos.

Estas son las claves de los asesinos en masa

Más allá de querer generalizar, lo cierto es que los asesinos en masa que han cometido este tipo de atrocidades en los últimos años suelen compartir ciertos patrones similares, y comparten más características en común de lo que a priori podríamos pensar.


En primer lugar suele tratarse de hombres en lugar de mujeres. También son personas que tienen dificultades a la hora de relacionarse con los demás y, por último, arrastran cierta ira o culpa con respecto a acontecimientos del pasado.

No es de extrañar que tras una masacre de este tipo, los vecinos, profesores, compañeros o gente que conocía a los asesinos digan que eran una persona que apenas hablaba, extraña y de la que no se conocían relaciones sólidas ni hobbies.

Por lo tanto, además de unos patrones psicológicos alterados que dificultan las interacciones sociales, también sienten resentimiento tras haberse sentido humillados en el pasado por otras personas de su entorno o situaciones.

Muchas veces, tales asesinatos y atrocidades son cometidas por el mero hecho de vengarse. No existe una causa definida como tal, solo buscan calmar su ira e incluso conseguir cierta notoriedad frente a los medios y la sociedad.

Pues, al final, la cobertura mediática que realizan diversos medios de comunicación cuando ocurre uno de estos sucesos es tan grande que, desgraciadamente, esto anima a que un futuro y potencial asesino en masa dé el paso y se convenza de que provocar una masacre de tal calibre es una vía para lograr reconocimiento.

La situación empeora cuando, gracias a la legislación vigente en Estados Unidos, es relativamente fácil conseguir un arma. Al final, no se tiene un control suficiente de las armas que se compran y se venden con el consecuente peligro de que caigan en las manos equivocadas.

A pesar de todos los problemas que la venta descontrolada de armas está suponiendo, parece que no hay visos de que el panorama cambie, aunque cada vez sea mayor el sector de ciudadanos en contra de las armas.

Muchos argumentan que las armas son especialmente útiles a la hora de defenderse frente a otros atacantes, ladrones o delincuentes. Pero, sin embargo, no dejamos de observar cómo es la principal causa de las matanzas a nivel colectivo.

Por si eso fuera poco, son muchas las familias que creen en la necesidad de poseer y dominar un arma de fuego, que los mismos padres y madres de familia son los que se encargan de enseñar a sus hijos cómo usarlas, incluso en edades en los que aún son tan pequeños que difícilmente pueden comprender el alcance de sus acciones.

Diferentes casos de asesinato, mismo patrón

Ya sea mediante el tiroteo en un festival de música en Las Vegas, como en colegios e institutos por parte de uno de sus alumnos o en otro tipo de instituciones y lugares, lo cierto es que la gran mayoría de estos crímenes son cometidos por el perfil que hemos expuesto anteriormente.

Aunque todo empiece como causa de un agravio o sentimiento de humillación por parte de algo o alguien, después acaban cometiendo este tipo de matanzas asesinando indiscriminadamente, siendo las víctimas otras personas diferentes de aquellas con quienes tenían la deuda inicial.

Al final, para ellos se trata de una forma de alcanzar notoriedad y dar rienda suelta a la ira y rencor que durante un tiempo han ido almacenando. En muchos casos, no les importa morir matando, incluso pueden verlo como un recurso para alcanzar mayor impacto.

El papel de la sociedad

Aunque este tipo de asesinatos también se pueden cometer, y de hecho se han cometido en otros puntos del globo, lo cierto es que ocurre con mayor asiduidad a lo largo y ancho de los Estados Unidos.

El fácil acceso de cualquier ciudadano a las armas así como la gran cobertura mediática que alcanza este tipo de sucesos a nivel mundial, son dos factores con gran peso para determinarse a cometer estas masacres en masa, a veces de forma más improvisada, y otras no tanto.

Muchos expertos argumentan que el primer paso para reducir este tipo de crímenes es limitar radicalmente el acceso a las armas de fuego, además de concienciar sobre su uso a toda la población. Aunque, debido a la extensa población y al gran arraigo de la cultura de las armas, parece harto difícil.

Otros expertos aseguran que es de vital importancia realizar una transformación masiva en el sistema educativo de los Estados Unidos. Concienciar y educar antes que prohibir es la base en la que sustentan estas campañas de concienciación.

Parece que hasta ahora no se están adoptando las medidas suficientes para impedir estas masacres. Y es que cuando ocurren, todos nos llevamos las manos a la cabeza, pero cuando los medios dejan de darles cobertura, nos olvidamos con la misma facilidad de que alguna vez ocurrieron.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here