Afortunadamente cada vez hay más investigación científica que asocia el perfeccionismo como factor de vulnerabilidad psicológica. Hace más bien poco, el perfeccionismo era visto como algo positivo y se reforzaba desde la educación, la sociedad, a nivel familiar etc..

Desde hace quince años, lo veo debajo del sufrimiento de las personas.

Puede que lleves mucho tiempo sufriendo, con problemas de ansiedad, incluso con ataques de pánico y asustado/a por las sensaciones que experimentas. O Puede que tengas obsesiones que solo puedes aliviar con manías, o tal vez tu problema es con la alimentación, que no te gustes, que nunca estés satisfecho/a. Que tengas dificultades en las relaciones sociales. Que no soportes la impaciencia, la frustración, que no manejes tu ira, que te asusten los cambios. Cualquiera de estos síntomas pueden provenir de tu perfeccionismo y Si no desaparece tu malestar, es porque es consecuencia a este perfeccionismo y que en el tratamiento es fundamental trabajar esto.

Muchas personas que acuden aquejadas de problemas, a veces incluso ya psicosomáticos (cefaleas, tensionales, problemas digestivos…) comprenden que la razón de su malestar esta en actitudes perjudiciales como es el perfeccionismo.

Al principio tienen miedo de eliminar ese perfeccionismo, porque creen que es el que les ha ayudado a conseguir sus objetivos, craso error. Si han conseguido cosas es debido a su alta capacidad y A PESAR de ser perfeccionistas.

Cuando uno se libera del perfeccionismo no solo se es más eficaz (elimina conductas postergatorias, bloqueos e indecisión a la hora de tomar decisiones) sino que además comienzan a disfrutar de la vida. La terapia cognitivo conductual trabaja ello.

Gabriela Lardiés

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here