¿Tienes interés en la ozonoterapia? ¿Has leído o escuchado algo sobre la ozonoterapia y quieres despejar tus dudas? Pues en este artículo vas a aprender todo lo necesario para saber de qué se trata.

¿Qué es la ozonoterapia?

La ozonoterapia es una terapia alternativa que consiste en la insuflación de oxígeno y ozono en el cuerpo de una persona o de un animal con el objetivo de tratar los síntomas de una enfermedad.


La ozonoterapia se utiliza en enfermedades tan distintas como la esclerosis múltiple o el cáncer, aunque no existen suficientes evidencias que respalden el éxito de su utilización para algunas de estas afecciones, ni las dosis en que debería utilizarse.

Este tipo de terapia se empezó a utilizar en 1856, menos de dos décadas después de descubrirse como elemento químico. A finales de siglo se utilizaba con fines médicos y sanitarios en Europa y otras zonas occidentales.

A lo largo de todos los años en los que ha tenido recorrido, la ozonoterapia continúa siendo objeto de estudio, y se está sopesando la posibilidad de que ofrezca beneficios en el tratamiento del dolor crónico.

A pesar de ello, la ozonoterapia en perros y gatos es un tratamiento que está cogiendo cada vez más fuerza en los casos en los que los canes sufren afecciones de piel, alergias y dolores.

¿Qué ventajas ofrece la ozonoterapia?

La ozonoterapia presenta una ventaja que parece bastante clara en los casos en los que un paciente presenta daños en la columna, en concreto cuando estos se manifiestan en forma de hernia discal.

Se considera un tratamiento eficaz para el dolor y, de hecho, se ofrece en las unidades del dolor de los hospitales españoles bajo la forma de infiltraciones.

No obstante, los documentos oficiales del Ministerio indican que la ozonoterapia no cuenta con suficiente evidencia científica concluyente y que deberá ser recomendada por un profesional especializado.

Las formas en las que se administra la ozonoterapia también son indicativas de la necesidad de contar con la ayuda de un profesional experto, puesto que el ozono se suele incorporar l organismo a través de inyecciones o de alguno de las aberturas naturales del cuerpo o, también, por autohemoterapia.

Para administrar la ozonoterapia de esta forma es necesario extraer sangre del paciente, exponerla al ozono, que la sangre lo acumule, y volver a inocularla dentro de su sistema circulatorio.

No obstante, las dosis administradas por este sistema suelen tener una concentración de ozono muy baja que hace su efecto prácticamente imperceptible.

¿Cuándo considerar el tratamiento con ozonoterapia?

La ozonoterapia está especialmente indicada para los procesos que implican o pueden implicar un dolor crónico. Así, las enfermedades inflamatorias, las hernias discales que ya se han citado o la artrosis son patologías que pueden verse beneficiadas por la utilización de ozonoterapia.

Se ha valorado la posibilidad de que el tratamiento con ozonoterapia sea útil también en pacientes con cáncer, puesto que existe la teoría de que el crecimiento de las células cancerosas se ralentiza en los entornos ricos en oxígeno.

Sin embargo, las necesidades de un cuerpo adulto en oxígeno se cubren con la respiración, mientras que el ozono administrado resulta en una cantidad tan pequeña que sus efectos son mínimos o despreciables.

Esta vía podría ser interesante en el futuro, no obstante, si se diese la posibilidad de administrar cantidades más altas de ozono u oxígeno al sujeto en condiciones seguras para la persona.

También existe cierta evidencia de que el tratamiento con ozonoterapia puede resultar irritante para los tejidos del paciente, por lo que la asistencia de un profesional es del todo imprescindible.

¿Qué hacer para empezar a practicarla?

Para empezar a hacer uso de la ozonoterapia en España se puede seguir el cauce de la seguridad social o de la asistencia privada. Para recibir ozonoterapia a través de la seguridad social deberemos ser derivados a la unidad del dolor de nuestro hospital por un profesional cualificado.

Esto quiere decir que recibir ozonoterapia en la sanidad pública puede implicar un largo proceso administrativo que está sujeto al criterio médico profesional. Ocurre igualmente en las instituciones privadas, donde se ofrece, aunque también se requiere supervisión profesional.

Sin embargo, la ozonoterapia aplicada a los animales de compañía es una práctica cada vez más habitual que se ofrece resultados positivos en perros y gatos, por sus propiedades antiinflamatorias, antifúngicas y estimulantes del sistema inmunológico.

Normalmente se administra a través de sales y baños, por prescripción del veterinario, en sesiones recurrentes que tienen lugar durante varias semanas.

Esperamos que te haya resultado útil esta introducción a la ozonoterapia y que hayas aprendido en qué consiste y qué ventajas tiene.

Aunque su utilización y dosis aún no están respaldadas por pruebas concluyentes, su incorporación al sistema público de salud parece ser una buena noticia para los pacientes aquejados de dolor crónico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here