cerebro-tiza

En esta entrada hoy vamos a hacer una breve introducción sobre cómo se comenzó a investigar la inteligencia, cuándo surgió el estudio científico de la inteligencia, y cómo se definía la inteligencia en sus inicios. Hablaremos también de los autores más importantes en esta materia.

Autores principales

Los dos principales autores fueron unos europeos de mitad del siglo XIX y de principios del siglo XX: Francis Galton y Alfred Binet.

Binet, en Francia, defendía que la inteligencia era flexible, e incluso desarrolló su “ortopedia mental” que consistía en un programa de ejercicios para desarrollar la inteligencia.

Por otro lado Galton, desde Reino Unido, defendía que la inteligencia tenía una naturaleza hereditaria era Eugenista, (ahí surgió la eugenesia), y también estaba interesado en medir los procesos de inteligencia, pero no sabía muy bien cómo hacerlo, así que postulaba que para medir la inteligencia debíamos medir los procesos sensoriales y motores.

Si cruzamos el charco y nos vamos a EEUU, nos encontramos con Cattell, que era también un psicólogo interesado en medir la inteligencia y aspectos como: el tiempo de reacción, la discriminación, la memoria y la capacidad espacial.

Los primeros test de inteligencia

Sin embargo, al cabo de un tiempo se encontró con que los resultados de sus test no se correspondían exactamente con lo que pretendían medir y para más inri para Cattell, un doctorando suyo que se llamaba Whistler, comprobó que los resultados no eran exactos, así que aquí acabó la aventura de Cattell en el mundo de la inteligencia.

Después nos encontramos con Godard, un autor también Eugenista, que introdujo el test de Binet en EEUU y lo tradujo, pero su aportación no fue mucho más allá.

También tenemos a Terman, que fue un autor que no solamente uso la escala de Binet, sino que la revisó y publicó en 1916 una versión mejorada que se conoce como Stanford-Binet.

Reformó algunos aspectos, introdujo nuevas técnicas estadísticas más modernas, la escala de coeficiente intelectual de 100 puntos, e introdujo nuevos ítems entre otras cosas.

La influencia de la psicología en la guerra

Pero sin duda la revolución de la psicología dentro del mundo de la inteligencia llegó con la guerra mundial. Aunque la guerra mundial tuviera ese aspecto tan destructivo, la psicología se aprovechó de este evento para darse importancia y para ayudar a reclutar soldados.

Yerkes, presidente de la APA en EEUU, se interesó por la guerra mundial para dar a conocer la psicología, para sentarla sobre el mapa, y para posicionar a los psicólogos a la misma altura que los médicos. Pensó que era una muy buena oportunidad y le encargaron la elaboración de dos tests, el test alfa y el test beta.

El test alfa se desarrolló para ayudar a reclutar a soldados anglosajones. El test beta por otro lado, estaba destinado a analfabetos y no anglosajones. Estos dos test se utilizaron masivamente para reclutar a miles de soldados.

Las nuevas definiciones de inteligencia

Hasta ahora se mantenía que la inteligencia era esa capacidad para adaptarnos al entorno y para resolver problemas. Es el concepto que se tenía de inteligencia en aquel entonces y que más o menos y todavía se mantiene hoy en día.

También había otro psicólogo que era Walter Scott, de la misma época de Yerkes, que era más flexible que aquel, que todavía defendía la naturaleza hereditaria de la inteligencia.

Walter Scott sentó las bases para el área de recursos humanos, ya que afirmaba que cada persona debía ser seleccionada conforme a sus capacidades para ejercer un puesto de trabajo.

No podemos olvidar a otros dos autores también muy importantes dentro del mundo de la psicología como son Jean Piaget y Vigotsky.

Jean Piaget hablaba de un proceso madurativo del individuo para desarrollar los procesos mentales superiores. Afirmaba que se alcanzaba un equilibrio entre el exterior y el interior, donde poco a poco se iban madurando esas capacidades.

Y por otro lado tenemos a Vygotsky, que defendía que los procesos mentales superiores se debían al entorno y a los aspectos socio-culturales.

El efecto Flynn

Para acabar vamos a hablar sobre el efecto Flynn, un efecto muy interesante que se detectó a lo largo del siglo XX. Y es que se comprobó que los resultados de las pruebas de inteligencia mejoraban de año en año, y esto sorprendía a muchos, ya que no mejoró en el aspecto de escritura, de lectura, ni matemático, sino que mejoró en el aspecto abstracto sobre la que se supone que no tenemos una educación específica.

Las teorías que surgen sobre esto, es que la interacción con un entorno cada vez más complejo, requiere de un mayor conocimiento del entorno y unas mayores habilidades para podernos adaptar, y esto hace que poco a poco esa adaptación se refleje como una mejora en la parte abstracta de los test de inteligencia.

En próximos artículos, hablaremos sobre las inteligencias múltiples de Howard Gardner, para ayudarnos a debatir sobre si existe una única inteligencia, si existen varias, si es hereditaria o no y después analizaremos las distintas inteligencias para que veáis los tipos que existen según esta teoría.

Origen del estudio de la inteligencia
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.