organofosforados

Los organofosforados son compuestos orgánicos que cuentan con enlaces fósforo-carbono y que se utilizan, fundamentalmente, en el control de plagas. Hoy te contamos todo lo que debes saber al respecto, porque es un tema importante y que pocas personas conocen.

¿Qué son los organofosforados?

Lo primero que debes de saber es que los organofosforados son sustancias tremendamente tóxicas. Estas conviven de forma habitual con nosotros, ya que están presentes en insecticidas y herbicidas que utilizamos de manera frecuente para controlar plagas en jardines.

Los organofosforados actúan contra los parásitos, atacando sobre su sistema nervioso de forma irreversible. De este modo, el parásito queda completamente fuera de combate, paralizado y muere. Es, por lo tanto, un método muy efectivo para combatir las plagas.

También pueden llevar este compuesto algunos productos para desparasitar a perros y gatos, con lo cual si lo utilizamos en el ámbito doméstico con nuestros animales, deberemos prestar especial atención para que esté fuera de su alcance.

Por esta razón, si en casa tienes productos que lleven este tipo de compuesto es importante que los mantengas completamente alejados de comida y, sobre todo, de los niños pequeños si es que tienes hijos en casa. Ingerir un producto que lleve en su compuesto químico esta sustancia puede llegar a producir la muerte.

La intoxicación por esta sustancia puede producir múltiples efectos. Los síntomas van desde náuseas, sudoración y debilidad general en la persona que lo haya consumido, hasta provocar convulsiones, temblores y espasmos.

Es, por lo tanto, un elemento muy dañino para el cuerpo humano y con el que hay que tener un enorme cuidado para evitar intoxicarnos o que lo haga alguien de nuestro entorno, como pueden ser los niños, que son siempre más sensibles a este tipo de productos.

Ámbitos en los que se utilizan los organofosforados

Los organofosforados pertenecen a una familia de productos químicos que se utilizan sobre todo en el ámbito agrícola. Por esta razón, es en el contexto de casas con jardín o en parques donde puede producirse un cuadro de intoxicación de este tipo.

Puede producirse por el contacto con plantas que han sido rociadas con productos que lleven este compuesto tóxico, entre otros, y suele producir unos síntomas en la persona que entra en contacto de forma muy rápida.

Lo más frecuente suele ser los vómitos, aunque también los pacientes que sufren una intoxicación de este tipo acaban por tener dolor abdominal o miosis, es decir, una disminución del tamaño de la pupila.

Este tipo de sustancia es bastante contaminante para el medio ambiente en dosis altas, especialmente para aquellos animales que se alimentan de garrapatas e insectos contra los que van dirigidas estas sustancias.

Sin embargo, sí que tienen el poder de descomponerse con mayor facilidad que otras sustancias similares que se utilizan para el mismo fin. En este sentido, son más utilizados que otros compuestos.

Cómo utilizar bien los organofosforados

Es muy importante si utilizamos este compuesto leer muy bien lo que dice la etiqueta y seguir paso a paso todas las instrucciones de uso y deshecho que se marquen en ella, ya que podemos si no contribuir a la contaminación de aguas y, en general, de nuestro entorno.

Así, hay que tener en cuenta todo lo que se indique antes de hacer uso del producto en cuestión. Esto es, prestar atención a si hay que diluirlo para utilizarlo, por ejemplo, pues puede ser especialmente tóxico para quien lo manipule.

También hay que tener mucho cuidado con cómo y dónde se almacena este tipo de producto, ya que bajo condiciones extremas como puede ser el calor que sufre durante el almacenamiento, puede llegar a descomponerse y ser incluso más tóxicos.

Por este motivo, tendremos que tener mucho cuidado con la humedad, las altas temperaturas y, por supuesto, no utilizarlo nunca si se ha vencido la fecha de caducidad, ya que es un producto que no aguanta bien el paso del tiempo y que puede llegar a ser muy peligroso.

Esta es otra de las razones por las que se puede producir un envenenamiento, pues si no se tiene la precaución necesaria a la hora de almacenarlo y de utilizarlo, podemos dar lugar a unas consecuencias nefastas para nuestra salud y la de los que nos rodean.

Es importante mantener también este tipo de productos lejos de nuestras mascotas, ya que estas suelen sentir curiosidad por cualquier cosa que llame su atención. Si no guardamos correctamente y en un lugar seguro el producto, corremos el riesgo de que nuestro perro o gato la ingiera.

Como puedes ver, los organofosforados son un compuesto que se usa a diario y que tiene muchas implicaciones en nuestro día a día. Esperamos que esta información te haya resultado de utilidad y tengas un mayor conocimiento de lo que estás consumiendo.

Organofosforados, cómo afectan a nuestra salud
4.5 (90%) 2 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.