El onirismo, en qué consiste

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 5 febrero 2021.

El onirismo pude ser considerado como un estado de conciencia “anormal”, o una actividad en la cual la persona se siente confundida.

Además de la confusión, uno de los factores que más identifican al onirismo es la presencia de alucinaciones, las cuales son visuales en su mayoría, aunque bien puede darse con alucinaciones auditivas o que implican el tacto. Pues, algunas alucinaciones con complejas e involucran varios sentidos.

El origen del término onirismo

A este estado de la conciencia anormal, como se le conoce en psiquiatría, se le denomina de tal modo porque su origen etimológico proviene del griego antiguo ὄνειρος, cuyo significado es ‘oneiros’, y que se traduce como ‘sueño’. Es decir, todas aquellas imágenes que la persona visualiza mientras duerme.

En la Antigüedad, desde la época de Platón y otros pensadores griegos, un sueño era considerado como un mensaje que enviaba el dios Zeus, tal como se puede comprobar en el texto literario la Ilíada, de Homero.

A esta alteración en la percepción también se le denominaba onirismo para hacer referencia a un estado de fugacidad, irrealidad e imprecisión o vaguedad.

No en vano hay una planta que se conoce como ‘adormidera’ o ‘amapola’, cuyo nombre científico es Papaver somniferum, pues, esta planta era conocida así por los romanos debido a que quienes la consumían caían en un estado superficial de somnolencia.

El tema de lo onírico fue muy importante en la antigua Grecia, pues, incluso tenían un dios llamado Ονειρος, o ‘el dios del sueño’. Los sueños fueron tan inquietantes que la oniromancia fue una práctica usada para intentar predecir el futuro, a partir del contenido onírico.

Todo esto ha logrado que el tema de los sueños también sea trasladado al campo de la psicología y la psiquiatría y que, a su vez, hayan surgido diversos tecnicismos, tales como ‘onirodinia,’ o sueños con contenido de terror; pesadillas, ‘onirología’, o estudio de los sueños; ‘oniroscopía’, o interpretación o análisis de los sueños, entre otros.

Asimismo, el mundo de los sueños ha sido tan atrapante que hay quienes creen que sus sueños son contenidos que eran parte de alguna vida anterior.

En todo caso, hoy día se sabe que el sueño es un hecho imprescindible para el ser humano, una necesidad biológica que le permite el restablecimiento de las funciones, tanto psicológicas como físicas y que es idóneo para tener un buen desempeño en la cotidianidad.

Los sueños, grandes enigmas

En la investigación científica el mundo de los sueños continúa siendo enigmático. No obstante, si antes se tomaba como algo sin importancia, o un momento en el que no pasaba nada relevante, hoy día sucede lo contrario.

Tal como enfatiza la psicóloga Esmeralda Gómez en su estudio titulado Sueño y Actividad Onírica, actualmente se considera, a partir de las técnicas de medición de la actividad eléctrica cerebral, como un estado de conciencia que es dinámico y en el que se puede tener una actividad cerebral tan activa como en la vigilia.

Además, en los sueños también se ha comprobado que tienen lugar algunos cambios en el funcionamiento del organismo, tales como alteraciones en la presión arterial, la frecuencia respiratoria y cardiaca, la secreción hormonal, la temperatura corporal, entre otros.

Igualmente, se considera que el onirismo es causado por ciertos agentes fisiopatológicos, tales como el cansancio físico o mental, las indigestiones, el uso y abuso de estupefacientes, alucinógenos, antidepresivos, ansiolíticos, barbitúricos y el alcohol, así como los cuadros de fiebre muy alta o enfermedades crónicas.

El onirismo en el arte

Es importante hacer énfasis en que el onirismo, además de ser cautivante, por ejemplo, para la corriente psicoanalítica, también es un punto interesante en el mundo artístico.

De hecho, algunos artistas utilizan su contenido onírico para hacer sus grandes creaciones, mezclando así lo cotidiano con lo abstracto.

Es por ello que, grandes artistas, como Remedios Varo, por ejemplo, han sido considerados dentro de esta vertiente de virtuosos que parten del mundo onírico para hacer sus obras.

Los artistas también toman el contenido de sus sueños para crear composiciones literarias llenas de metáforas o símbolos. Por tal motivo, en algunas ocasiones se habla de onirismo literario, de onirismo pictórico o de onirismo plástico.

Finalmente, los sueños, o el onirismo, nos ayuda a consolidar nuestra memoria a largo plazo, retener sucesos recientes para integrarlos a los conocimientos previos, así como también nos permite fortalecer las conexiones neuronales.

El lecho de Procusto: cuando no aceptamos ideas diferentes a las nuestras

Bibliografía

  • Barrera García, C. (1997). Tiempo, recuerdo, memoria y onirismo en» Lo raro es vivir». HUARTE DE SAN JUAN. Filología y Didáctica de la Lengua N. 2-3/Filologia eta Hizkuntzaren Didaktika 2-3 Z. Pamplona: Universidad Pública de Navarra/Nafarroako Unibertsitate Publikoa, 1996-1997. Págs. 5-17.
  • Bruno, P. Etnografías alucinadas. Onirismo y epistemología.
  • Gómez, Psicóloga & Barbabosa, Rafael. (2020). Sueño y Actividad Onírica (Ensoñaciones).
  • Rilke, R. M. El onirismo en la pintura de España según Homero Aridjis: una perspectiva comparatista. » La luz queda en el aire» Estudios internacionales en torno a Homero Aridjis, 217.

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario